- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Por qué esta revalorización espectacular del precio del oro?

(OroyFinanzas.com) – Si esta semana un inversor hubiese querido comprar una onza de oro, hubiera tenido que pagar por ella casi 559 dólares, su precio más alto en 25 años. Y es que, el preciado metal, la inversión refugio por excelencia a la que acude el capital en tiempos de incertidumbre, sigue batiendo récord. No obstante y a pesar de que se revalorizó algo más de un 18% en 2005, los expertos recomiendan prudencia, porque podríamos estar hablando de un refugio puramente especulativo. En cualquier caso, según Reuters, el oro seguirá creciendo en 2006. Una de las materias primas más beneficiadas por estas revalorizaciones está siendo el platino, que ha llegado a cotizar a precios históricos de 26 años.

¿Por qué esta revalorización espectacular del oro?

Hay explicaciones para todos los gustos: por la necesidad de protegerse de la inflación futura, como refugio ante la inestabilidad política o como vehículo de acumulación. Existe no obstante otra explicación y es que la onza de oro sube por lo mismo que sube el precio de otros activos, es decir, por la abundancia de liquidez.

Para José Ramón Caridad, Director de Productos de Atlas Capital, esta revalorización del metal precioso hay que entenderla atendiendo a distintos factores, pero fundamentalmente a que “ el margen entre la oferta y la demanda está muy ajustado desde 1996, incluso en los años siguientes la oferta ha sido insuficiente y se han generado déficits en los stocks”. Graham Birch, gestor de fondos de Merrill Lynch Investment Managers cree que parte de la razón de estas revalorizaciones está en el hecho de que se venda oro cuando todavía no se ha producido. Se tarda entre 4 y 7 años para poder extraer oro, una vez que se ha localizado geográficamente una mina.

Desde el punto de vista de la oferta, en 2004, la producción disminuyó un 4%, el mayor descenso de los últimos 65 años, esto justifica que las expectativas para 2010 prevean que la producción de oro se verá recortada en un 30% y será un factor que tensione los precios. Otro de los factores que está generando la revalorización del oro son los generados por los bancos centrales, “como los tipos de interés se encuentran muy bajos y las perspectivas no son de fuertes subidas, se ha reducido el coste de oportunidad, -señala José Ramón Caridad, de Atlas Capital-“. Por ello, los bancos centrales están limitando al máximo sus ventas de oro e incluso es razonable pensar que podrían convertirse en compradores netos de este metal.

El experto de Atlas Capital cree, no obstante, que sobre estas razones prevalece una, que China sigue comprando masivamente deuda americana y la economía americana va a seguir presentando presupuestos deficitarios, tras los desastres del Katrina y Rita y debido a la guerra en Irak. Una de las pocas alternativas que se han ofrecido como fuente de diversificación para las autoridades monetarias chinas ha sido el oro.

Para Catherine May, analista de Merrill Lynch Investment Managers “el alza en el precio del oro no indica necesariamente que el mercado cuente con una recesión económica. De hecho, -señala-, un estudio realizado por el Consejo Mundial del Oro demuestra que el precio del metal precioso tiene una relación muy baja con los mercados financieros y con las variables macroeconómicas. En su lugar, la subida en el precio del oro, -añade esta experta-, es la muestra de que los inversores buscan alternativas de inversión de cara a una situación de incertidumbre”

El oro como activo refugio

Según explican los analistas, durante los primeros días del año el oro ha llegado a su precio más alto desde enero de 1981 y el platino ha tocado un máximo histórico por fuertes compras de fondos ante el débil panorama del dólar, sumado a la preocupación por las amenazas a las exportaciones de petróleo de Nigeria y a las intenciones nucleares de Irán. Los rumores sobre la compra física activa en Oriente Medio debido al enfrentamiento de Irán con Occidente por sus aspiraciones nucleares han dado también soporte al lingote. El oro es comprado a menudo como cobertura contra la inflación y para venta futura cuando se necesita efectivo en tiempos de problemas. Según ANZ Investments Bank, “ahora el enfoque es diferente, el oro es considerado un activo dinámico y los fondos están trasladando el dinero allí”.

Para José Ramón Caridad el oro “es un activo sin pasivo, perfecto para invertir en situaciones en las que exista un alto nivel de endeudamiento y riesgo de burbujas. Hay cierto consenso, -dice-, en la existencia de una burbuja inmobiliaria a nivel mundial. Aunque en España hemos sido testigos de un meteórico crecimiento de la vivienda, no es un fenómeno aislado. Londres o Estados Unidos mantienen tasas de dos dígitos. Las familias norteamericanas, -prosigue-, presentan unos niveles de endeudamiento superiores al 80% y el oro es claramente el mejor sitio para refugiarse en caso de estallido”.

El oro terminó 2005 a un precio de 514,2 dólares, en un año en el que su máximo llegó a 540,9 dólares. Un sondeo de la agencia de noticias Reuters realizado a 28 analistas y operadores ha mostrado un precio medio del oro para 2006 de 525 dólares, es decir, un 18% más que los 445,05 dólares que marcó como promedio el año pasado. Se prevé, además, que el metal preciado avance más en el 2007, a un promedio de 550 dólares. Para la consultora de metales preciosos GFMS, una caída en la demanda de joyas y una pausa en el reciente flujo de inversiones en el oro mantendrían los precios del lingote en cerca de 521 dólares por onza en el primer semestre del 2006. Más agoreros se muestran desde Barclays al señalar que el oro podría alcanzar los 600 dólares la onza en la primera mitad de 2006.

Siguiendo la estela dorada, el platino también ha sufrido una revalorización importante en los primeros días de este año, y se ha situado en un máximo histórico de 1.049 dólares la onza, impulsado por las ganancias en los futuros del platino de Tokio y por la perspectiva de una fuerte demanda de catalizadores para automóviles.

También el aluminio ha sido protagonista estos días de una fuerte revalorización y ha marcado un nuevo máximo de 17 años impulsado por compras de fondos, al igual que el cobre, o la plata, -que ha marcado el nivel más alto en 18 años-.

Factores que invitan a la prudencia

A pesar de este contexto de revalorización dibujado por los expertos, éstos recomiendan prudencia antes de tomar posiciones, porque existen factores que invitan a ello. El sector de la joyería, aunque mantiene un peso representativo, parece estar estructuralmente en declive. La fabricación cayó de manera importante en 1997 hasta 2002 aunque en los últimos años ha repuntado. Otro de los factores de riesgo, son los bancos centrales, que si bien son proclives a reducir sus ventas y se podrían replantear compras por la situación de tipos, también hay que reseñar que las reservas de Estados Unidos, Alemania y Francia siguen siendo muy grandes y esto limita el potencial alcista del oro.

Existe, además, la posibilidad de que la producción minera se incremente. No por explotaciones nuevas sino por mayor producción de las ya existentes. Otro factor de riesgo sería el fuerte peso que tienen los ETF,s y demás instrumentos derivados sobre el precio del oro y sobre los flujos de entradas y salidas en este activo. http://www.invertia.com/canales2/canal.asp?idcanal=583 [1]

Blanca del Tronco, Invertia

© OroyFinanzas.com

[2]