- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Miedo a la inflación se esconde tras la subida del precio del oro?

(OroyFinanzas.com) – El oro supera la barrera psicológica de los 500$ y los expertos vaticinan que seguirá subiendo. El oro cerró hoy a 509,20$ por onza, alcanzando su precio más alto de hace 23 años. Pero, según los analistas, lo más importante no es que el oro haya superado con creces la barrera psicológica de los 500$ sino que lo hace mientras la moneda estadounidense se encuentra en un momento de “estabilidad”.

Según los expertos en mercados internacionales, esto significa que el Oro está entrando en una nueva fase mostrando una acusada tendencia a independizarse del dólar y de las demás divisas. El oro comienza a ser reconocido por los inversores más previsores y sofisticados como la 4ª divisa mundial junto al dólar, al euro y al yen. No en vano, los inversores que apuestan por este valor, le reconocen un factor diferenciador: es la única divisa que no paga intereses y a cambio está libre de toda deuda.

Una interesante declaración que nos confirma que el oro es, fue y será dinero y se debe contemplar por el mercado como una Divisa más, es este extracto del reporte diario del Forex correspondiente al pasado 29 de noviembre, escrito por Gracia Bodelón de ACM: “Las operaciones de Contado con Oro y Plata se realizan de la misma forma que las operaciones con cualquier otro par de divisas. Sin embargo, las denominaciones son diferentes porque el Oro y la Plata se cuantifican en onzas. Los tamaños mínimos de transacción son, por lo tanto, 200 onzas para el Oro y 10,000 onzas para Plata. Los spreads y márgenes que ofrecemos son los mismos que para otros pares de divisas”.

Tampoco debemos olvidar otro factor que se esconde en la memoria de todos los inversores: el Oro ha perdurado la friolera de 5.000 años ocupando un papel protagonista en la economía de la humanidad. Mientras que, desde el punto de vista histórico, las demás criaturas fiduciarias (lo que llamamos papel moneda) son valores caducos. Analizando los ciclos económicos y el comportamiento humano, está demostrado que el precio del oro sube cuando la gente comienza a plantearse que el papel moneda no va a asegurar su bienestar. Y, aunque en la actualidad nos pueda sonar a ciencia ficción la posibilidad de que una moneda pueda perder su valor, tan solo es necesario que recordemos lo que ocurrió con el corralito en Argentina hace unos pocos años atrás.

Paralelismos con la crisis de los años 80

No hay que ser presa o víctima de una “fiebre del Oro” para advertir los más que interesantes paralelismos existentes entre la situación actual y el gran mercado alcista que experimentó el Oro en los años 70 que culminó con el precio del metal en $850 la onza. No olvidemos que la situación económica actual está gobernada por una enorme deuda comercial en EE.UU. una mayor influencia de la Unión Europea y un imparable avance del Producto Interior Bruto (PIB) de China. El déficit comercial americano asciende a cifras récords generando deudas anuales de 600.000 millones de dólares. Es obligado preguntarse: ¿se puede sostener esta situación o algo va mal en la economía americana?

Desde 1913, año en el que se creó la actual FED (Reserva Federal Americana) el dólar ha perdido el 95% de su valor. El déficit americano es un problema global, no aislado.

Después de ser declarada extinguida por los gobernantes de EE.UU, la Inflación ha vuelto y la historia nos revela que la inflación es un problema monetario.

En su primera fase alcista de hace treinta años, la onza de oro subió desde 35$ en 1972 a 200$ en 1976 sin apenas llamar la atención de los medios y de los analistas. Al igual que en aquel entonces hoy nos encontramos en una primera fase del mercado alcista. Experimentamos una implosión y no es bueno tratar de disimular estos hechos. La subida del oro nos está dando un aviso muy claro: el dinero busca refugio ante una más que previsible situación inflacionaria.

Invertir en Oro puede ser considerado como una forma de evitar las pérdidas en el valor de los títulos y bonos frente a un repunte de la inflación, tal y como ocurrió en los años 80. Por aquel entonces, el precio futuro del oro llegó al récord de 873 dólares la onza en Nueva York, tras reportarse un avance de 12 por ciento en el Índice de Precios al Consumo (IPC). En su última subida, el oro alcanzó los 873 dólares que ajustados al valor de hoy en día equivaldría unos 2.100 dólares.

Este cálculo se ve reforzado por las declaraciones de los directivos de Newmont Mining, compañía líder mundial en la producción del metal, que afirman que la cotización del oro puede llegar hasta los 1.000 dólares la onza en un plazo de cinco a siete años, a causa de una mayor demanda global.

Resultan más que conservadores estos pronósticos si nos guiamos por la opinión de los mejores y viejos expertos en el tema, aquellos que sí recuerdan aquella subida en el metal hace 25 años.

La máquina de hacer dinero

Con la desaparición del patrón dólar-oro mediante la finalización unilateral por parte de EE.UU. en 1971 de los acuerdos de Bretton Woods, el mundo se ha visto literalmente inundado por la liquidez “del nuevo patrón monetario internacional” EL DÓLAR. Esta moneda es la que genera el déficit comercial de los EE.UU. convirtiéndose automáticamente en “reservas monetarias” de los países con superávit en su comercio con EE.UU. Estas “reservas” son a su vez colocadas en Bancos de los Estados Unidos o se utilizan para comprar instrumentos de deuda del gobierno de ese país. Todo esto por parte sobre todo de los países asiáticos como Japón o China. El mayor mantenedor de la deuda estadounidense es Asia.

Como decía Bernanke en el 2002 “el gobierno americano posee una tecnología llamada imprenta electrónica que le permite producir tantos dólares como necesite y esencialmente a un coste nulo” Si esto lo dijo quien, en breve, ocupará el cargo de presidente de la Reserva Federal Americana: más claro el agua.

El oro lleva sepultado 25 años pero está mostrando una gran capacidad para liberarse del control ejercido sobre él desde 1980. Los gobernantes de EE.UU., en especial los responsables de “imprimir moneda” como fórmula para esconder la deuda comercial, han intentado todos estos años enterrar el papel del oro de las “mentes económicas” y de las enseñanzas de los futuros economistas. Debido a esta “ignorancia”, pocos analistas de los mercados “parecen entender” las razones de las actuales subidas del oro. No son capaces de reconocer al oro como el primer eslabón de una cadena de indicadores de la inflación.

Si a este análisis de la historia le sumamos una lectura geo-política y aplicamos la irrefutable ley física que afirma que toda acción provoca una reacción, podemos tener en cuenta que en aquellos años, el presidente Reagan hundió a la antigua URSS, bajando el precio del petróleo y torpedeando así sus ingresos. Ahora Putin, que acaba de anunciar su fuerte apuesta por el Oro como reserva para su Banco Central podría humillar a EEUU elevando el precio del oro y desmoronando al dólar, sustento del imperio de EE.UU.

Desde el año 2000, el precio del oro casi se ha duplicado, Los actuales analistas de los mercados, los pocos que hacen referencia a esta imparable escalada del metal, no son del todo conscientes de las razones de la actual subida del metal amarillo. Salvo aquellos analistas que tienen presente el papel que jugó el Oro en la crisis de los años 70 y que implícitamente “nos recuerdan” que el Oro es una divisa más.

El dinero busca refugio

El oro es la inversión en la que se resguardan quienes anticipan el decrecimiento en las principales economías del mundo y según proyecciones macroeconómicas parece ser un hecho que sucederá en el 2006. Si a esto le sumamos los bajos niveles de reserva de este metal en los principales Bancos Centrales del mundo, la alta demanda esperada de las actuales potencias emergentes como China o la India, y la caída en la producción minera en Sudáfrica del 15% en el último año, queda poco por decir del potencial crecimiento al alza de este valor.

A todo esto, la actual subida del oro se está desarrollando con un dólar supuestamente alcista en relación al euro y con una pregunta lanzada al aire por los analistas: ¿qué pasara cuando empiece el desembarco del dólar por parte de los Bancos Centrales Mundiales? Los Bancos Centrales como el ruso el sudafricano argentino chino y un largo etc., al igual que muchos inversores, se inclinan cada vez más en aumentar sus reservas de Oro, como fórmula para proteger sus activos financieros y de esta forma minimizar las fluctuaciones en el valor de las divisas que integran sus respectivas carteras de monedas.

Inconexamente los analistas se refieren a un montón de razones pero difícilmente aciertan con el motivo real que no es otro que la pérdida de confianza en el billete verde por parte de los mercados mundiales en una situación como la actual económica y geopolíticamente incierta, para explicar la subida del oro.

En la antigüedad Aristóteles distinguía economía (bienestar de la casa) de crematística (hacer dinero de dinero). Hoy en día, nos vemos envueltos por un gigantesco juego crematístico de dinero fiduciario, carente de bienestar general. ¿Es esta la razón por la que el oro sube? Es, cuando menos sorprendente que existan analistas que aún se pregunten por el valor del Oro. ¿Acaso hay algo que sea más valioso que un refugio para los tiempos en los que se avecinan situaciones de crisis?

© OroyFinanzas.com

[1]