- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Las agallas del dólar y el euro intimidado

(OroyFinanzas.com) – Los Mercados de Divisas han empezado la semana de la mejor forma posible: con fuertes alzas del billete verde en todos los cruces de divisas. Los inversores aún se hacen eco de las palabras de Greenspan, el viernes pasado, manifestando su convencimiento de que el déficit estadounidense está muy cerca de tocar techo.

El mismo Bush ha respaldado a Greenspan, insistiendo en su compromiso de reducir su déficit presupuestario, y ayer presentó el presupuesto más austero desde la era de Reagan (al menos, así lo calificó la Casa Blanca). La administración estadounidense prevé un déficit público del 3.5% del PIB durante el presente año fiscal, aunque iniciando un proceso de descenso que lo llevará hasta niveles del 1.7% en el 2008, esperándose un déficit de tan sólo el 1.5% y el 1.3% para el 2009 y el 2010, respectivamente.

Un paquete de medidas de austeridad constituye el corazón de este quinto presupuesto que Bush presenta desde su llegada al poder en el 2001. Las guerras en Irak y Afganistán, el aumento en los gastos de seguridad tras el 11 de septiembre de 2001 y la recesión del mismo año eliminaron el superávit heredado por Bush del gobierno anterior.

El presupuesto contempla recortes en iniciativas para los sectores de educación, protección ambiental y transporte. Más polémica han provocado los recortes en el programa estatal de salud “Medicaid”, destinado a los pobres, y la reducción en los subsidios para la agricultura. El presupuesto no incluye los gastos militares operacionales en Irak y Afganistán. Para estas campañas el gobierno espera que el congreso apruebe 80 mil millones de dólares adicionales posteriormente en el año. Tampoco está contemplado el coste de financiar las radicales propuestas del gobierno para reformar el sistema de Seguridad Social, ni hace referencia a los fondos necesarios para la compra de petróleo que Estados Unidos necesita para nivelar sus reservas.

Algunos colegas expertos me comentan que para introducir estos cambios, Estados Unidos necesitará 4.5 billones de dólares durante un período de veinte años. A pesar de que los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras del congreso, es probable que en los próximos meses veamos un duro debate sobre los planes del gobierno.

Estas medidas para reducir el déficit estadounidense a la mitad en un período de cinco años han sentado muy bien al dólar: “Si se cumplen los objetivos estipulados en el presupuesto, el déficit restante será el menor de siete presupuestos en los últimos 25 años”, dijo ayer Bush.

Las ganas de tomar posiciones largas en dólares se han disparado en el FOREX. El euro, intimidado, sigue sin capacidad de reacción, cotizando en mínimos que no veíamos desde comienzos del pasado mes de noviembre, precisamente cuando inició su escalada hacia sus máximos históricos a raíz de la victoria electoral de Bush.

Hasta la fecha, el 2005 está siendo el Año del Dólar. Y mientras los norteamericanos continúen haciendo claros compromisos de corregir sus finanzas públicas, como así lo están haciendo, el dólar continuará agradeciéndoselo. No olvidemos que, durante meses, el Mercado ha dedicado casi exclusiva atención a los déficits de Estados Unidos, al debilitamiento del dólar e incluso a la posibilidad de una crisis del billete verde. No obstante, desde principios del 2005 estamos siendo testigos del lado vulnerable del euro. No es un secreto que, entre los principales países industrializados, la Eurozona tiene la economía más débil, los tipos de interés más bajos y una de las más altas probabilidades de una fuga significativa de capital. Las cifras hablan por sí mismas: el PIB de la Eurozona se expandió sólo un 1.8% en el 2004, a comparar con el 3.2% del Reino Unido, el 2.9% de Japón y el 4.5% de Estados Unidos.

Debido, irónicamente, al repunte del euro, la Eurozona ha permanecido estancada y con tipos de interés más bajos que los de Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Australia. Es cierto que los de Japón son aún más bajos, pero están ajustados a la inflación. En realidad, los tipos europeos son incluso inferiores a los de Japón. Y unos tipos bajos, unidos a un débil crecimiento y a una promesa de reducción del déficit por parte de Estados Unidos –que, de cumplirse, fomentará el flujo de capital extranjero hacia ese país-, podrían estimular una fuga de inversión de Europa, lo que alteraría el escenario alcista del EUR/USD que contemplábamos a finales del 2004.

Además, los riesgos en contra del dólar se han reducido: los ajustes del mercado laboral norteamericano juegan a favor de más subidas de tipos; las probabilidades de una estabilización del déficit aumentan; las especulaciones sobre la flexibilización de las divisa china han disminuido; y, por último, la expectativa de un presupuesto más conservador benefician al dólar.

Ante este escenario, el EUR/USD puede llega a caer durante este ejercicio hasta los 1.25 dólares por euro, y llegar a subir hasta los 1.40 dólares por euro.

Entretanto, sesión tras sesión las oportunidades de negocio siguen surgiendo en el FOREX. Los actuales recorridos en línea recta permiten la acumulación -y garantía- de plusvalías, animando a los inversores a “convertirse” en especuladores, llevando a cabo estrategias de rentabilización de capital a más corto plazo y dejando de lado la clásica estrategia de “buy & hold” (comprar y mantener), en la que se busca la compra de divisas a precios baratos para mantener las posiciones por un periodo considerable de tiempo, vendiendo después mas caro (o viceversa, se busca la venta a cotizaciones altas para mantener esas posiciones cortas por un tiempo y comprar, más adelante, a precios más bajos).

En efecto, el llamado “day trading” o “trading intra-día” se populariza cada día más en los mercados de divisas. Los operadores abren y cierran posiciones varias veces durante la jornada, evitando estar demasiado tiempo en el Mercado y tomando ganancias de forma bastante inmediata. Suelen operar siguiendo sistemas de análisis técnico, en reacción a noticias importantes o intentando buscar oportunidades de arbitraje que se puedan crear, en ciertos momentos, entre cruces de divisas interrelacionados, como el EUR/USD y el USD/CHF.

No obstante, el “day trading” no es aconsejable para aquellos que no tengan el tiempo suficiente para vigilar sus posiciones y hacer un seguimiento de los gráficos y de las noticias que van surgiendo durante la jornada. Además, la operativa intradiaria en FOREX no suele ser lucrativa para las cuentas demasiado pequeñas. Sólo las cuentas medias/grandes permiten al inversor participar con más contratos (mayor apalancamiento) y obtener, potencialmente, rentabilidades mayores en espacios muy cortos de tiempo.

Hoy, no obstante, los scalpers se lo están tomando con calma. La jornada es parca en referencias macroeconómicas y la tranquilidad es la nota dominante en el Mercado. La agenda macro apenas ha contado con la subida, en diciembre, de la producción industrial alemana, dato que no ha impactado a nadie. Así pues, los inversores continúan, sosegadamente, aprovechándose del sesgo negativo del Mercado, que sigue goteando a la baja.

Las últimas declaraciones favorecedoras que ha recibido el billete verde han venido de Susan Bies, gobernadora de la Reserva Federal, que ha confirmado que Estados Unidos ha conseguido atraer una gran cantidad de activos extranjeros que le ayudarán a reducir su déficit.

Técnicamente, la resistencia clave emerge en los 1.2960 dólares por euro, con objetivos alcistas posteriores ubicados en los 1.30 y los 1.3140 dólares por euro. No obstante, los operadores no miran ahora al alza, sino que se encaminan hacia el soporte de los 1.2730 dólares por euro, relativamente importante. Si el mismo se pierde, las caídas del EUR/USD podrían tomar nuevo brío, hacia niveles fibo localizados en el entorno de los 1.2660/75 dólares por euro.

El dólar también muestra su fortaleza frente al yen, que ha vuelto a marcar mínimos mensuales frente a la divisa estadounidense. La decepción que ha causado China, al no ceder a las presiones norteamericanas para que devalúe su yuan, están afectando a la cotización de la divisa nipona. El gigante asiático sigue creyendo que aún no es momento para cambiar la política en torno a su moneda y, en consecuencia, el USD/JPY se dispara hacia la resistencia fibonacci de los 106.20 yenes por dólar, cercana a la media móvil de las últimas 200 sesiones que tenemos en el 106.60. Por el lado de los soportes, destacan los 105.20/35, 104.60 y 103.50/60 yenes por dólar.

Esta tarde, en Estados Unidos, sólo se conocerán las ventas semanales de tiendas minoristas, un dato secundario. En el mercado del petróleo, el precio del barril de Brent cede un 0.15% tras perder ayer un 1.95%, con lo que su precio queda en 43.05 dólares.

Fuente: ACM – Advanced Currency Markets

© OroyFinanzas.com

[1]