- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los Hermanos Hunt y el actual mercado de la plata

(OroyFinanzas.com) – La cotización de la plata estuvo a punto de alcanzar sus máximos nominales de 50 dólares la onza a finales del pasado mes de abril. Pero la semana pasada observamos algo inusual y es que el COMEX elevó hasta 5 veces los requerimientos de margen para el comercio de contratos de futuro de la plata. El precio de la plata cayó 27% en unos días. Circulan rumores de que JP Morgan posee una considerable posición de cortos en plata.

¿Existe mejor forma de aliviar la presión de los altos precios que apretar los tornillos a las posiciones largas, elevando los requisitos del margen sustancial?

Es evidente que las bolsas de futuros como el COMEX crean las reglas del juego y pueden cambiarlas a su antojo para satisfacer sus propios fines.

La historia de los Hermanos Hunt y el mercado de la plata

En 1980, la drástica caída del precio de la plata se debió a las presiones del COMEX por hacer caer a los hermanos Hunt que arrinconaron el mercado apostando por una subida del precio de la plata.

Una breve sinopsis de la historia: Los hermanos Hunt , Nelson Bunker Hunt y William Herbert Hunt, compraron 55.000.000 onzas de plata (1700 toneladas) entre finales de 1973 y principios de 1974, a un precio entre 3 y 4 dólares la onza. Asimismo se encargaron de enviar 40 millones de onzas por avión a Suiza porque temían que el gobierno de EE.UU. llegara a confiscar la plata de la misma forma que lo había hecho años antes con el oro.

La razón para la compra de plata de los Hunt tenía mucho sentido. Nixon en 1971 había desligado al dólar de manera unilateral de su respaldo en oro y el dólar se había convertido 100% en una divisa fiduciaria.

Los hermanos Hunt temían que su patrimonio podía ser devaluado por una excesiva impresión de dinero y querían proteger la inmensa herencia que habían recibido de su padre que había hecho miles de millones con el petróleo.

Los Hunt continuaron comprando en los años siguientes, e incluso se llegaron a asociar con algunos importantes jeques de Arabia Saudita, creando una empresa comercial con sede en Bermudas llamada International Metals Investment Company Ltd.

La empresa fue constituida en el verano de 1979 justo antes de la gran subida de la plata. International Metals Investment Company Ltd. compró 90 millones de onzas de plata.

En los meses siguientes el precio de la plata aumentó entre agosto y septiembre de 1979, de 8 a 16 dólares la onza y existían temores de una gran presión sobre las existencias físicas de plata del COMEX. Esto es, que las bolsas estaban preocupadas de que no serían capaces de cumplir con la entrega de los contratos en lingotes de plata a su vencimiento.

Las juntas directivas tanto de las bolsas de Chicago y de Nueva York las componían representantes de las principales casas de corretaje y 9 de los 23 miembros de la junta del COMEX por entonces poseían contratos a corto de 38.000.000 onzas de plata. No resulta muy difícil entender por qué los hermanos Hunt no consideraban al COMEX como reguladores objetivos.

A medida que el precio de la plata continuaba subiendo, los reguladores comenzaron a cambiar las reglas. Primero, el Chicago Board of Trade (CBOT) planteó la necesidad de aplicar márgenes y declaró que el comercio de plata se limitaría a 3 millones de onzas en contratos de futuros por operador. Los operadores en posesión de cantidades mayores tendrían que desprenderse de sus tenencias en exceso de futuros como máximo a mediados de febrero de 1980.

El precio de la plata se empezó a disparar porque existía una gran percepción de escasez. A finales de 1979 el precio alcanzaba los 34,45 dólares.

El 7 de enero de 1980, el COMEX volvía a cambiar las reglas ampliando el límite hasta 10 millones de onzas para las posiciones en los contratos de futuros.

Después de este anuncio, la cotización de la plata subió aún más y los Hunt continuaron comprando. El 17 de enero de 1980 la plata alcanzaba máximos absolutos de 50 dólares la onza.

Pero el 21 de enero, el COMEX anunció su golpe de gracia, informando que el comercio de plata se limitaba únicamente a las órdenes de liquidación. No, no es una broma. El COMEX cambio las reglas para que nadie pudiese abrir nuevas posiciones a partir de ese momento. Sólo se estaba autorizado a liquidar las posiciones abiertas.

Al día siguiente la cotización de la plata se precipito por un acantilado desde los 44 hasta los 34 dólares.

Conclusión: El precio de la plata continuó cayendo y los hermanos Hunt no pudieron cubrir los márgenes de los futuros que había comprado. La Reserva Federal intervino por temor a que estuviera a punto de producirse un gran pánico financiero y otorgo un préstamo de 1.100 millones a los Hunt para cubrir sus márgenes, pero les exigió enormes garantías para los préstamos. Nelson Bunker Hunt finalmente se declaró en quiebra en 1988.

¿Inquietante e interesante historia verdad?

Fuente: Daily Reckoning, Commodity Online

© OroyFinanzas

 

[1]