- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los Liberty Bonds en 1934 respaldados por oro y su impago en EE.UU.

(OroyFinanzas.com) – Las autoridades fiscales y monetarias de los Estados Unidos, al igual que los banqueros, insisten en que jamás se producirá la quiebra del Estado por mucha deuda y déficit que acumule. Ya en 2001, el “oráculo” Alan Greenspan dijo que Estados Unidos nunca quebraría puesto que siempre estaría detrás la máquina de imprimir billetes. La historia nos muestra que que las quiebras de 1934 de los Liberty Bonds y de 1979 no fueron así.

Este “optimismo” que nace de la posesión de la máquina más poderosa de destrucción del capitalismo, como ya recordaba Lenin, se ve truncado por dos episodios de falta de repago de la Deuda americana: uno en 1934 y el otro en 1979. En el caso de 1979, el gobierno de los Estados Unidos no atendió el pago de 120 millones de dólares.

En 1934, el impago se concretó en una acción de “default parcial” (impago parcial) de la deuda americana llamada “bonos de la libertad” (Liberty Bonds). Los “Liberty Bonds” fueron unos bonos del Tesoro americano emitidos con respaldo de oro durante la Primera Guerra Mundial para sufragar los gastos de guerra. Fueron una especie de “bonos patrióticos” que se convirtieron en símbolo del esfuerzo colectivo de los Estados Unidos para ganar la guerra.

Hubo cuatro emisiones de bonos: la primera el 24 de abril de 1917 por un importe de 5.000 millones de dólares y cupón 3,5%; la segunda el 1 de octubre del mismo año por un importe de 3.000 millones de dólares y cupón 4%; la tercera el 5 de abril de 1918 por el mismo importe que la anterior y cupón del 4,5% y la última el 28 de septiembre de 1918, de 6.000 millones de dólares y cupón 4,25%.

En teoría, la amortización de los bonos debía hacerse en oro, tal como especificaba el propio bono en la “cláusula-oro”. Las tres primeras emisiones fueron parcialmente repagadas en el trascurso de los años veinte. El resto fue refinanciado con otros bonos y emisiones de dinero papel devaluado. En cambio, la cuarta emisión fue objeto de default en 1934, cuando el presidente Roosevelt suprimió la “cláusula-oro” y devaluó el dólar un 70%, pasando de 20,67 dólares la onza de oro a 35 dólares la onza [1].

La supresión de la amortización de los bonos con oro de la Reserva Federal se hizo en el contexto de prohibición de posesión de oro por parte de los ciudadanos decretado un año antes por la Orden Ejecutiva 6102. Con esta decisión gubernamental, 21 millones de tenedores perdieron cerca de 139 millones en onzas de oro, aproximadamente el 41% del principal del bono. A precios de 2012, la pérdida económica asciende a 220.000 millones de dólares.

En suma, estas experiencias históricas, principalmente el episodio de los “Liberty bonds” nos acerca a la realidad y nos hace pensar sobre un posible impago de la deuda americana. Podría ocurrir que el viejo aserto castellano “no hay vencimiento que no llegue ni deuda que no se pague” falle y que veamos lo que no ocurrió tras dos Guerras Mundiales.

Fuente: LibertyLoanBonds.com [2] y Simon Black

© OroyFinanzas.com

[3]