- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Japón podría volver a su pasado autoritario

(OroyFinanzas.com) – Si alguna vez hubo un momento en el que los dirigentes japoneses han sido plenamente conscientes de que su país está a punto de derivar en una catástrofe económica de grado terminal, ese momento es el actual. Al abrigo de la devaluación del Yen y de una bolsa en aumento, Shinzo Abe, primer ministro de Japón, está intentando imponer el cambio de la Constitución de su país que eliminaría de un plumazo la libertad de expresión y sentaría las bases para una dictadura militar.

Moneda de oro japonesa

Grupos críticos en Japón y de países vecinos como China y Corea del Sur temen que Abe pueda utilizar las tensiones regionales como excusa para abrir una puerta que permita una nueva ola militarista, en un país que invadió buena parte de Asia Oriental durante la primer mitad del siglo XX.  El nuevo proyecto de cambio de la Constitución en Japón eliminaría la garantía de los derechos humanos básicos y el Ejército estaría facultado para mantener “el orden público”.

La agencia de noticia Reuters informa que Shinzo Abe no oculta querer revisar la Constitución de Japón, que fue elaborada por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, para formalizar el derecho del país en tener un ejército. Los críticos sostienen que sus planes podrían devolver a Japón a su pasado autoritario.

Los radicales cambios propuestos por el Partido Liberal Democrático de Abe (PLD) atacarían el corazón de la carta magna con un asalto a los derechos civiles básicos que podrían amordazar a los medios de comunicación, atentar contra la igualdad de género y en general, abrir la puerta a un Estado autoritario, advierten numerosos activistas y académicos.

Nobusuke Kishi, abuelo del primer ministro japonés, fue dos veces ministro antes de la Guerra Mundial y fue detenido como criminal de guerra, pero nunca fue juzgado. Kishi ejerció como primer ministro de 1957-60, cuando tuvo que renunciar debido a un escándalo sobre el tratado de seguridad entre EEUU y Japón.

“La actual Constitución japonesa brinda protección a una larga lista de derechos fundamentales como son la libertad de expresión o la libertad religiosa”, asegura Lawrence Repeta profesor de la Universidad de Meiji. “Está claro que los dirigentes del PLD y algunos otros políticos en Japón, se oponen ardientemente a un sistema que protege los derechos individuales hasta ese punto”.

En virtud del artículo 96, los cambios en la Constitución japonesa, deben ser aprobados por al menos dos tercios de ambas cámaras del Parlamento y luego por una mayoría de votantes en un referéndum nacional. Abe quiere que se aprueben los cambios por mayoría simple antes de una votación pública. El PLD ya cuenta con dos tercios de la Cámara Baja.

Imprimir dinero, hacer que suban las bolsas, mantener a la población en un estado de servilismo mientras se destruye el país y se hace pedazos la Constitución. ¿Les suena familiar?

Fuente: Reuters [2], Zero Hedge [3]

© OroyFinanzas.com

 

[4]