¿Qué es una balanza fiscal?

Ana Herrero UNED

(OroyFinanzas.com) – A lo largo de los últimos años, es muy habitual encontrar en los medios de comunicación referencias críticas a los resultados de las balanzas fiscales de las Comunidades Autónomas. Sin embargo, daría la impresión de que una buena parte de los agentes (políticos, periodistas, ciudadanos de la calle…) que aluden a ellas desconocen qué son exactamente, y es ese desconocimiento el que les lleva a hacer afirmaciones incorrectas acerca de las causas del saldo presupuestario que ponen en tela de juicio.

Una balanza fiscal mide el impacto de la actividad financiera del sector público en un territorio determinado. En el caso español, lo más habitual es que se haga referencia a la balanza fiscal del gobierno central o, dicho de otra manera, al impacto de la actividad financiera de la Administración General del Estado (incluida la Seguridad Social) en una Comunidad Autónoma determinada.

¿Qué miden las balanzas fiscales?

Las balanzas fiscales son una herramienta contable que permite comparar los ingresos del gobierno central que se generan en un territorio con los gastos que se realizan dentro de su circunscripción. Cuando los ingresos superan a los beneficios del gasto, se dice que hay déficit fiscal, mientras que cuando son los gastos recibidos los que superan a los ingresos, se dice que la Comunidad Autónoma en cuestión tiene superávit fiscal.

¿Cuál es el origen de ambos tipos de desequilibrios? La razón hay que buscarla en la estructura de los gastos e ingresos que se incluyen en los presupuestos del gobierno central. Por el lado de los ingresos, hay que tener en cuenta que uno de los principales impuestos, el que grava la renta de las personas físicas (IRPF), tiene una estructura progresiva. Eso significa que el tipo impositivo medio que pagan los contribuyentes crece a medida que lo hace su renta.

Por lo tanto, en aquellas Comunidades Autónomas en las que resida un mayor volumen de contribuyentes de renta alta se recaudará proporcionalmente más que en los territorios donde viva un porcentaje mayor de personas de renta baja. En cualquier caso, dos contribuyentes idénticos que residan en distintas Comunidades pagarán los mismos impuestos al gobierno central.

Por el lado de los gastos, la Administración General del Estado puede gastar más en unos territorios que en otros por diversas razones. En algunos casos, porque las circunstancias así lo indiquen: una Comunidad Autónoma puede tener puntualmente más necesidades que otra (por ejemplo, por una catástrofe natural), o sencillamente tener un stock de capital público inferior a las demás Comunidades.

En otros, puede decidir gastar más por razones de oportunidad política, con el objetivo de recabar más votos en las elecciones, o en el propio Parlamento, a la hora de aprobar los presupuestos. Un buen ejemplo de ambos casos es la localización de las inversiones del gobierno central: podría inyectar un volumen de inversión mayor en un territorio determinado debido a razones de especial necesidad o, alternativamente, para “premiar” a una circunscripción electoral por razones políticas.

En segundo lugar, el diseño de las prestaciones incluidas en el sistema de Seguridad Social implica, inevitablemente, un gasto mayor en unos territorios que en otros: allá donde haya un mayor volumen de beneficiarios, habrá un gasto mayor en prestaciones. En concreto, las pensiones se pagan a aquellas personas que han devengado su derecho después de un número mínimo de años cotizados.

En aquellas Comunidades en las que resida un mayor porcentaje de beneficiarios, se detectará un mayor beneficio del gasto de la Seguridad Social. Lo mismo ocurre con la prestación por desempleo: los territorios con una mayor tasa de paro tenderán a percibir una mayor corriente de beneficios de esta partida de gasto. Sin embargo, dos ciudadanos con idénticas circunstancias (de cotización, salario previo, etc) que residan en dos Comunidades distintas percibirán las mismas prestaciones o, dicho de otra manera, el mismo trato de la Administración Central.

Como consecuencia de todo lo anterior, y con todas las salvedades necesarias en relación con la distribución territorial de las inversiones del Estado, las regiones con un mayor dinamismo económico, mayor concentración de contribuyentes de renta alta y menor tasa de paro (que, además, suelen ser las menos envejecidas en términos relativos) tienden a contribuir proporcionalmente más, con sus impuestos, al sostenimiento de los gastos del gobierno central (tienen déficit fiscal).

Por el contrario, las Comunidades con menor actividad económica y un mayor porcentaje de hogares de renta baja, desempleados y pensionistas, tienden a recibir un beneficio proporcionalmente mayor del gasto de la Administración Central (superávit fiscal). Pero este saldo no es otra cosa que el resultado del funcionamiento más o menos automático de la estructura redistributiva de los programas de gastos e ingresos propios del Estado del Bienestar, y tiene muy poco que ver con la forma en que se financian los gobiernos regionales.

Ana Herrero, Licenciada en Derecho, doctora en Economía y profesora de la UNED desde 1997, donde imparte docencia de Economía, Economía del Estado del Bienestar y Hacienda Pública Descentralizada

© OroyFinanzas.com

 

Suscríbase al servicio de análisis de los mercados, metales y Bitcoin de los analistas de OroyFinanzas.com con ideas de trading y análisis exclusivos para suscriptores del servicio premium de OroyFinanzas.com. Más información en este enlace.

© OroyFinanzas.com

Sobre el autor

Ana Herrero
Analista de OroyFinanzas.com, es profesora de la UNED, donde imparte docencia de Economía, Economía del Estado del Bienestar y Hacienda Pública Descentralizada.

7 Comentarios en "¿Qué es una balanza fiscal?"

  1. Ana Herrero Alcalde | 5 septiembre 2013 at 21:28 pm |

    Hola Den Baba:

    En realidad, si lo que se calcula es la balanza fiscal del presupuesto central, los gastos e ingresos de la administración regional no se incluyen en el cómputo.
    La idea de hacer una balanza fiscal es doble (según la metodología contable que se utilice): 1) calcular el impacto del presupuesto CENTRAL en el bienestar de los ciudadanos (a través de la recaudación de impuestos, de la prestación de servicios y del reparto de transferencias) y 2) calcular el impacto MACROECONÓMICO del presupuesto CENTRAL en la economía regional. En ninguno de estos dos casos tiene sentido incorporar las finanzas regionales.

  2. La felicito por su artículo, aunque yo no sé mucho de estas cosas y tengo una gran duda: ¿Qué relación hay entre el presupuesto de una autonomía y su balanza fiscal? ¿La segunda se incluye en el primero? Muchas gracias.

  3. Aquí:

    ‘En cualquier caso, dos contribuyentes idénticos que residan en distintas Comunidades pagarán los mismos impuestos al gobierno central.’

  4. Muchas gracias Dra. Herrero, me ha quedado muy claro lo de Balanza Fiscal de un Gobierno Central y las balanzas fiscales de los territorios. En ése sentido ud. tiene razón al definir Déficit y Superávit de los territorios. Siempre aprendo algo nuevo… Gracias por enseñarme ;D Buen día

  5. Ana Herrero Alcalde | 8 diciembre 2012 at 13:32 pm |

    Hola White Mafia:

    Cuando se trata de balanzas fiscales, al hablar de déficit no nos estamos refiriendo al “déficit público”, sino al un déficit (calculado también por diferencia de gastos e ingresos) que tiene un territorio en su aportación y beneficios respecto del presupuesto del gobierno central. Efectivamente, el déficit público es la diferencia (negativa) entre ingresos y gastos. Por su parte, el superávit público implica que haya una diferencia positiva entre ingresos y gastos: se recauda más que lo que se gasta.
    SIn embargo, en el caso de las balanzas fiscales, decimos que un territorio tiene déficit respecto al resto de territorios cuando aporta al presupuesto del gobierno central (pagando impuestos) menos de lo que recibe de ese mismo presupuesto (en forma de servicios públicos).
    El saldo de la balanza fiscal puede modificarse (para reducirse en los territorios más ricos) de distintos modos: 1) cambiando la estructura de los tipos impositivos de los impuestos estatales; 2) reduciendo la generosidad de las prestaciones de la seguridad social; 3) redirigiendo los flujos de inversiones hacia aquellas circunscripciones donde exista, a priori, más déficit fiscal.

  6. Totalmente de acuerdo con el comentario anterior. En mi opinion tambien creo que hay un error con la definicion de Deficit y Superavit.

  7. Buen día, no estoy muy seguro pero creo que hay un error en la definición de DEFICIT y SUPERAVIT. Según sabía:
    Déficit es cuando se presenta un “Gasto Público mayor que Ingreso Público”
    Superávit es cuando se presenta “Ingreso Público mayor que Gasto Público”
    Me parece que en el tercer párrafo dice al revés, y mas adelante está bien.
    Lo interesante que quisiera aportar es que cuando hay Déficit Fiscal se pueden hacer cuatro cosas o una combinación de las mismas:
    a) SUBIR INGRESOS PUBLICOS: cosa que a ningún ciudadano le gusta. pero en mi opinión se podría hacer si le cobran impuestos a las empresas mas ricas del mundo ya que éstas al consolidar deben pagar un mínimo de impuestos, y la mayor carga recae sobre la clase media o empresas pequeñas y medianas que no pueden librarse de los impuestos con “ingenierías” fiscales o impugación de impuestos a cargo. como lo hacen las empresas grandes… Cobrenles a las grandes, políticos del mundo quítense el miedo.
    b) DISMINUIR GASTO PÚBLICO: En mi opinión hay gastos absurdos como los sueldazos de políticos de alta jerarquía, congresistas, jueces, y burócratas con puestos de primer nivel, si quieren vivir del púeblo tendría que ser algo de vocación mas que de ambición, pero bueno… Ademas algunos países pagan gasto militar tremendo (hagan el amor no la guerra), pago de intereses de deudas pasadas (hagan una quita de deuda y que pierdan los grandes capitales acreedores de los Estados democráticos en pos de la democracia), Pero para disminuir el gasto, los políticos no recortan esos sueldazos, sino disminuyen pensiones, gasto a hospitales y seguridad social, bomberos, gasto en infraestructura, subsidios al transporte o a combustibles. Qué se yo, sólo perjudican al ciudadano común pero casi ningún político sacrifica su bolsillo. Y dejense de resacatar al sector financiero, esos son unos ladrones, está comprobado en la teoría mas simple que somos sus esclavos, de sus deudas, asi que si van a quebrar déjenlos quebrar y solo rescaten a los pequeños ahorradores.
    c) DEUDA PÚBLICA: aquí los déficits los mandan al futuro. Este punto debería estar prohibido, prohibir a cualquier político en turno endeudar al Estado. Pues ¿que los políticos no entienen que algún día se tiene que pagar lo que hoy no se pudo (o no se quiso mas bien), pagar pero en el futuro además de pagar el gasto de hoy se pagan intereses variables que suben según el riegos país (o el capricho de las calificadoras de EUA). AAAhhh que coraje me da que los Estados sean endeudados por sus políticos y se vayan impunes. esto debería ser una traición a las patrias respectivas y que sean fusilados los congresistas y políticos que nos endeuden, como traidores a la patria. Sino luego no se pregunten porque sufrimos ahora, por deudas públicas pasadas.
    d) EMITIR MONEDA: Esto genera inflación y en mi opinión, el nuevo dinero a la larga, después de circular en una economía, termina nuevamente en pocas manos, ya que así es el sistema capitalista. Y al final la inflación, afecta mayormente, a la empresas pequeñas y medianas y a la clase media, clase trabajadora y los mas pobres, que tienen ingresos empresariales o familiares medios o bajos. Porque a las empresas grandes o la clase rica, clase política, los financieros, que especulan con bienes no les afecta tanto la inflación. Se dicen ah inflación de 5%, bueno subo mis ingresos un 10% y se cubren. Pero una persona de clase trabajadora dice subió la inflación 5%, y mi sueldo me lo dejaron igual (o me quitaron prestaciones, en algunos casos) y qué se dice, no puedo hacer nada mas que apretar el cinturon o hacerle otro oyito. Pero bueno, este es el menor de los males entre que te suban impuestos, o te endeuden junto a los otros ciudadanos.
    Bueno me extendí un poco, pero este tema del DEFICIT PUBLICO es el porque de muchas crisis y parece que los políticos no aprenden nunca y eso me indigna.

    Gracias por el espacio para opinar

Comments are closed.

mencionado en: