(OroyFinanzas.com) – Ayer fue otro día doloroso para los tenedores de metales preciosos, ya que los rumores sobre una desaceleración en China y Europa perjudicaron las acciones y las materias primas. El precio del oro cayó decisivamente por debajo de su soporte en $1.650, aunque – tal como ha sido el patrón a observar en los últimos años – a la caída registrada ayer en Nueva York le siguió una ligera recuperación durante la sesión asiática, en la que el oro volvió a rebasar los $1.650. El sentimiento a corto plazo en el metal amarillo también se ha visto algo afectado por las noticias de que un nuevo impuesto sobre lingotes en India está perjudicando la demanda en este país (India es el mayor mercado de consumo de oro).

Entre el oro, la plata, el platino y el paladio, el precio del paladio ayer registró la caída más fuerte (de 5,5%), víctima de una bajada de los datos manufactureros de China. El índice de gestión de compras (PMI) de HSBC cayó por quinto mes consecutivo, y cada vez más gente está afirmando que China está a punto de desplomarse. El principal estratega de mercados asiáticos y emergentes de JPMorgan argumenta que el país ya se ha desplomado – algo difícilmente rebatible teniendo en cuenta el constante deterioro de los datos económicos chinos. Una caída de la demanda de platino y paladio por parte de los fabricantes de automóviles chinos – que los utilizan para la fabricación de sistemas catalizadores – mantendrá la presión sobre ambos metales a corto plazo, ofreciendo así a los inversores a largo plazo un punto de entrada atractivo.

No obstante, la demanda es sólo uno de los aspectos que influyen sobre los precios de los metales preciosos. La calidad de la divisa en la que se denominan estos metales es igual o incluso más importante. Y en este contexto, es difícil objetar que los chinos buscarán una manera de salir del aprieto inflando su divisa – algo que ya hicieron innumerables países a lo largo de la historia, y algo que está ocurriendo también en Europa, EEUU y Japón en la actualidad. La demanda de metales por parte de la industria china caerá a corto plazo, pero los esfuerzos del gobierno por devaluar el yuan seguramente incitarán a más chinos a comprar oro, plata y otros metales con el fin de protegerse de la inflación.

El lema sigue siendo el mismo: sólo hay una cantidad limitada de metales preciosos en el mundo, pero una oferta ilimitada de dinero fiat.

Fuente: GoldMoney News Desk

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.