(OroyFinanzas.com) – Esta mañana las acciones europeas estuvieron a la baja a consecuencia de las pérdidas en la bolsa asiática y la caída de precios de las materias primas. Una vez más los metales preciosos sufrieron bajo esta venta en las materias primas y bajo la aversión al riesgo: el oro volvió a caer por debajo de los 1.700$ por onza, y la plata por debajo de los 31,5$. Los continuos problemas de Europa, así como la bajada de la producción industrial en India a los mismos niveles registrados en el primer trimestre de 2009 también han mermado la confianza de los operadores.

Ben Bernanke tirando dinero desde un helicóptero

A pesar de que la semana pasada el Banco Central Europeo anunciara que bajaría el coeficiente de reservas bancario y que aflojaría los requerimientos de garantía de los créditos a dos años para los bancos europeos – es decir, una flexibilización cuantitativa camuflada – Mario Draghi, presidente del BCE, sigue insistiendo en que el banco no seguirá con la monetización masiva de la deuda más allá de los cerca de 210.000 millones de dólares de deuda soberana ya adquirida.

Asimismo, Standard & Chartered predice que el año que viene la economía del Reino Unido volverá a caer en recesión – una predicción poco sorprendente si consideramos que últimamente el Reino Unido ha tendido hacia el aumento de la oferta monetaria. El último informe del Bank of International Settlements (BIS) también pone en duda las medidas de flexibilización cuantitativa del Bank of England, y afirma en un análisis que los programas implantados en el Reino Unido y los EEUU “tuvieron un impacto importante sobre los mercados financieros durante las primeras fases, pero estos efectos fueron menguando en extensiones posteriores”. Este es otro modo de decir que la flexibilización cuantitativa sólo puede ser “efectiva” si las inyecciones de dinero van en aumento, el balance del banco central va creciendo y su apalancamiento sube indefinidamente. Llegados lo suficientemente lejos, esto provocará un hiperinflación.

Si a esto le añadimos la creciente preocupación de que los bancos europeos más importantes podrían estar en riesgo de insolvencia – un tema que James Turk trata en su última entrevista con KWN – no deberíamos sorprendernos de que los fondos de cobertura nuevamente estén corriendo hacia el supuesto “cálido abrazo” del dólar estadounidense y de los Treasuries. En este momento (12.24 GMT) el Dollar Index (USDX) se encuentra por encima de 79,10 y el EURUSD en 1,326.

Tal como se puede apreciar en este gráfico del desarrollo del EURUSD en cinco años, los mínimos en esta tasa de cambio de otoño del 2008, finales de febrero del 2009 y durante el verano del 2010 han precedido importantes medidas monetarias expansivas de la Fed. La actual fuerza del dólar en relación a otras divisas – tal como se aprecia en la subida del USDX – hace aumentar las probabilidades de que la Fed inicie más medidas de flexibilización cuantitativa (QE) para aumentar las exportaciones estadounidenses.

Por lo tanto, una fuerza relativa del dólar engendra una QE, que a su vez engendra una subida de precios del oro y de la plata. Si el USDX pasa mucho más allá de 80, seguramente oiremos a Ben Bernanke y a otros representantes de la Fed “hablar mal del dólar”. Si estos trucos psicológicos no surten efecto, la probabilidad de una QE3 aumentará significativamente.

Estén atentos: “Helicóptero Ben” podría estar a punto de volver a despegar.

Fuente: Helicóptero Ben Bernanke calienta motores (Análisis GoldMoney)

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.