- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

EEUU: Confiscación de oro de Roosevelt en 1933

(OroyFinanzas.com) – Los acontecimientos de Chipre, han destapado la caja de pandora de los temores de que los ahorros de los particulares bajo ciertas circunstancias pueden ser simple y llanamente confiscados. Hemos visto que los gobiernos tienen la potestad de cambiar las leyes e indudablemente no se puede descartar que vuelvan a intentar confiscar oro de inversión o cualquier otro activo en propiedad de los ciudadanos. Pero la motivación para una confiscación de oro físico como la que tuvo lugar en 1933 no existe en la actualidad, ya que por entonces el sistema monetario estadounidense se encontraba bajo el patrón oro.

La confiscación de oro de Roosevelt fue la versión ‘vintage’ de la flexibilización cuantitativa [2]. En la actualidad los bancos centrales solo necesitan emitir dólares, euros o yenes, pero bajo las severas normas del patrón oro, eso no era posible. La Executive Order 6102 o Orden Ejecutiva 6102 por la cual se prohibía la posesión privada de oro físico de inversión a los ciudadanos estadounidenses, la firmó el 5 de abril de 1933 el presidente de EEUU Franklin D. Roosevelt.

El gobierno quería contar de todo el oro físico disponible en territorio estadounidense para estabilizar al dólar tras la Gran Depresión. La orden es bien conocida entre los gold bugs [3] estadounidenses y algunos incluso temen que algo similar pueda volver a repetirse y que el gobierno pueda intentar quitarles el oro como parte de alguna solución de emergencia económica nacional.

La Orden Ejecutiva 6102 obligaba a los ciudadanos a entregar a la Reserva Federal todo el oro físico del que dispusieran, ya fuera en forma de monedas, lingotes, o certificados y a cambio de cada onza troy depositada se les entregaba 20.67 dólares. La fecha máxima de entrega se fijó en el 1 de mayo de 1933.

Los particulares únicamente podían ser propietarios de un máximo de 100 dólares en forma de monedas de oro, un equivalente aproximado de cinco onzas troy. Los joyeros, dentistas o artistas y todo aquel que utilizara el oro en su trabajo quedaba excluido de cumplir la Orden Ejecutiva 6102.

En caso de infringir la Orden Ejecutiva 6102, las multas podían ascender hasta los 10.000 dólares de la época o diez años de prisión, o ambas penas simultáneas. Cuando se aplicó la Orden Ejecutiva 6102, la onza de oro tenía una fijación fija de 20,67 dólares. A través de la aplicación de la Orden Ejecutiva 6102, Roosevelt fue capaz de devaluar al dólar frente al oro, aumentando su precio a 35 dólares, algo que el gobierno únicamente podía hacer controlando el suministro del metal.

La decisión fue tomada con el asesoramiento del economista George Warren, que de hecho aconsejo a Roosevelt que el país debía abandonar el patrón oro. Warren creía que la mejor manera de resolver una depresión deflacionaria era provocar inflación y aumentar los precios.

Gracias a la Orden Ejecutiva 6102 el gobierno federal de los EEUU pudo disponer de grandes cantidades de oro físico y elevó su precio hasta los 35 dólares la onza troy en los que cotizó el oro de manera fija hasta que el 15 de agosto de 1971, cuando Richard Nixon desligó de “manera temporal” [4] al dólar de su respaldo en oro y entró en vigor el actual sistema de libre flotación de las divisas.

© OroyFinanzas.com

[5]