- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Arturo Pérez-Reverte en ‘La vida sigue igual’ de Jordi Évole La Sexta

(OroyFinanzas.com) – El pasado 27 de octubre, regresaba a la pantalla de La Sexta, el controvertido y popular presentador Jordi Évole con su programa, ‘Salvados’, que en esta ocasión alcanzó los cuatro millones de espectadores, casi un 20% de cuota de pantalla. El programa titulado ‘La vida sigue igual’ tuvo como invitado estrella al escritor y periodista Arturo Pérez-Reverte.

Évole le planteó al escritor y miembro de la Real Academia Española “Si existen 60.000 hogares sin ingresos en España, tres millones de personas viven con menos de 300 euros al mes, la tasa de pobreza supera el 21%, casi seis millones de personas sin empleo y con un paro juvenil que supera el 56%. ¿Por qué no estalla la sociedad, a pesar de la situación de ahogo en la que vive?”.

Arturo Pérez-Reverte aseguró qué España es un país históricamente maldito donde los ciudadanos confunden cabreo con revolución. Llegó a la conclusión de que no existen soluciones. “Podrá haber, intentos, posibilidades, vías, incluso aventuras por correr, pero no soluciones. Podrán producirse estallidos parciales, pero no existen estímulos intelectuales que hagan posible la revolución. Estamos sometidos, a mecanismos de anestesia. Las élites que nos rigen nos dan cosas para que no nos rebelemos, somos más reaccionarios que revolucionarios”.

“Hemos estado callados, sabíamos que estábamos viviendo en un mundo irreal. Ahora la gente quiere que pase la crisis para hacer aquello que hacía antes: comprarse otro coche o irse a Cancún de vacaciones. No va a cambiar nada”

Pérez-Reverte aseguraba que “Cuando miras a tu alrededor te tienes que indignar y entristecer, y sobre todo por la situación de impotencia, de ver que a veces no hay nada que se pueda hacer. En otros tiempos, cuando las cosas iban mal, había ideologías que sostenían los ánimos. Ahora no existen líderes y la sociedad está indefensa. No hay una acción coordinada común ni una revolución que permita cambiar las cosas. Vivimos en un mundo con demasiados mecanismos de anestesia”.

Pérez-Reverte indicó que España es un país que está maldito históricamente “Perdimos dos ocasiones de oro, una en el Concilio de Trento y otra en la época de la Revolución Francesa.” “El español es muy consecuente con sus odios y con sus amores; sobre todo con sus odios”.

Sobre el movimiento del 15-M señaló que “Cuando vi surgir el 15-M pensé que todavía había héroes. Me ilusionó mucho al principio. Pero al cabo de pocos días empecé a ver cómo cambiaba, como el demagogo llegaba, y el populista y el bruto sustituían al listo y al clarividente”.

Las palabras más duras de Pérez-Reverte fueron dirigidas contra los políticos, “La actual aristocracia es la clase política, una casta con privilegios, intocable y que se protege a sí misma, ya que se insultan en el Parlamento, pero cuando están en el salón del Palace se llevan todos de maravilla”.

“Las élites económicas y políticas son los mismos. Vales igual para ministro del Interior que para consejero del Santander o de CaixaFórum”.

Pérez-Reverte piensa que la solución sería exigir una educación para nuestros hijos. “La parte positiva de esto es que si la crisis dura bastante para ser agónica, saldrá un hombre nuevo, pero hará falta una generación nueva, con niños educados de otra forma, en la austeridad. Y ese hombre nuevo será mejor, sin duda, porque tendrá la certeza de que el desastre está ahí y habrá recordado que el mundo es un lugar peligroso”.

Èvole asimismo visitó la ‘Asociación de Vecinos Ciutat Meridiana’ en Barcelona que decidió crear un banco de alimentos y entrevistó a Julia una monja, Hermanita de la Asunción, y una de las voluntarias del banco de alimentos de la Asociación. Este servicio evita que en el barrio haya más conflictividad social. “No deja de ser un parche”, comentó Julia que ha participado en evitar desalojos y está a favor de las ocupaciones. “Tener una vivienda es un derecho humano. Si la casa es de un banco revienta la puerta y entra, siempre y cuando no perjudique a los vecinos”, puntualizó. Artur Mas este verano negaba que en Cataluña se estuviera pasando hambre. Julia no está de acuerdo con esa afirmación del presidente de la Generalitat. “Los niños van al cole sin haber comido nada”, aseguró.

© OroyFinanzas.com

[1]