- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Video completo: Francisco Álvarez Molina explica la crisis económica

(OroyFinanzas.com) – No se trata únicamente de reconocer los problemas y es que a ese diagnóstico es conveniente que le siga un tratamiento. Así lo ha puesto de manifiesto Francisco Álvarez Molina, actualmente asesor en materia económica de la Organización de Naciones Unidas y fundador de Ética Family Office. De origen humilde –cuenta que sus recuerdos de infancia transcurren en el madrileño barrio de Vallecas-  Álvarez Molina es Doctor en Ingeniería Informática y Licenciado en Matemáticas, ex vicepresidente de la Bolsa de París y ex presidente de la Bolsa de Valencia.

Video conferencia completa (1-3): Francisco Álvarez Molina explica la crisis económica [2]

Video 1: Los límites del crecimiento económico – Francisco Álvarez Molina [3]

Video 2: ¿De qué sirven los organismos internacionales? – Francisco Álvarez Molina [4]

Video 3: Modelo económico del bien común – Francisco Álvarez Molina [5]]

“No soy economista pero tengo más de 30 años de experiencia en mercados financieros”, apunta. El Inversor Inquieto ha acudido a la cuarta edición del Gold & Silver Meeting para poder escuchar a Francisco Álvarez Molina en su exposición “Claves para sobrevivir a la crisis financiera”. Antes de ahondar en las causas de la crisis, el experto recordó que “en ocasiones las personas se comportan como si fueran propietarias de la verdad y ahora descubrimos que no es así”, aunque lejos de la economía pura y dura, este comienzo es ya muy significativo, ¿no creen?

Cuando la cabezonería tiende a infinito

El asesor mantiene que uno de los principales errores que hemos cometido a nivel sociedad es que “los cromosomas del modelo económico están dominados por el sistema financiero. No es nuevo que, a lo largo de la historia, haya marcado la pauta, pero la obsesión por el crecimiento es una de las características que nos ha llevado hasta donde estamos”. Hemos olvidado o hemos dejado atrás algo tan obvio como que “el crecimiento no es infinito, porque cuando pretendemos que lo sea, lo único que conseguimos son las burbujas. Para llenar una y otra vez un vaso hay que vaciarlo primero”, recuerda Álvarez Molina.

Al hilo de esta premisa cometemos más errores, en opinión de este experto “el crecimiento de los países, el PIB, o el crecimiento de las empresas se mide únicamente en términos monetarios, en cifras”. Así las cosas, da igual que una empresa obtenga pingües beneficios explotando a menores, o marginando a ciertos colectivos, o discriminando a las mujeres…. Lo único que tenemos en cuenta son los números de los balances y el dinero, pero éste “es solo papel, un papel con una referencia que no tiene nada que ver con los bienes raíces, hay mucho dinero ficticio”.  Vivimos en un mundo cuyo “modelo está basado en el crecimiento con un instintivo que es el dinero”.

Citando al economista francés Serge Latouche, Álvarez Molina recuerda que “los que crean en un mundo finito que el crecimiento puede ser infinito, son o locos o economistas”. En definitiva, para este experto “las estructuras se han alejado demasiado de la economía real”.

Repaso de Siglas

El ex vicepresidente de la Bolsa de París ha querido echar un vistazo a los organismos internacionales y en cierta manera poner en evidencia su no actuación o su actuación insuficiente de cara a los objetivos para los que fueron creados. “El FMI nació en 1944 bajo tres razones que lo amparan y que a día de hoy se pueden ver en su página web; la primera conseguir la estabilidad monetaria y evitar más crisis –surgió tras la II Guerra Mundial en un complejo entorno económico-, la segunda ayudar a países en desarrollo a continuar creciendo y la tercera erradicar la pobreza en el mundo”.

“Coincidí, antes de que fuera presidente del FMI con Dominique Strauss-Kahn, después de que accediera al cargo me permití enviarle un email para pedirle que cambiara esa página web”, “el FMI ha sido un organismo con su razón de ser pero tendría que haber sido remplazado o restructurado en 1971 cuando se rompe el patrón dólar-oro”.

El Banco Mundial también está en el punto de mira del matemático, “es una estructura similar al FMI pero con dinero privado”. “Se crearon dos estructuras que funcionarían una con dinero público, el FMI y otra con dinero privado, el Banco Mundial pero tienen las mismas razones de creación y tampoco las está cumpliendo”, concluye.

Su análisis crítico continúa por el grupo “de los G”. “Al comienzo de la crisis la publicidad que se hacía sobre las reuniones del G-20 o del G-8 era importante”, ahora “apenas nos damos cuenta. Y sus posturas también han cambiado, hay que recordar al ex presidente francés Nicolas Sarkozy apoyado por el Secretario del Tesoro Norteamericano, Timothy Geithner diciendo que había que refundar los cimientos del sistema”. Además, incurriendo en la anécdota, ni tan siquiera las siglas son concluyentes puesto que “el G-7 es G-8 cuando está Rusia y el G-20 es G-21 desde que Francia invitó a España y nuestro país se quedó con el sillón”.

No se libra la OCDE ni la mismísima Unión Europea [6], “es una lástima porque me siento europeo”, matiza Álvarez Molina, “pero existe tal complejidad de estamentos que es muy difícil que funcione. Por ejemplo, alguien sabe qué tareas diferentes realizan el Parlamento Europeo y la Comisión Europea”. “En el inicio de la gestión de la crisis griega asistí a 5 reuniones con 220 economistas que intentaban construir el plan adecuado para que Grecia no contagiara a otros países, un año después había que cambiarlo. Se planteó como principal problema la deuda a corto plazo lo que hizo que el dinero entrara por la puerta y saliera por la ventana”. Y ¿los Test de Estrés? “Nuestro sistema financiero salió airoso de las pruebas, ahora necesitamos 40.000 millones de euros para reflotarlo”.

Tampoco el Banco Central Europeo (BCE) [7] evita la crítica. “los países que forman parte del euro dejan dinero al BCE , éste lo presta al 0,75% a los bancos privados y compra deuda a los países que él mismo ha dejado dinero, dependiendo de la primar de riesgo, al 5 ó 6%. Italia por ejemplo participará en el rescate a España, aportará dinero al 3% pero emitirá deuda al 5%”.  “Parece que el sistema de hacernos pagar un diferencial cuando emitimos deuda es una especie de castigo para que pidamos menos dinero pero de momento el 50% de los presupuestos del Estado para el próximo año están destinados a pagar los intereses de la deuda”.

La alternativa: El modelo del Bien Común

Francisco Álvarez Molina hace esta radiografía de la situación y plantea alternativas. El experto apuesta por el denominado “Modelo del Bien Común” que ya se está poniendo en práctica en ciudades de Alemania o Austria. Su principio surge de las propias constituciones de los países europeos, la española en su preámbulo recoge: “La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de….”.

“Promover el bien de cuantos la integran”, ahí está la clave. Para Álvarez Molina “no se está respetando la constitución, el modelo se desarrollaría plenamente en la intersección de tres círculos en los que se pone de manifiesto el bien común, el medio ambiente, la justicia social y la dignidad humana. “No se trata de un modelo filosófico ni espiritual, sino real”. “No hay que renunciar a los beneficios ni a la competitividad” pero sí redirigirlas para entenderlas en otra clave. Para los incrédulos…. Busquen más sobre la fábrica catalana de yogures “La Fageda”, dirigida por Cristóbal Colón y con una plantilla en la que más del 50% de sus empleados tiene alguna enfermedad mental. Después de la media sonrisa, investiguen y descubran que es el tercer fabricante de postres lácteos en Cataluña.

Esta empresa actúa bajo este modelo económico y gana dinero. Lo que demuestra que hacer las cosas diferente no es sinónimo de hacerlas bien o mal, es hacerlas diferentes. Francisco Álvarez de Molina resume sus planteamientos en dos proverbios, uno chino que dice: “si quieres comer un año, planta semillas. Si quieres comer 20 años, siembra árboles. Si quieres comer toda la vida, educa al pueblo”.

Y frente a quienes puedan pensar en el carácter utópico del cambio, el experto lo tiene muy claro; “la esclavitud en EEUU formó parte de la educación incluso de los propios negros. Mucha gente pequeña en sitios pequeños haciendo cosas pequeñas pueden llegar a cambiar la faz del mundo”.

© OroyFinanzas.com

[8]