(OroyFinanzas.com) – Uno de los metales básicos más importantes en la industria, el níquel, ha experimentado una subida muy considerable de su precio en lo que llevamos de año a causa de amenazas en el suministro mundial. El precio que se negocia en la Bolsa de Metales de Londres (LME) se ha disparado por encima de 20.000 dólares por tonelada. Desde principios de año, el precio del níquel ha subido un 45% registrando el mejor comportamiento dentro de las commodities metálicas.

Las preocupaciones en este mercado vienen por el lado de la oferta. La productora Vale ha suspendido la producción minera en Goro, Nueva Caledonia, por una fuga de ácidos altamente tóxicos. Esta compañía, la segunda mayor del mundo en extracción de níquel, queda a la espera del dictamen de los informes toxicológicos y la decisión de las autoridades locales.

Sólo en Goro se producen 40.000 toneladas de níquel al año, mientras a nivel global se producen dos millones de toneladas. Este contratiempo no sólo afecta al metal ya procesado sino también a la extracción del mineral, la cual está afectada por la prohibición de exportar por parte de Indonesia, el primer productor mundial de mineral de níquel.

Según los informes de commodities de Commerzbank, se trata de una interrupción de suministro transitoria. Dados los niveles que ha alcanzado el metal, es probable una corrección a corto plazo. El valor fundamental del níquel, según los cálculos tanto de Commerzbank como de la Société Générale, ronda los 18.000 dólares por tonelada. Pesa el frenazo de la demanda en China.

También la situación de China pesa en otros metales básicos como el cobre, el cual ha bajado un 0,2% en el inicio de sesión de ayer hasta 6.716,25 dólares por tonelada, el aluminio abajo en la misma proporción hasta 1.763 dólares por tonelada y el zinc hasta 2.029 dólares por tonelada, entre otros.

Fuente: The Wall Street Journal

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Co-editor de OroyFinanzas.com, Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense y Máster en Econometría por la Universidad de Essex.