- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

La efervescencia del precio del oro reliquia

(OroyFinanzas.com) – El precio del oro ha subido hasta niveles récord en los mercados. ¿Cuáles son las razones que hay detrás de la apreciación del metal amarillo?

Mientras los analistas creen que las expectativas inflacionistas influyen en el mercado, quizá habría que pensar que el oro sigue la estela de la carencia de oferta de los otros metales preciosos.

El oro, la “reliquia bárbara”, según la calificó John E Maynard Keynes ha brillado en la prensa económica esta semana. No es la primera vez que los precios alcanzan los niveles más altos desde enero de 1988. Y no será la última.

Aun así, queda mucho camino hasta llegar al pico de final de los setenta. Ocurrió tras la crisis petrolera en Oriente Medio, cuando los futuros del oro llegaron a 873 dólares la onza, casi el doble del pico de 480, 25 dólares de esta semana.

Pero seamos claros: no estamos ante una situación meramente coyuntural. El oro ha vivido una fase alcista durante la mayor parte de los últimos 17 años. El oro es el activo favorito de todos. Se dice que está destinado a subir con el repunte de la inflación, de los tipos de interés y los precios de la energía. Cuando las divisas se debilitan, los especuladores y los bancos centrales lo compran rápidamente para cubrir sus reservas, en su mayoría denominadas en dólares.

Es cierto, el dólar se ha ido reforzando últimamente, pero éste no es el punto. En casi todos los medios, desde los diarios internacionales, Bloomberg News y hasta la CNN, se están citando el temor de inflación como el factor clave que está fomentando la subida de los precios del oro. Pero cuando los analistas están todos de acuerdo, es que algo falla en sus explicaciones.

El argumento de la inflación No me creo al argumento de la inflación. La inflación aún no se ha disparado. Además, no hay pánico de ventas en los bonos. El pasado miércoles, 12 de octubre, Alan Greenspan dijo que la economía estadounidense es flexible lo suficiente para absorber las fluctuaciones de los precios de la energía. Los asistentes interpretaron así su mensaje: la economía puede aguantar más subidas de tipos de interés.

En cuanto a la correlación negativa del oro con los tipos de interés a corto, tampoco explica del todo la subida que vive el metal amarillo. Desde 1988, los precios del oro subieron a pesar de lo que hicieron los tipos a corto. Mientras los tipos euro/ dólar cayeron del 5,75% hasta el 1,25% entre enero de 2001 y junio de 2003, los futuros del oro se incrementaron desde 260 dólares hasta los 340 dólares. Y desde que los tipos subieron desde este punto hasta el 4,40% actual, los precios del oro también han subido.

El argumento del valor refugio es el otro elemento que se utiliza para respaldar las cotizaciones del oro. Según el World Gold Council, el oro “tiende a moverse independientemente de otras inversiones y de los indicadores económicos clave”. En otras palabras, no tiene el mismo riesgo que las acciones y los bonos. Desde 1988, el oro ha registrado en promedio una correlación nula o incluso ligeramente negativa respecto a los mayores índices bursátiles mundiales (por ejemplo, una correlación de -0.18% respecto al CAC 40 de París y de-0,15% del S& P500).

La principal razón del alza de los precios del petróleo no tiene nada a que ver con la inflación o los mercados bursátiles. Y esto porque los otros metales preciados, como el cobre y el platino están atravesando serios problemas de oferta y el oro está siguiendo su estela.

Esta semana, el platino subió hasta un máximo en 25 años, con la onza que se situó en los 944,50 dólares. Los analistas no están mencionando la inflación para justificar su repunte desde los 50 dólares la onza desde comienzos de septiembre. El platino sufre problemas de aprovisionamiento. Por ejemplo, Anglo Platinum, el mayor productor del mundo de platino, recortó sus previsiones para 2005 de 150.000 onzas, lo que podría causar un déficit de oferta por séptimo año consecutivo.

El cobre también se está enfrentando a problemas de oferta, entre un declive de los inventarios y cierres de fundiciones (Asarco LLC, el segundo mayor productor de cobre de EE. UU. cerró su planta de Arizona por obras la semana pasada. Glencore International y First Quantum Minerals Muful cerraron su planta en Zambia debido a recientes problemas de combustibles).

Mientras los inventarios registrados por el London Metal Exchange cayeron un 15% este mes, China, el mayor consumidor de cobre, aumentó su consumo un 15% durante los primeros siete meses de este año. El cobre marcó sus niveles récord con los futuros para diciembre que se dispararon hasta los 1.838 dólares el pasado martes, un 37% más alto respecto a comienzos de año.

Una oportunidad para los fondos Desde que el oro ha llegado a las portadas de los medios de comunicación, los fondos de inversión han visto una oportunidad para incitar los inversores a diversificar sus carteras hacia mayores porcentajes de oro y metales preciados.

Los fondos de inversión basados en el oro han registrado en promedio una rentabilidad del 20,2% a lo largo del tercer trimestre, comparado con la del 4,7% de los fondos accionariales. Bridgewater Associates, una firma de inversiones globales sugiere que “el aumento de los precios del oro no es parte de un movimiento amplio de expectativas inflacionistas… las tasas de inflación en el mercado mundial de los bonos están en la actualidad bajando un poquito”.

Pese a todo, siguen alcistas respecto al oro. El metal amarillo tiene y continuará teniendo muchos elementos que sostendrán su subida. El déficit estadounidense seguirá creciendo debido al Katrina, el Rita, Iraq y el deseo de Bush de mantener los impuestos bajos y los presupuestos de defensa elevados.

Esto significa que el dólar, aunque esté disfrutando un repunte menor, seguirá debilitándose. Los precios del oro aumentarán por el frío invierno que causará problemas de consumo. Esto hará que la inflación aparezca peor. Los inventarios de platino y de cobre no podrán atender a la demanda, lo que se repercutirá sobre los precios.

Dicho eso, mantendría posiciones largas, o sea de compra, respecto al oro hasta finales de año.

Nomi Prins

© OroyFinanzas.com

[1]