- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

La política monetaria de EEUU en un callejón sin salida

(OroyFinanzas.com) – En su discurso del pasado viernes, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, no hizo alusión a una posible tercera ronda de flexibilización cuantitativa (QE3) en los EEUU. Al contrario que en el anterior encuentro de Jackson Hole, en las montañas de Wyoming, esta vez Bernanke se abstuvo de hacer alusiones sobre si la Fed pretendía tomar nuevas medidas para la compra de US Treasuries. Hace ya tiempo que existen controversias sobre la QE3, y se oyen voces que desaconsejan a la Fed volver a poner en marcha la imprenta de dinero [1]. No obstante, previo al discurso de Bernanke el precio del oro subió a los 1.820$ por onza troy.

Durante las semanas pasadas los mercados financieros se han ido dando cuenta de que ambos programas de flexibilización cuantitativa (QE1 y Q2) han tenido menos éxito de lo que se esperaba. Aún así, en los últimos días había muchas esperanzas puestas en que la Fed hiciera alusión a una posible tercera ronda de compra de bonos. Las señales de que la situación económica de EEUU está empeorando son muy obvias, y el país podría volver a caer en recesión. No pocos observadores de mercados incluso hablan de la posibilidad de una depresión como la de los años 30, en la que el sistema bancario se colapsó causando varios millones de parados.

Mark Zandi, economista de Moody’s Economics.com, la semana pasada declaró que los EEUU están abocados a un precipicio financiero y que habría que contar con una nueva recesión [2]. Mucho dependerá del desarrollo futuro de los mercados de acciones. Si el Dow Jones Index sigue cayendo, y si el curso de los Blue Chips estadounidenses sigue su actual ritmo de caída de un 15%, la confianza en la dirección política y económica seguramente seguirá disminuyendo. En consecuencia, el consumidor estadounidense tendría que ajustarse aún más el cinturón y las empresas se verían obligadas a realizar más despidos. Queda por ver si en tal situación la Fed seguiría a la espera.

Lo que no se sabe es si las discusiones sobre la posible expansión de las medidas de flexibilización financiera volverán a tener el mismo impacto sobre el desarrollo del precio del oro que hace dos años y medio. Si entonces fue el miedo creciente al aumento de la inflación el que espoleó la fulminante carrera alcista del oro, hoy el centro de atención de los mercados financieros es el recrudecimiento del problema de la deuda. La alta demanda mundial de oro se debe a que la compra de oro físico no está expuesta a riesgos de crédito. Y es precisamente este aspecto que ha hecho que, junto al oro, también la plata y el platino se hayan convertido en una alternativa de inversión muy codiciada en los mercados financieros internacionales. Muchos inversores no sólo se preocupan por la estabilidad del sistema financiero global, sino también por la capacidad de financiación de los diferentes estados. Con sus medidas de flexibilización financiera, tanto la Fed como otros bancos centrales han contribuido a que esta preocupación aumentara. Sus medidas han provocado la devaluación de la mayoría de las divisas de papel moneda en relación al oro y a otros valores tangibles. La política monetaria de Ben Bernanke y la Fed se encuentra en un callejón sin salida, lo que quebranta la confianza de los inversores en la capacidad de los bancos centrales de resolver dichos problemas. En consecuencia, los metales preciosos seguirán estando ‘de moda’ entre los inversores internacionales.

Roman Bauzdus

Fuente: Análisis GoldMoney

© OroyFinanzas.com

[3]