(OroyFinanzas.com) – La tendencia del precio del oro sigue intacta, al margen de fluctuaciones temporales, habituales en un mercado tan pequeño como el del metal dorado. La FED y el Banco Central Europeo compiten a ver cuál de los dos es capaz de cargarse antes a sus respectivas divisas. Con esa política, nosotros seremos cada vez más pobres, salvo que compremos oro y plata para proteger nuestro patrimonio.

El dólar sigue siendo todavía la moneda de referencia mundial, pero al paso que va la Reserva Federal de EE.UU., más pronto que tarde obligará al dólar a abandonar ese lugar de privilegio que le ha servido durante décadas para comprar medio mundo y protegerse prácticamente de todas las turbulencias de los mercados. Precisamente por culpa de esa estrategia suicida de la FED el dólar está empezando a dar señales de tremenda debilidad. En el próximo gráfico verás trazada una línea horizontal en los 78,15 dólares, que actuaba como nivel de soporte del billete verde norteamericano. El 27 de enero, el dólar perforó ese soporte a la baja y empezó a descender.

No obstante, el dólar no es la única moneda que va camino de los infiernos. No vayas a pensar que el euro puede convertirse en la gran moneda de reserva mundial y que nuestros problemas tienen los días contados. En absoluto. Ya lo explicaba en un artículo publicado el 15 de enero bajo el título “Porque lo quiere Angela”. Alemania está creciendo a un ritmo del 3,6% anual gracias, sobre todo, a sus exportaciones. Para que Alemania siga vendiendo fuera de Europa sus productos, sobre todo en Estados Unidos, necesita que el euro siga siendo una moneda débil frente al dólar, de modo que, si el billete verde americano se deprecia, el euro también lo hará, en una competición a la baja que nos perjudica a todos, pero ayuda a que Alemania siga creciendo y Angela Merkel gane las elecciones que se le vienen encima en su país. Así de sencillo.

Grecia no va a poder pagar sus deudas

Prepárate, que vienen curvas. Como Alemania necesita un euro débil, has de saber que hará todo lo que esté en su mano para conseguirlo: lo que incluye ridiculizar a Grecia, Irlanda, España, Italia, Bélgica o el país que sea para que suframos nuevos ataques del mercado contra nuestra deuda y así el euro siga depreciándose. Ahora bien, que nadie me malinterprete: Alemania no tiene la culpa de nuestros males, en los que nos han metido nuestros gobernantes gastosos y nuestra burbuja inmobiliaria, Alemania simplemente se aprovecha de nuestra debilidad en su beneficio, nada más. Es cierto que ahora ha venido Merkel a España, ha dicho que todo va bien y que tenemos que seguir haciendo reformas, pero si mañana fuera necesario sacudirnos otro sartenazo, lo haría sin temor. Mira cómo está Grecia. Ya hemos pasado del rumor a noticia: Grecia no va a poder pagar sus deudas, ¿tú crees que eso favorece al euro? Va a ser que no.

¿Qué va a provocar esa política de creación incesante de papel moneda a uno y otro lado del Atlántico? Una inflación galopante. Ya lo estamos viviendo. Los políticos lo intentan ocultar, pero seguro que si haces la compra habitualmente sabes de lo que te estoy hablando. Y la inflación va a seguir cabalgando al alza porque los productos básicos están disparados, y más que van a seguir estándolo.

Este gráfico que ves a continuación pone en paralelo el índice CRB que recoge 17 productos básicos y el índice del precio del oro. Como ves, las dos líneas corren en paralelo. Salvo el bache de 2008 por la quiebra de Lehman Brothers y la paralización de los mercados, que se llevó al dólar a la baja durante unas cuantas semanas, el resto del tiempo corren unidos.

James Turk ha publicado este gráfico en un artículo demoledor que acaba de subir en su web, titulado “La verdadera razón para el alza de los productos básicos”. Te recomiendo su lectura, sobre todo por la ironía que gasta contra el periódico The Wall Street Journal, totalmente confundido cuando echa la culpa de la subida del precio del trigo al mal tiempo, las tormentas y las nevadas. No descarta Turk que algo tenga que ver el mal tiempo con la subida del trigo, pero su influencia es mucho menor a la poderosa fuerza de los bancos centrales del mundo inyectando dinero en los agujeros de la crisis para intentar evitar que se hunda el barco.

¿Cómo podemos los ciudadanos de a pie protegernos de la inflación galopante que nos amenaza? Comprando oro y plata. Como dice Jame Turk, si tienes oro en tu poder, no debería preocuparte la subida del precio del trigo, porque tú vas a poder seguir comprándolo al mismo precio. Porque el oro no sube, las que caen son las divisas como el dólar y el euro. ¿Por qué no cae el franco suizo? Porque su banco central no está imprimiéndolo a espuertas, porque es una moneda con un valor estable, por eso no para de subir frente al dólar y al euro, pero su precio es estable frente al oro. Es tan evidente lo que está ocurriendo. Ya lo dice el doctor Salinas Price: “El mundo está esperando a que amanezca”. Parece el título de un bolerazo, pero es un discurso que te recomiendo porque es sencillamente magistral.

Oro y plata subirán más

¿Va a seguir subiendo el precio del oro y la plata? Evidentemente sí. Aquí tienes un factor clave que lo explica muy bien. Según publica Commodity online, China ha decidido que su moneda salte al mercado y buena parte de su comercio internacional se haga en yuanes. Pero China es el primer país del mundo tenedor de dólares, el principal acreedor de deuda estadounidense (detrás de la propia FED). ¿Cómo lo va a hacer? Aprovechando la fluctuaciones a la baja del precio del oro y la plata para acumular y ampliar así sus reservas, porque China tiene muchos dólares pero muy poco oro. Como consecuencia, la tendencia del oro y la plata va a seguir al alza durante mucho tiempo, aunque habrá fluctuaciones, claro está, que China aprovechará para comprar, como deberías hacer tú.

Nacho García Mostazo

Fuente: Yo Tengo un Plan

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.