- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

El euro inicia la semana con ganas de recuperase

(OroyFinanzas.com) – El euro inicia la semana con ganas de recuperase, después de que se haya confirmado que, desde el pasado mes de septiembre, los bancos centrales están incrementando sus reservas de moneda europea. Además, esta mañana también hemos conocido que los pedidos industriales de la Zona Euro crecieron en noviembre muy por encima de lo previsto, excusa perfecta para que el EUR/USD rompa su racha bajista de seis jornadas consecutivas, dando fuel a la tímida recuperación que inició el viernes, luego de conocerse las cifras de confianza del consumidor elaboradas por la Universidad de Michigan, que reflejaran un inesperado descenso que cortó de raíz la apuesta de los inversores por el billete verde.

El dólar también se ha visto frenado en su escalada alcista por las palabras de diferentes miembros de la Reserva Federal referentes a las tensiones inflacionistas en Estados Unidos. Estas declaraciones han coincidido en que la evolución de los precios en el país norteamericano no supone un factor digno de alarma para la FED, lo que ha hecho que el tirón del dólar haya remitido algo ante la posibilidad de que la Reserva Federal continúe incrementando los tipos de interés a un ritmo “moderado”.

Como recordaréis, el dólar alcanzó el martes pasado su nivel más alto frente al euro en dos meses, gracias al sentimiento de que el incremento de los tipos de interés por parte de la FED podría acelerarse. El pasado 4 de enero, cuando se publicaron las actas de su última reunión, la FED manifestó su preocupación por un posible aumento de la inflación, planteando la necesidad de subir sus tipos para contrarrestarla. Este propósito, además, ha sido interpretado como un viraje de la FED hacia una política de tipos más altos y, desde entonces, sus miembros han multiplicado las declaraciones en el mismo sentido.

En el corto plazo los inversores estarán atentos a lo que pase con el 1.30, nivel que ha sido testado en las últimas sesiones pero que no se ha roto a la baja con fuerza. Aunque técnicamente no se descartan cesiones adicionales hacia la zona de los 1.2845 dólares por euro, han aparecido divergencias alcistas que están generando repuntes al alza en el EUR/USD.

Si Bush, en febrero, cuando presente ante el Congreso norteamericano el presupuesto para el año fiscal 2006, no anuncia un control real de los gastos, el dólar podría sufrir un batazo definitivo. Porque si el déficit no se controla, la FED se verá obligada a subir -más y más- los tipos, para evitar que la excesiva debilidad de su moneda genere presiones inflacionistas debido al encarecimiento de las importaciones. Y si los tipos suben en exceso, la economía norteamericana, cuya tasa de ahorro no llega al 1%, podría sufrir un revés fatal.

Así, las razones de fondo que llevan provocando la depreciación del dólar desde el año 2002 no se han visto alteradas. Lo que ocurre es que desde principios de año hemos visto factores de carácter coyuntural que han dinamizado puntualmente las apuestas a corto plazo a favor del dólar. Esta semana, por ejemplo, una potencial sorpresa positiva en el registro del PIB norteamericano o una cesión del IFO alemán podrían originar nuevos impulsos alcistas del dólar, antes de que retome su tendencia bajista.

En resumidas cuentas: la tendencia subyacente del dólar sigue siendo bajista. Los déficits gemelos son cada vez más preocupantes y la Administración Bush no ha mostrado mucha inquietud por frenar la caída de su divisa. Mientras que el estancamiento de la economía norteamericana después del fatídico 11-S ofrece una explicación parcial para la tinta roja en los libros fiscales estadounidenses, los recortes de impuestos que implementó Bush y la guerra en Irak no han ayudado. ¿Cuál es el plan para bajar el déficit? El presidente no ha ofrecido detalles, pero durante su campaña prometió no subir los impuestos, mientras los gastos de la guerra siguen aumentando. Así que no hace falta ser un guru para saber cuáles son las consecuencias de esta manera de proceder.

¿Mis previsiones a medio/largo plazo para el EUR/USD? (Por favor, tomad esta información a título meramente orientativo e ilustrativo, y nunca como una información para la toma de decisiones de inversión): el EUR/USD estará cotizando en marzo por encima de los 1.35 dólares por euro, aunque por debajo de la barrera psicológica del 1.40. En esas alturas, el Mercado iniciará un nuevo proceso consolidativo que le llevará, tras el verano, por encima de esos 1.40 dólares por euro.

A nivel intradiario, el Mercado se halla soportado por los 1.3010 y los 1.2990 dólares por euro, y tiene potencial para apreciarse hasta los 1.3110/30 dólares por euro. No obstante, estad atentos a la resistencia de los 1.3085/95 dólares por euro, que es dura de pelar.

Además, los inversores no han hecho oídos sordos a la copia del borrador del informe económico anual del gobierno alemán que ha sido publicada por Reuters, en el que se reconoce que el ejecutivo está “cada vez más preocupado” por la apreciación del euro frente al dólar. El ejecutivo alemán teme que la fuerte tasa de cambio del euro, que dificulta la competitividad de las firmas alemanas en el extranjero, pueda perjudicar los esfuerzos del gobierno de impulsar su economía mediante reformas estructurales. “Todos los participantes de la economía mundial deben jugar su parte en solucionar las causas de la actual debilidad del dólar. La carga no debería caer sólo sobre la zona euro”, dice el informe.

Esta semana, la agenda macroeconómica traerá citas de primer nivel, como el PIB estadounidense, la reunión de la OPEP en Viena y el IFO alemán. Hoy lunes, no obstante, comenzamos « suave », sin cifras al otro lado del Atlántico.

La agenda ganará intensidad mañana, martes, sesión en la que Estados Unidos asumirá las riendas con la publicación de la confianza del consumidor en enero y de las ventas de viviendas de segunda mano en diciembre. En Europa se conocerán, tan sólo, los permisos de construcción de Francia en el mismo mes.

El miércoles la cita más relevante la aportará Alemania, con la publicación del índice IFO de confianza del mes de enero, al que se sumará la balanza por cuenta corriente de la Zona Euro en noviembre, el PIB británico del cuarto trimestre y las actas de la última reunión del Banco de Inglaterra.

El jueves, la agenda macroeconómica será de transición hacia el viernes, día en que llegarán las citas más esperadas. Así, en la penúltima jornada de la semana se conocerán, desde Japón, las ventas al por menor, y desde Estados Unidos los pedidos de bienes duraderos de diciembre, junto con las habituales peticiones de subsidios de desempleo.

Por fin, el viernes, la actualidad se centrará en el Foro Económico Mundial que se celebra en la localidad suiza de Davos y, también, en uno de los datos estrella de la semana: el PIB estadounidense del cuarto trimestre, acompañado del dato de consumo personal y de costes laborales del mismo período.

Pero antes, por la mañana, el viernes nos ofrecerá la cifra de Masa Monetaria en circulación en la Zona Euro, M3, de diciembre y el paro de Francia del mismo mes. Antes, durante nuestra madrugada, Japón publicará su resultados de paro, IPC y producción industrial, una batería de datos que, sin duda, moverán al yen.

El interés de la semana se extiende, en esta ocasión, hasta el domingo, 30 de enero, ya que ese día la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebra una reunión en Viena para analizar los niveles de producción para los próximos meses, y que podría conllevar un nuevo recorte de las cuotas. Además, ese mismo día se celebran en Irak las elecciones generales, lo que podría generar nuevos atentados terroristas en ese importante productor.

Fuente: ACM – Advanced Currency Markets

© OroyFinanzas.com

[1]