- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Apalancamiento – posiciones largas y cortas con futuros de oro

(OroyFinanzas.com) – Dos son las características principales de los futuros que los hacen extraños al inversor habituado a las acciones. La primera es la existencia de posiciones largas y cortas, la segunda el apalancamiento.

La operativa a largo y corto es lo que permite ganar dinero tanto en mercados alcistas como bajistas. Veamos. El compromiso del contrato de un futuro de oro puede ser como comprador o vendedor. En general, si quiero comprar algo es porque pienso que su precio va a subir, y si lo quiero vender es porque creo que su precio va a bajar. En el primer caso (seré comprador), se llama en el argot “ponerse largo”, o “abrir posiciones largas”, o “largo” simplemente. En el caso opuesto (seré vendedor) el inversor “se pone corto”. Es simple nomenclatura. En principio, cualquiera puede comprometerse a comprar algo en el futuro. Pero, ¿y a venderlo? Para venderlo se necesitará que el inversor lo tenga. Bien, en el mercado de futuros, se puede vender algo sin tenerlo. ¿Cómo es posible?

En primer lugar podemos pensar que no se está vendiendo en ese mismo momento, sino que la venta podrá ser dentro de semanas o meses. En ese tiempo podría comprarlo o incluso fabricarlo (es lo que sucede en el mercado inmobiliario, a menudo cuando uno compra una casa todavía no está construida). Lo que sucede es que realmente siempre habrá alguien dispuesto a vender el subyacente para que se puede satisfacer el compromiso (a qué precio es otra cosa). En acciones comunes también existe la operativa a corto, si bien las entidades de inversión lo reservan a inversores institucionales. En ese caso lo que realmente sucede es que las acciones se “dejan prestadas” por un tercero. Sea como sea, el hecho es que en los mercados el inversor puede abrir posiciones cortas con la misma facilidad que las largas.

Lo que realmente hay detrás de todo, y entramos ya en el tema del apalancamiento, es que para adquirir un contrato, ya sea de compra o de venta, es necesario depositar una garantía en metálico. “Comprando un contrato”, realmente no se compra ni vende nada, lo que de verdad se hace son dos cosas bien distintas a la vez: adquirir un compromiso y depositar una garantía. Según el valor del subyacente va variando, a la garantía el mercado le va quitando (o añadiendo) dólares. De esa manera se asegura que llegado el momento, el inversor será capaza de atender su compromiso de compra o de venta. Si el precio del subyacente bajase demasiado, el operador podría exigir al inversor una garantía adicional o bien obligarle a liquidar la posición. La cuantía de esta garantía depende del mercado, del futuro e incluso del operador. Sin embargo, siempre es menor que el precio del subyacente. Por ejemplo, si para una onza el precio del futuro del oro del mes próximo está en torno a $1000, una garantía razonable puede ser de unos $200, ya que no es previsible que el precio de la onza baje en un mes por debajo de $800. En este ejemplo, se hablaría de una operación con un apalancamiento de 5 (1000/200=5). Este apalancamiento tiene un efecto importante sobre la rentabilidad: la multiplica su valor, en este caso 5. En efecto, si el onza sube de $1000 a $1100, la rentabilidad del inversor en oro será de $100, que es un 10% en el caso por ejemplo de compraventa de oro físico 100/1000=10%. Sin embargo, el especulador en futuros de oro habrá obtenido estos mismos $100 de plusvalía aportando una garantía de sólo $200, no $1000, por lo que su rentabilidad será de 100/200=50%. Efectivamente, la rentabilidad se ha multiplicado por el apalancamiento, 5 en este ejemplo. Resulta obvio decir que el apalancamiento también multiplica las perdidas, si se producen.

Con los conceptos anteriores, sumérjanse ahora en el mayor mercado de futuros de oro del mundo, el CME Group en y vea los futuros sobre los distintos metales, fechas de vencimiento, cotizaciones, histórico de precios, volumen de contratación, … Si desea participar en este festival de la especulación, deberá ponerse en contacto con alguna agencia de valores, que le informará sobre las garantías y comisiones. Pero recuerde, en este mercado de tiburones puede uno en poco tiempo hacerse rico para toda la vida, pero también perder los ahorros de toda una vida. Nuestra recomendación es que sea prudente y busque consejo. El nuestro es que su cartera de derivados nunca sea más que una pequeña fracción de sus activos.

Lea más sobre los futuros sobre el oro y mercado del oro [1].

© OroyFinanzas.com

[2]