(OroyFinanzas.com) – El precio del oro ha vuelto a subir a nuevos máximos en todas las divisas, rebasando el nivel clave de 1.650$ para acercarse a los 1.670$. La plata ha retomado su ascenso y actualmente se cotiza muy cerca de 42$, esperando poder reclamar su máximo del verano de 50$.

Políticos rusos y chinos han protestado enérgicamente contra la determinación de EEUU de seguir aumentando su deuda. Otros han preferido la acción a la palabra, como hemos podido observar estos días con las recientes compras de oro de los bancos centrales asiáticos, o con los “impuestos a la exportación” de oro propuestos en Vietnam – un control a los flujos de capital en realidad.

El oro es el perfecto antídoto a la deuda y a los problemas asociados a ésta. Al ser dinero independiente, el oro sólo está respaldado por el oro, y por lo tanto no necesita de ninguna institución que se digne a apoyarlo o a concederle valor. Es el mercado el que le concede su valor, al igual que fue el mercado el que antaño lo convirtió en el mejor dinero del mundo. El oro físico es inmune al riesgo de la parte contraria. A medida que el peso de la deuda aumenta y la insolvencia, ya sea declarada o a través de la devaluación, resulta cada vez más obvia a cualquiera que sepa hacer los cálculos básicos, esta cualidad resulta cada vez más evidente.

Lamentablemente no se trata sólo de una cuestión matemática. Técnicamente sería posible resolver el problema de la deuda. No sería ni fácil, ni mucho menos indoloro, pero sí posible. Obviamente habría sido más fácil y menos doloroso cuando la deuda de EEUU sólo sumaba 9, 10 o 12 billones de dólares. Pero ahora que está de camino a los 16 billones de dólares, los sacrificios necesarios para saldarla con unos ingresos federales anuales de tan sólo 2,2 billones serían considerables. Claro que el primer paso para detener el aumento de la deuda sería el de equilibrar el presupuesto. No obstante, eso parece bastante improbable teniendo en cuenta la falta de voluntad política y la incapacidad de Washington de tomar decisiones importantes.

Muchas Casandras pasaron inadvertidas en 2006 y 2007; la mayoría eran estudiantes de la Teoría austriaca del ciclo económico (TACE), e incluso advirtieron con más ímpetu contra las repetidas leyes de estímulo y medidas de impresión de dinero (QE). Nadie sabe qué es lo que habría pasado si… pero quizás si Washington hubiera hecho caso, habríamos vivido una recesión profunda pero breve, como la de 1920-21, en vez de revivir los años 30 o 70. La liquidación de la deuda es dura, pero es la única manera de deshacerse de ella, y nos deja libres para seguir adelante y encarar el futuro sin lastres.

Como no, los ahorradores e inversores no están esperando de brazos cruzados a que el congreso de EEUU y la Casa Blanca maduren; están tomando los pasos lógicos para protegerse con la única alternativa posible: el oro. De ahí la relación entre el precio del oro y el nivel de endeudamiento de EEUU.

GoldMoney News Desk

Fuente: Análisis GoldMoney Research:  El oro es el antídoto a la deuda

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.