- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

La alta volatilidad de las acciones está impulsando la demanda de oro

(OroyFinanzas.com) – Las bolsas alcanzan desde su cierre del 2000 unas alzas históricas. Este ciclo al alza es muy posible que no lo volvamos a ver hasta dentro de 20 años. La política del dólar fuerte del equipo Clinton/Rubin/Greenspan catapultó a la bolsa a unos resultados nunca vistos generando una bolsamanía como no se había viso nunca antes en la economía actual.

Greenspan ya advirtió en 1996 sobre este fenómeno que no dudó en calificar como “exuberancia irracional”. El ya prácticamente ex-presidente de la FED (Reserva Federal Americana), la entidad financiera más influyente del mundo, ya advirtió sobre las posibles consecuencias que tendrían estas cuotas históricas de las bolsas pero, también es cierto que, no puso en marcha ningún mecanismo para tratar de racionalizar esta tendencia.

La política del dólar fuerte de Rubin ha permitido que la economía americana acapare el máximo de capital extranjero. Año tras año, la economía de EE.UU “se traga” 500 mil millones de dólares en ahorros provenientes de todas las economías del mundo. El sistema económico americano no se podría sostener sin esta fuerte inyección financiera.

Tampoco podría vivir sin estar en permanente estado de guerra. En la actualidad, Estados Unidos tiene tropas militares en 150 países y, esta política tiene un coste económico tan elevado que no se podrá sustentar sin que en algún momento tenga impacto en los ahorros que se encuentran depositados en valores bursátiles. En algún momento, la bolsa no podrá mantener estos beneficios al alza. Esta situación ya la vaticinó Shiller, catedrático de la Universidad de Yale, que en el 2000 publicó un libro sobre el tema titulado “Exuberancia irracional”.

El 31 de Diciembre de 2002 el índice del Dow Jones cerró un 28,85% por debajo del valor que tenía en el cierre del año 2000. Esta bajada aún fue más acusada en el NASDAQ que, en el año 2002, cerró un 73,55% pordebajo del valor que tenía en el año 2000. Pero, los nuevos estándares contables que se aplican a las grandes compañías les ha permitido inflar los valores reales de las empresas y entre el 2002 y el 2005 el Dow Jones creció un 29%.

La bolsa sigue estando demasiado sobrevalorada. El ratioPrecio/Ganancia medio de las empresas en bolsa, en situaciones de bonanza económica, se sitúa en el 13,5%. Pero, cuando la economía se resiente, este ratio baja hasta el 7%. Y, es en esos momentos donde el inversor no quiere saber nada de acciones ya que toman consciencia delas grietas que muestran la contabilidad de las empresas. Grietas que ya nos han lanzado su aviso con la quiebra de sociedad en teoría saneadas como Emron, WorldCom y Refco.

En cuanto los inversores tomen conciencia de lo que significan estas grietas, cundirá el pánico y los inversores buscarán un valor que suba. Ese valor será el oro. Las acciones de las minas de oro no han dejado de cotizar al alza durante estos años. Muchas mineras ven como su valor crece por encima del 100% mientras que los valores de las acciones del Dow Jones y del Nasdaq comienzan a acusar los efectos negativos de la “Bolsamanía”. Esta situación es un indicador claro de que el estallido está en marcha.

En nuestro país, la bolsa cerró el año 2005 con su tercer ejercicio consecutivo de ganancias. El IBEX se ha visto impulsado por unos óptimos resultados empresariales que han permitido repartir unas cifras récords de dividendos. Las subidas de la renta variable desafiaron al encarecimiento del precio del crudo que pasó de los 40,51 dólares barril brent con los que comenzó el año a los casi 60 USD con los quese cerró el 2005. La abundancia de liquidez neutralizó los efectos de esta subida. pero, para el año 2006, los expertos coinciden en afirmar que a mediados de año habrá un punto de inflexión provocado por los efectos de las subidas de los tipos de interés en USA y en Europa.

La Bolsa española se ha incorporado por primera vez al grupo demercados mundiales cuyo valor supera el billón de dólares. Estodemuestra que la “Bolsamanía” también se ha producido en nuestro paíspor lo que, en cuanto los inversores españoles vean peligrar el valorde las acciones, también acudirán a un valor que esté en alza: el oro.El encarecimiento del precio del dinero hará mella en la liquidez delos mercados. El miedo a la inflación provocado por los efectos delalza del petróleo, impactará en las cuentas de resultados de lascompañías que cotizan en bolsa. Las estimaciones de beneficios para el2006 del IBEX estará sujeta a una banda muy amplia, entre los 10.840 ylos 13.350 puntos, donde habrá una gran volatilidad y donde losvalores que hasta ahora han liderado las subidas (sobre todo el sectorde la construcción y las inmobiliarias) han agotado su potencial desubida.

En algún momento, el encarecimiento del dinero hará mella en laliquidez que hasta ahora ha inundado el mercado impulsando estos añosde “bolsamanía”. Y, en paralelo, las empresas se verán afectadas porel alza de los preciso del crudo. la inflación, el desempleo y elmiedo al estallido de la burbuja inmobiliaria: Esta situaciónarrastrará a la baja los elevados índices de las bolsas mundiales. Lapresión ocasionada por los desequilibrios en la economíaestadounidense en su doble déficit: público y exterior provocarán elestallido de la “bolsamanía”. Entonces todos querrán comprar oro yaque, como en anteriores situaciones de crisis, será el único valor quese mantendrá al alza.

Fuente: Atlantia Investment.

© OroyFinanzas.com

[1]