(OroyFinanzas.com) – El pasado lunes Marc Faber, reconocido gestor de fondos y editor del Gloom, Boom & Doom Report, declaró que no se estaba creando una burbuja del oro. Cuando hace algún tiempo George Soros, fundador del legendario Quantum Fund, vendió gran parte de sus posiciones en oro y acciones mineras, muchos inversores empezaron a andar con cautela. Según Faber, han sido sobre todo los bancos centrales los que han alentado la vertiginosa carrera alcista en el mercado del oro. El dinero que los bancos centrales ha inyectado en los mercados financieros necesitaba encontrar alternativas de inversión rentables, entre las que se encuentra el sector de metales preciosos.

A pesar de la vertiginosa carrera del precio del oro que ya supera los 1.900$ por onza troy, Marc Faber sigue opinando que el metal amarillo no es caro. Desde de que a finales de junio terminara el segundo programa de compra de bonos de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, muchos inversores siguen especulando con que la Fed volverá a imprimir dinero en el futuro. Lo que no se sabe es si Ben Bernanke, presidente de la Fed, anunciará o no las medidas de flexibilización cuantitativa QE3, ni cuándo las anunciará. Pero los problemas financieros y económicos de los EEUU son tan graves que ni la Fed ni el gobierno pueden quedarse de brazos cruzados viendo cómo la economía de EEUU se hunde en una recesión. Hace poco el Vicepresidente Joe Biden pidió la aprobación de un nuevo paquete de medidas coyunturales en apoyo a la economía de EEUU, que se está debilitando drásticamente. En las próximas semanas el presidente Barack Obama tiene pensado presentar planes de estímulo para el mercado laboral estadounidense. El informe sobre el mercado laboral de EEUU, publicado el pasado viernes, mostró que en el mes de agosto apenas se crearon puestos de trabajo nuevos. La tasa de desempleo oficial está estancada en un 9,1%.

Pero en los últimos dos años no sólo la Fed se ha dedicado a inundar los mercados financieros con liquidez. También el Banco Central Europeo (BCE) y el People’s Bank of China (PBC) han concedido créditos abundantes y comprado créditos tóxicos. La inflación en China ya ha alcanzado números récord. Esta es una de las razones por la que cada vez más ciudadanos chinos buscan salvación en valores refugio como el oro y la plata. En Europa hace poco el BCE anunció que compraría títulos de deuda italianos y españoles. Según el BCE, ésta ha sido una decisión necesaria para reducir artificialmente la enorme diferencia de rendimiento entre dichos bonos y los bonos alemanes. Los inversores han perdido la confianza en la dirección política de Italia, por lo que la crisis de la deuda soberana europea – en cuyo foco ahora se encuentra Italia, la tercera economía de la eurozona – se ha agudizado.

Según algunos expertos, el BCE no tiene más remedio que proteger el eurosistema a través de la compra directa de bonos italianos y españoles. Sin embargo, estos programas de compra de bonos al estilo Fed hacen sufrir al euro, que en los últimos meses ha perdido mucho valor en relación al franco suizo y al oro. Lo mismo ocurre con la libra esterlina, que desde el estallido de la crisis está sufriendo una fuerte devaluación.

Según Faber, la fulminante carrera alcista del oro es una señal de que hay importantes desequilibrios en los mercados financieros. Estos desequilibrios de la economía mundial además se han intensificado desde el estallido de la crisis, y la política no ha sido capaz de nivelarlos. Todos estos factores apoyan el desarrollo del oro – la fortaleza a la que los inversores huyen para protegerse de la continua devaluación de las divisas y del riesgo sistémico.

GoldMoney News Desk

Fuente: Análisis GoldMoney Research:  Marc Faber: no hay burbuja en el precio del oro

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.