- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Asturias se engancha al oro

(OroyFinanzas.com) – Si el conquistador Francisco de Orellana hubiera sabido hace cinco siglos de las reservas de oro de la Península Ibérica posiblemente se hubiera tomado la búsqueda de Eldorado, allende los mares, con más calma. Salvando las distancias con la riqueza de metales preciosos del continente americano, España está a punto de convertirse en el principal productor de oro de Europa.

Como suena. El grupo canadiense Kinbauri Gold -con dos minas en explotación en Asturias y una tercera en Galicia- quiere sacar el máximo partido de los yacimientos de este metal en el subsuelo español.

Las últimas prospecciones realizadas en lo que se conoce como el ´Cinturón de Oro del Río Narcea´ por la multinacional canadiense han dado en la diana y con un estupendo filón. Según las estimaciones realizadas por el presidente de Kinbauri, Vern Rampton, durante la celebración de la primera edición del Gold & Silver Meeting en Madrid, el descubrimiento permitirá elevar la producción de este metal precioso hasta las 145.000 onzas (4.510 kilos) anuales.

Con este volumen, España podrá codearse con Finlandia y Suecia, los líderes europeos en minería aurífera. Solamente en el Principado de Asturias -de los yacimientos de El Valle y Carles- se podrán extraer 900.000 onzas de oro en menos de una década, además de 100 millones de libras de cobre por valor de más de 700 millones de euros. De cada tonelada que vea la luz, un 70% será oro, un 20% plata, mientras que el 5% restante corresponderá a cobre.

Kinbauri no es un desconocido en el sector minero de la Península Ibérica. Su presencia en España se remonta a finales de la década de los noventa. En aquella época, se asocia con la también canadiense Río Narcea Gold Mines, propietarias de los yacimientos y que, entonces, se explotaban a cielo abierto. Río Narcea entró en Asturias con una concesión de la administración para explotar los recursos mineros de la zona.

Este tipo de concesiones generalmente se otorga a multinacionales, ya que son las que tienen experiencia y recursos para realizar las actividades. En concreto, los derechos incluían permisos de explotación para 43 kilómetros cuadrados y autorizaciones de investigación para otros 6 kilómetros cuadrados.

En 1997 el filón se agota. Río Narcea quiere deshacerse del proyecto y Kinbauri adquiere todos sus intereses en la zona por 3,5 millones de euros. El nuevo propietario continúa con la extracción, pero en el interior. De hecho, las investigaciones realizadas por la empresa aurífera ha elevado las reservas conocidas en el Principado de Asturias hasta los 2, 2 millones de onzas.

Para que ese metal tan preciado salga del subsuelo, los canadienses han invertido un monto de 12 millones de euros en tecnología y en los procesos de prospección y extracción. Los nuevos yacimientos emplearan a unas 300 personas y se dedicarán unos 290 euros para extraer cada una de las onzas.

En Galicia, en la mina de Corcoesto, la multinacional extrae unas 500.000 onzas de oro, cantidad que se elevará tras impulsar el potencial del yacimiento, lo que generará unos 100 puestos de trabajo adicionales.

La apuesta de Kinbauri por el sector de la minería en España llega en un momento en el que la producción mundial de oro se encuentra en decadencia. «Entre los años 1996 y 2002, las inversiones en exploración de oro se redujeron hasta un 70% debido a los bajos precios a los que cotizaba ese metal», explica Marion Mueller, directora de oroyfinanzas.com.

La crisis y la búsqueda de los inversores de un valor refugio para su dinero han disparado el precio del oro en estos últimos meses hasta límites insospechados. «Por mucho que aumente la cotización, no es posible aumentar la producción, ya que no se ha invertido en los últimos años lo suficiente en proyectos de exploración de este metal», subraya Mueller.

En 2008, la producción mundial de oro se situó en 2.385 toneladas – un 3,6% menos que en el ejercicio precedente-, el registro más bajo desde 1995. El máximo anual se logró en 2001 con 2.600 toneladas.

Y como en tantos otros ámbitos, China es ahora el principal productor de oro mundial con 288 toneladas anuales. Para algunos expertos, este metal es uno de los activos financieros más atractivos de esta década. «La cotización del oro ha aumentado frente al euro durante seis de los últimos ocho años, con una revalorización media anual del 10,8%», esgrime James Turk, fundador del Goldmoney y uno de los analistas del mercado del oro más reconocidos a escala internacional.

Otros especialistas valoran la escasez de este metal como vehículo de inversión. «Su relación flujo/stock es muy baja, alrededor del 2%», consideró el Director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana en las jornadas Gold & Silver Meeting. «Esto significa que la cantidad de oro en la economía sólo se incrementa un 2% cada año como media».

LAS CIFRAS
12,2% es el porcentaje de oro del conjunto de la producción que extrae China de sus minas, lo que le convierte en el líder mundial. El ´gigante´ asiático es también uno de los principales consumidores y concentra un 14% de la demanda.

2.385 toneladas alcanzó la producción de oro a escala mundial en el ejercicio de 2008. Fue el nivel más bajo registrado desde 1995.

31,1 gramos es lo que pesa una onza de oro hoy. Ésta es la medida con la que cotiza este metal precioso en el mercado. Ha obtenido una revalorización media del 10,8% en los últimos años.

LAS VENTAS DEL BE
Las reservas de oro de los bancos centrales siempre se han considerado un seguro para cubrir imprevistos en épocas de crisis. En 2007, las cámaras acorazadas de la institución dirigida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez guardaban a buen recaudo 490 toneladas del preciado metal.

Sin embargo, el Banco de España se desprendió entre 2007 y 2008 nada más y nada menos que del 40% de sus reservas, conservando tan solo 291 toneladas (9,1 millones de onzas). El ex vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, apuntó a la rentabilidad de las operaciones como motivo para ejecutar las ventas.

Justificación que, por otra parte, no convenció en los mercados. Lo cierto es que, justo en 2007 y coincidiendo con los primeros esbozos de la crisis mundial, la cotización del oro comenzó a subir como la espuma.

Otros países, por el contrario, han optado por hacer acopio. China, por ejemplo, ha anunciado recientemente que ha aumentado sus reservas de 600 toneladas a 1.054.

Mercedes Gómez

Fuente: El Mundo

© OroyFinanzas.com

[1]