- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Enrico Orlandini: El Reporte del Mercado

(OroyFinanzas.com) – Algo parece inapropiado y no son los problemas comunes en el mercado, ni las gibas en el camino que todos encontramos de cuando en cuando y que yo miro de soslayo. No, estoy hablando de algo tan grande que absorbe toda mi atención y para empeorar las cosas, siento que estoy tan cerca que es casi imposible verlo con claridad. No tengo un nombre para identificarlo, sin embargo sé como apareció, de que esta compuesto y una idea bastante clara de donde se dirige, eso me permite analizarlo por partes para esbozar un escenario en mi mente logrando un entendimiento cabal. Este artículo nace de mis observaciones y abrigo la esperanza que sirva para obtener otras deducciones.

Uno de los sub-productos de este problema de percepción tiene que ver con la idea que todos están convencidos que el Banco Central en los Estados Unidos ya terminó de aumentar las tasas de interés. Si he entendido bien, el culpable es la “desaceleración de la economía”. Mis clientes conocen que siempre me detengo a pensar cuando veo que todos se dirigen en un mismo camino: ¡cuando eso sucede casi siempre todos están equivocados! Si, la economía se está desacelerando y para comprobarlo sólo debo observar las siguientes estadísticas:

Las ventas de las viviendas unifamiliares han caído el mes de Junio un 3.0% y el sexto mes del movimiento promedio ha disminuido en un 13% desde su punto máximo en el mes de Octubre del 2005.Para lograr una imagen clara de este importante Mercado de la Vivienda, tomemos al azar el gráfico semanal del Philadelphia Housing Index (HGX- Índice de Vivienda de Filadelfia) el cual podemos observar a continuación:A pesar de su actual reanimación, es obvio que no hay absolutamente nada para celebrar en el sector de la Vivienda. Nótese el desempeño de las bajas en las alzas y las bajas en las bajas, el movimiento hacia la baja del índice semanal mensual de 50, la experimentación del promedio semanal mensual de 200, y las débiles reanimaciones. ¡No son señales de un mercado saludable! Luego de lo expuesto anteriormente, no existe duda alguna que la economía se esta desacelerando. Sin embargo no para sorprenderse, ¡lo vengo anunciando hace meses!En este momento, valdría la pena mencionar que una moneda tiene dos caras. Usted ha observado el lado de las estadísticas y ahora desearía que usted observara el punto de vista del precio. Dese un festín visual observando el gráfico semanal del Índice del CRB:

 

¡Rembrandt estaría orgulloso de un cuadro así! Usted puede destacar todas las estadísticas viciadas del estado que usted desee, sin embargo este gráfico refleja (en la medida que un gráfico puede dar ha relucir) la realidad de la situación, y esta realidad que tanto usted como yo afrontamos cada vez que vamos a una tienda o hacemos un cheque para pagar una deuda. Allí lo tienen amigos, una economía desacelerada y precios en aumento. Para aquellos de ustedes que no realizaban una actividad económica durante los finales de la década de los setenta, este fenómeno es como conocido como el estancamiento de la economía, es decir, “stagflation”. Anteriormente pensaba que el consumidor se apartaría, creando por ende por lo general un ambiente deflacionario, pero ese no ha sido el caso. El consumidor está simplemente actuando como cuando uno echa mas leña al fuego.El promedio para una compañía durante el estancamiento de la economía se traduce eventualmente en mayores costos y la disminución de las ventas. Por otro lado, el individuo promedio afrontará un incremento en los costos y una reducción de los sueldos. ¿Cómo van a reaccionar los mercados de las acciones y de los bonos ante todo esto? Eso, Señoras y Señores, depende de lo que haga el Banco Central. En un mundo normal, el Banco Central observaría esta deceleración de la economía, detendría el incremento de las tasas, y eventualmente disminuiría las tasas de interés hasta que la actividad económica vuelva a reanimarse. Desafortunadamente, no vivimos en un mundo “normal”. Vivimos en un mundo plagado de distorsiones alimentadas por una extraña poción lograda por la política del Banco Central, es decir, el incremento de las tasas de interés (conocido como la política de la política fiscal de la restricción del dinero circulante) y al mismo tiempo se incrementa la oferta del dinero en circulación (también conocido como la política de dar la libertad al dinero circulante). Nunca había visto tal mezcla y si un estudiante del tercer año de economía se tomara la molestia de proponer tal cosa en un examen, el profesor lo desaprobaría en recompensa de sus logros. Estoy convencido que esta mezcla nos ha conducido al estancamiento de la economía y nos ha dejado para afrontar lo que llamaré el dilema Greenspan. ¿Debería el Banco Central disminuir las tasas y contrarrestar la desaceleración de la economía, o debería incrementar las tasas y contrarrestar el aumento en los precios?Nuevamente, en un mundo normal esto sería ¡dar un portazo y poner las barbas en remojo! El Banco Central disminuirá las tasas y alentaría la economía desacelerada, sin embargo esta es mi modesta opinión. No vivimos en un mundo normal y el Banco Central se encuentra en al actualidad encasillado. El caso de las bajas tases de interés tienen mucho que ver con lo que sucede en la actualidad. Los Estados Unidos, en este momento, están henchidos de deudas, deudas de toda clase y a todo nivel, y ese no fue necesariamente el caso en la década de los años setenta. Cualquier aumento en las tasas hoy en día sería devastador para millones de norteamericanos quienes apenas pueden pagar su hipoteca. La mayoría de la deuda esta supeditada a una tasa de interés variable de esta manera el pago se incrementa con las tasas de interés y viceversa. Como resultado, a Bernanke le encantaría disminuir los intereses, pero he aquí el problema.¡No creo que pueda hacerlo! Alan lo dejó con horrendo caminos a emprender. El problema como yo lo entendiendo es, la venta de la deuda en el mercado depende de distintos factores claves incluyendo la oferta, la utilidad y el riesgo. Todos conocemos que los Estados Unidos tienen mucha deuda para vender y ésta se incrementa todos los días. Esto se traduce en funcion de la oferta. Más aun, creo que los Estados Unidos están siendo percibidos por el mundo entero como un país de un riesgo de poco valor, y esto se está empeorando día a día. Eso sólo nos deja con la utilidad y desafortunadamente para el señor Bernanke, la utilidad está siendo afectada a partir que Asia y Europa recientemente han tomado una política monetaria fiscal de restringir el dinero en circulación. Esto me recuerda la letra de una canción de rock-and-roll de fines de la década de sesenta y dice así “si no tuviese mala suerte, no tendría suerte alguna”. Hace unos cuantos días, varios Bancos Centrales Europeos tuvieron el mal gusto de incrementar las tasas. Estas son muy malas noticias para los Estados Unidos porque Europa y Asia representan riesgos más atractivos, ellos cuentan con una oferta limitada debido a que la mayoría vive de acuerdo a su realidad, y están incrementando las tasas mientras que los Estados Unidos tienen demasiada oferta, representa un riesgo de poco valor, y desea reducir sus tasas. ¿Es que acaso alguien ve el problema o sólo soy yo? Le apuesto un dólar por un buñuelo que Bernanke si lo ve y el pobre hombre se despierta a las tres de la mañana con un sudor frió.

[1]