- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Qué es el dinero o moneda de curso legal?

(OroyFinanzas.com) – El término de moneda de ‘curso legal’ define la forma de pago aceptada como medio de cambio y forma legal de cancelar las deudas definidas por ley. El dinero fiduciario en forma de monedas y billetes se define generalmente como de curso legal. En la actualidad el sistema monetario se rige por el régimen de curso legal, en el cual únicamente el dinero emitido por el monopolio de los bancos centrales es reconocido por ley, y forzoso porque no puede cambiarse por su equivalente en oro.

El curso forzoso conlleva el ‘curso legal’ del billete o moneda, pero el curso legal puede existir independientemente del curso forzoso. El dinero fiat [1] que emiten en la actualidad las autoridades monetarias es de curso legal por ser obligatorio y a su vez de curso forzoso, al no ser convertible en oro. El dinero fíat en forma de monedas o billetes se define como dinero sin valor intrínseco, declarado por el gobierno de curso legal y no convertible.

En 1909 fue aprobada por Francia y Alemania la “Legislación de Curso Legal”, antes de esta ley, los billetes de banco circulaban como dinero pero su aceptación era voluntaria y los ciudadanos tenían el derecho de canjear estos billetes por oro físico. Si un banco no cumplía con la entrega de oro físico a cambio de los billetes, automáticamente incurría en quiebra técnica.

Con la aprobación de la “Legislación de Curso Legal” en 1909, los billetes que emitían tanto el Banque de France como el Reichsbank [2] alemán, pasaron a ser “moneda de curso legal”. De esta forma se eliminó cualquier obstáculo para financiar la I Guerra Mundial mediante créditos y las demás naciones siguieron el ejemplo. Tal y como asegura el matemático y científico monetario Antal Fekete, mediante los billetes de banco se pasó a la consiguiente monetización de la deuda.

Tanto Alemania como Francia, las dos mayores potencias bélicas mundiales de la época, mediante la ley de curso legal impusieron a sus ciudadanos la obligación de utilizar a la fuerza la deuda en vez de dinero. Era la primera vez en la historia que los gobiernos obligaban al ejército y a los funcionarios a recibir promesas sobre papel como último pago por los servicios prestados. La ley de curso legal ayudó a financiar la guerra por la vía del endeudamiento, y de esta forma la carga de la guerra recayó sobre la población sin su expreso consentimiento.

Como sostiene el Profesor Fekete el término “curso legal” se trataría de un oxímoron “ya que una promesa de pago que al mismo tiempo es la última forma de pago, no puede ser una promesa, sino que más bien se trata de un decreto con fuerza de ley”.

El economista alemán Heinrich Ritterhausen (1898-1984) que pronosticó la Gran Depresión fue el primero en desvelar en 1914 la conexión entre las leyes de curso legal aprobadas en 1909, el comienzo de la I Guerra Mundial y un desempleo sin precedentes. La ley de curso legal proporcionó a las autoridades monetarias la capacidad de aumentar de manera ilimitada el dinero en circulación.

El curso legal forzoso de una moneda, unido a una emisión desmesurada de masa monetaria [3], conduce a la devaluación del dinero, que se manifiesta en un aumento de los precios de los bienes y servicios; y a su vez este aumento de precios causa un aumento de los gastos del Estado, que a su vez para frenar los desequilibrios produce nuevas emisiones, generándose de esta manera una “espiral inflacionista [4]”.

«Lo que es muy peligroso, y debe evitarse, no es el privilegio del gobierno para emitir dinero, sino que tal privilegio sea exclusivo y que a la vez tenga el poder para obligar a la gente a usar el dinero y a aceptarlo a un precio determinado por el propio emisor», aseguraba Friederich A. Von Hayek, filósofo, jurista y economista de la Escuela Austríaca en su libro “La desnacionalización del dinero” en 1976.

© OroyFinanzas.com

[5]