(OroyFinanzas.com) – A pesar de que el precio del oro últimamente haya bajado en picado, a finales del tercer trimestre el metal amarillo cotizaba un 8% más que el trimestre pasado. Muchos han aprovechado el precio de alrededor de 1.610$ por onza troy para adquirir nuevas posiciones. Aunque debido a la fuerte caída de precios en el sector de metales preciosos muchos traders pueden haber perdido la confianza, los fundamentales que apoyan el mercado alcista no han cambiado. Debido al recrudecimiento de la crisis de la deuda soberana europea, que podría provocar el colapso de la eurozona, muchos inversores sienten que invirtiendo en oro están protegidos.

Desde el estallido de la crisis financiera en 2008, la política no ha sido capaz de resolver los desequilibrios de la economía mundial. Más bien al contrario, los gobiernos de alrededor del mundo han hecho aumentar los problemas de la deuda al ofrecer un rescate tras otro a los bancos en peligro de bancarrota. Así, muchos países han visto subir su nivel de endeudamiento. Muchos inversores están convencidos de que la economía mundial está a las puertas de una nueva fase deflacionaria. Por eso huyen hacia los bonos USA y el dólar estadounidense. Después de que la semana pasada el dólar rebasara algunas marcas técnicas importantes, la divisa de EEUU está revalorizándose continuamente en relación a otras divisas papel importantes. La subida del dólar pesa sobre los precios de los metales preciosos. La plata y el paladio son los que más están sufriendo, ya que ambos metales dependen en gran medida de la demanda industrial.

En estos últimos días el miedo a una nueva recesión global ha ido en aumento debido a los datos coyunturales decepcionantes de EEUU y China. En EEUU los nuevos pedidos de activos con rentabilidad a largo plazo bajaron más de lo que los analistas esperaban. Esto indica que el consumo está sufriendo mucho bajo los continuos problemas del mercado laboral del país. Asimismo, los salarios medios del empleado estadounidense han bajado por primera vez en dos años. La producción industrial china también bajó en septiembre por tercer mes consecutivo, manteniéndose en 49,4 - por debajo de la marca de 50 puntos que representa la línea divisoria entre el crecimiento positivo y negativo. Los inversores en los mercados de materias primas recibieron esta noticia con gran preocupación, ya que en la mayoría de los sectores de materias primas China representa un 40 a 55% de la demanda mundial. Esto afecta sobre todo al cobre, al plomo, al mineral de hierro, al cinc, al níquel y al aluminio. Una caída de la demanda china podría aumentar la presión sobre los precios en estos sectores.

Queda por ver el efecto que esta situación tendrá sobre el futuro desarrollo del precio del oro. James Bullard, presidente de la Reserva Federal de St. Louis, declaró el viernes que el banco central de EEUU aún disponía de suficientes medios para poder controlar los riesgos sistémicos de la economía estadounidense. Si la perspectiva de la economía de EEUU siguiera empeorando, la Fed tomaría medidas que podrían implicar una nueva ronda de flexibilización cuantitativa (QE3) . La semana pasada Ben Bernanke, presidente de la Fed, hizo declaraciones parecidas. Hizo alusión a que el banco central de EEUU lucharía contra un desarrollo deflacionario. Por lo tanto, la corrección de precios que los metales preciosos han sufrido en las últimas semanas podría ofrecer una excelente oportunidad de entrada a un buen precio.

Roman Bauzdus

Fuente: Análisis GoldMoney

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.