(OroyFinanzas.com) – No conviene rechazar ni subestimar la eficacia de la aplicación de la estadística. Una ciencia que si bien no es exacta, es ciencia y es precisa. Más en el caso de la cotización del oro llamada “spot”, la que se publica como referencia del número de veces que cada onza de metal contiene una divisa determinada, pero que no es producto de un intercambio real de material y de dinero, solo es un número.

Lingotes oro corona

Esa ciencia proyectó, antes de que se llegara a ella, una resistencia en los 1695/1700 dólares – el número exacto lo designaba en 1694, pero la práctica aconseja ser algo flexible cuando se está en la proximidad de un número redondo- y un soporte que se debía respetar en los 1650 dólares por onza. No siempre se cumple con tanta precisión, pero así ha sido en las últimas semanas de cotización.

La importancia de esta evolución del precio viene dada porque, la posición de los máximos y mínimos relevantes, de los precios en los que se gira la cotización, ha roto la secuencia que cada vez los situaba por debajo de los anteriores. Ahora ya no están en posición descendente y esa es la primera fase que se observa en los cambios de la dirección de la tendencia.

Por eso, mientras el precio del oro sea superior a los 1650 dólares, las condiciones son favorables a que se produzca un máximo relevante superior a los dos últimos. Sobre todo cuando, como en estos momentos, también se ha superado el punto de control en los 1670, lo que me permiten decir que es muy probable que, en los próximos días, la cotización del oro llame otra vez a la puerta de los 1695/1700 dólares por onza.

Es una posibilidad que también se ve apuntalada por los datos que tenemos de la oferta y demanda del oro, así como por los relativos al dólar que apuntan hacia una mayor debilidad del billete verde americano, como consecuencia de sus necesidades de deuda e impresión de billetes para hacerla frente.

Jorge Del Canto
Autor del libro “Gane dinero operando en bolsa”

© OroyFinanzas.com

Más sobre