- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Un regulador de mercados financieros a nivel europeo

(OroyFinanzas.com) – Un tercer elemento en este nuevo proyecto de construcción europeo es crear un único organismo de supervisión de los mercados financieros. En este sentido, regular un mercado financiero como puede ser la Bolsa ó el mercado de Deuda de “segunda mano” (Deuda ya emitida) consiste, primero, en establecer unas reglas de funcionamiento de las compras y ventas de títulos, así como operaciones como emisiones, ampliaciones de capital, fusiones y adquisiciones, entre otras; segundo, gestionar la información mercantil que aportan las empresas al mercado; tercero, intervenir ante situaciones de pánico bursátil ó repudio masivo de un valor por parte de los inversores; cuarto y último, informar y publicitar información relevante para los inversores.

Principal objetivo: la lucha contra la “especulación”

Del concepto “especulación” nace el proyecto del organismo regulador europeo [2]. Se trata de crear una institución continuadora de la labor que los organismos reguladores nacionales ejercen actualmente. Quizá una de las acciones más importantes que se han llevado a cabo es la prohibición de las posiciones cortas en acciones. España fue uno de los primeros países que prohibió las posiciones cortas en acciones de la Banca y ha anunciado su prórroga hasta el 31 de enero próximo.

En un mercado como el bursátil, existen dos formas de obtener un beneficio por la compra y venta de acciones. En un primer caso, cuando el valor de las acciones sube, el inversor vende los títulos a un precio superior al de compra.  Sin embargo, cuando las acciones caen, un inversor puede tomar a crédito unas acciones y venderlas.

Una vez que las ha vendido, las vuelve a comprar a un precio inferior al de la venta y las restituye a su acreedor con los intereses correspondientes. El riesgo inherente a esta operación es altísimo y, por ello, las rentas generadas son cuantiosas. Este mecanismo es conocido como venta al descubierto ó posición corta.

La cuestión fundamental es que esta forma de ganar dinero, junto con los instrumentos derivados (futuros, opciones, bonos estructurados…) está en el punto de mira de los reguladores; acusados de provocar la ruina de muchas entidades financieras y el descrédito de los Estados. Por ello, los reguladores han decidido prohibir este tipo de operaciones para evitar caídas indiscriminadas en el valor de las acciones y así proteger los derechos de los pequeños accionistas y las empresas que pueden ser “atacadas” en Bolsa.

El regulador del mercado es, fundamentalmente, intervencionista

Esta tarea que los organismos supervisores de los mercados de valores están obligados a desempeñar desemboca inevitablemente en el intervencionismo ilimitado. Los reguladores cuestionan la racionalidad de los mercados financieros y niegan la capacidad de los inversores de saber qué es una buena inversión y qué es una mala inversión. Esta visión es una negación en la práctica del concepto de riesgo, sometiendo la acción de millones de ahorradores al pensamiento de unos “pocos”.

La regulación (y no la desregulación) fue el principio básico de la actual crisis económica. Sin embargo, los Estados y toda la maquinaria reguladora no quieren reconocer que el mercado financiero es el más regulado de los mercados que existen. Por el contrario, emplean todos sus esfuerzos en fabricar un enemigo y ése no es otro que los especuladores.

Sobre este espíritu paternalista queda por ver, y ese será el próximo artículo, la acción sobre las entidades financieras y la garantía de los depósitos.

Javier Santacruz Cano, Doctorando en Economía

Fuente Imagen: ehow.com [3]

© OroyFinanzas.com

 

[4]