- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Precio Oro: Búsqueda de refugio sitúa al metal en máximos

(OroyFinanzas.com) – A pesar de los temores deflacionistas que recorren el mundo, el oro volvió a subir ayer un 1,5%, con lo que superó los 900 dólares y terminó en 908,8, su nivel más alto de los últimos cuatro meses. Una subida que los medios norteamericanos achacaban ayer a la caída del dólar y a la búsqueda de un refugio seguro contra el agravamiento de la crisis.

Es cierto que, en las últimas tres sesiones, el dólar ha retrocedido frente al euro (el oro suele moverse a la inversa que el dólar). Pero el movimiento ha sido muy pequeño -la divisa europea ha subido desde 1,30 hasta 1,32 dólares- y el cruce se encuentra todavía muy lejos de los 1,45 dólares por euro alcanzados a mediados de diciembre. Por otro lado, aunque el IPC de EEUU no llegó a entrar en negativo en tasa interanual en diciembre, las expectativas de deflación siguen intactas y se espera que ésta se confirme en enero por la crisis y la incapacidad para recuperar del petróleo. El oro sube con las expectativas de inflación y baja con las de deflación.

Lo cual nos deja como principal explicación de la subida del metal la búsqueda de un refugio seguro, es decir, el empeoramiento del sentimiento del mercado. El oro subió con fuerza durante el pánico de octubre y diciembre porque muchos inversores sacaron su dinero de todas partes -hasta de los depósitos- y se lanzaron a comprar activos tangibles, incluyendo lingotes de oro físico. Esto agotó la producción mundial de bullion, aunque la subida de la cotización no se correspondió con esta demanda.

En efecto, la profundidad de la crisis económica provocó que todo el mundo empezase a hablar de deflación. Y el fuerte rebote de las bolsas desde mínimos, así como la relajación de los tipos interbancarios y de los spreads de deuda ante la avalancha de planes de rescate de la banca, hizo que el oro perdiera su brillo y que retomara su camino errático, con amenaza de ruptura a la baja de la gran tendencia alcista que hizo techo en marzo del año pasado. El 15 de enero se encontraba en 800 dólares.

Sin embargo, cuando los analistas y los inversores siemprealcistas se las prometían más felices, ha llegado el hachazo de enero, con un claro empeoramiento del escenario económico, el hundimiento de nuevos bancos como Bank of America, Citi o Royal Bank of Scotland tras el fracaso de los planes gubernamentales, y la recaída de las bolsas hasta los mínimos de noviembre, donde los índices libran estos días la batalla decisiva.

El miedo ha vuelto

Es decir, ha vuelto el miedo. Y el miedo siempre es mayor cuando crees haber escapado del peligro y, de repente, vuelves a estar con el agua al cuello. Por eso esta vez el oro sí está subiendo de forma acorde a estos temores, y no como en octubre y noviembre. Y por eso ha superado los niveles de entonces e intenta retomar la senda alcista hacia los máximos de marzo.

Una prueba definitiva de esta situación es que el ETF (fondo cotizado) referenciado al oro SPDR Gold Trust no sólo batió ayer máximos de cuatro meses, sino históricos. Lo cual demuestra que nos encontramos en una salida masiva de dinero de la bolsa hacia los títulos que invierten en oro. La segunda fase sería la inversión directa en lingotes, aunque eso está sólo al alcance de los patrimonios más altos. La demanda de ETFs por parte de los inversores ha disparado las cantidades de oro que poseen estos fondos en conjunto hasta 1.190 toneladas, lo que les sitúa por delante del banco central de Suiza (los ETFs deben comprar el oro físico como contrapartida de las posiciones de los inversores).

Así pues, el oro ha vuelto a ponerse de moda como inversión en tiempos de crisis pese a que ni el dólar ni las expectativas deflacionistas justifican su subida. Pero ya saben que en el mercado mandan la oferta y la demanda, y que los fundamentales casi nunca sirven para anticipar lo que va a hacer el mercado. Si la bolsa perfora los mínimos y retoma la tendencia bajista, no sería extraño ver al oro a 1.000 dólares.

Fuente: El Economista

© OroyFinanzas.com

[1]