- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Daniel Lacalle: La oportunidad económica de España – Vídeo

(OroyFinanzas.com) – Presentación del Daniel Lacalle sobre “La oportunidad económica de España” durante el Gold & Silver Meeting Madrid 2013.

Daniel Lacalle: La oportunidad económica de España

Yo creo que cuando hablamos de la crisis económica, hablamos de qué nos ha llevado a la crisis económica y hay unas personas que nos dicen que nos han llevado unas cosas a la crisis económica y otras personas dicen que otras cosas, nadie se pone de acuerdo. Lo importante es saber qué es lo que nos saca de la crisis, no lo que nos mete. Lo que nos ha llevado a la crisis está claro que es un aceleradísimo nivel de endeudamiento y la percepción de que la deuda es lo que nos va a llevar a crecer.

Se oye continuamente, también lo dicen los políticos que el crédito debe fluir, pero ¿por qué? La deuda es tres veces el PIB de nuestro país, ¿es el crédito una solución en sí misma? Pensamos que el crédito nos lleva al crecimiento pero si quitamos el efecto endeudamiento de los países de la Eurozona, su crecimiento ha sido cero en la época en la que nos creíamos los milagros económicos. La gente escucha lo que hacen Japón o EEUU, que crecen, y creemos que tenemos que hacer lo que están haciendo estos países. Ellos aumentan la masa monetaria y generan un nivel de ¿riqueza? No, de percepción de riqueza.

Hay un chiste entre los economistas sobre el Premio Nobel de Economía Paul Krugman que es muy Keynesiano. Va a una pizzería y pide una pizza. El camarero le pregunta que cómo quiere que se la parta, si en seis u ocho partes y él contesta: divídamela en ocho parte que tengo mucha hambre. La pizza es la misma. Dividir algo muchas veces no genera crecimiento, aumentar la masa monetaria como está haciendo Japón, un 40% para crecer un 2%, no es crecer.

Además hay otro aspecto interesante, esta deuda, ¿cómo se paga? Ante una deuda de crisis hay tres soluciones: la primera solución es no pagarla. La segunda, crear inflación y así el principal de esa deuda vale menos y la vamos pagando con esa pequeña inflación. Imprimimos dinero y hacemos que la deuda valga menos, baja la deuda mientras generamos crecimiento y vamos solventando la situación, solucionamos los problemas estructurales de la economía. La otra solución es reducir los tipos de interés, reduzcamos los tipos y el coste de la deuda será menor. El Premio Nobel Joseph Stiglitz dice que no importa el volumen de la deuda, sino que importa el coste. Mientras el coste sea bajo, endeudarse no es el problema.

[youtube]http://youtu.be/qFglTXkfjqk[/youtube]

Baja el coste del endeudamiento y ¿qué ocurre? Japón se endeuda a un precio del 0,8% y tiene un 220% de deuda sobre su PIB, lo que supone 24 veces los ingresos fiscales del país. Su nivel de deuda en yenes tiene 15 ceros. Al bajar el coste lo que ocurre es un incentivo perverso, que la deuda se incrementa. EEUU levanta el techo de deuda y se endeuda más y ¿qué sucede? que el siguiente techo de deuda ocurre antes y más virulentamente. Entre marzo y junio de este año, EEUU ha gasto más que en periodo equivalente a los nueve meses anteriores a que se incrementara el gasto. Bajas el precio de la deuda y te endeudas más.

Es un incentivo perverso, entonces imprimimos dinero y la deuda tendrá menos valor, pero ¿qué ocurre? ¿Japón, Reino Unido o EEUU tienen menos deuda? No, es el mismo incentivo perverso pero con un elemento adicional, han aumentado las exportaciones. Japón ha incrementado sus exportaciones con su moneda un 12% más baja pero se le han disparado las importaciones. Lo que pagan les cuesta más porque su moneda es más débil y lo que exportan vale menos, así que el déficit comercial se dispara.

Ahora existe un miedo atroz a la deflación, pero si cobro un 50% menos que en 2008, ¿a quién le preocupa realmente la deflación? A el que quiere crear condiciones para seguir endeudándose. Quien va a la compra no está preocupado en absoluto. El problema de crear inflación es el mismo que ha sucedido en Reino Unido donde Gordon Brown dejó que la inflación subiera al 4% y no crecimos y además generamos un mayor déficit anual. Ni bajar tipos, ni imprimir dinero ni crear inflación reduce la deuda y es muy importante que la gente lo sepa. En el 100% de las ocasiones, la deuda no baja.

Si barajamos la opción de no pagar la deuda, si se hacen quitas… A Grecia se le ha condonado el 75% de la deuda y en 12 meses tenía el mismo nivel de endeudamiento que antes de la quita. Es el mismo incentivo perverso, no hay soluciones mágicas como en el Hotel Mirage de Las Vegas donde la magia hace que desaparezcan elefantes del escenario. No desaparecen, son trucos. Así no se solucionan las cosas, únicamente se solucionan gastando menos y reduciendo los problemas estructurales de la economía. Y esos problemas no son que el déficit alcance un tanto por ciento del PIB, sino que se gasta un 25% más de lo que se maneja y que los ingresos a los que nos habíamos acostumbrado, eran ingresos de burbuja. Cuando se pinchan hay dos efectos: el efecto roto de la burbuja y el efecto shock del pinchazo.

La gente se encuentra de repente con ese panorama, y la culpa siempre es de otros: de los americanos, de Merkel, de algún extranjero… Eso ha sucedido en España. Hemos vivido un shock de euforia y ahora… El otro día coincidí con Miguel Ángel Revilla y planteaba que en 2007 éramos ricos y ahora no. Y no es así, en 2007 no éramos ricos. El mensaje que quería dar es el de anomalía en 2013 y no en 2007, pero no es así. En España hubo una expansión de crédito superior a la de China y Tailandia juntas, una desproporcionada estimulación de la demanda interna cuando no había demanda real para soportarla. Hemos construido cosas que no sirven y que no eran necesarias, puentes infraestructuras… Y no sólo hay sumar el coste de esas infraestructuras, sino también el coste de la deuda y el mantenimiento.

Nos encontramos con un algo que es muy difícil de entender para los fans del crecimiento por el crecimiento que es la sobrecapacidad. Se sigue vendiendo como solución la estimulación de la demanda interna y ves ejemplos de monumentos al despilfarro, aeropuertos que parecen la estrella de muerte, fuentes que cuestan más que los ingresos fiscales de un pueblo, un hospital al lado del otro, un polideportivo al lado del otro, un parking más otro, al lado de una universidad donde el 90% de los universitarios vive a menos de tres kilómetros de la universidad. Luego viene el shock de pérdidas de esa sobrecapacidad, la pérdida de los ingresos fiscales de burbuja. Pedro Solbes en su libro planteaba por qué no se para la burbuja inmobiliaria; porque no existe ningún sector productivo que genere un montante de ingresos fiscales tal como el que genera una burbuja inmobiliaria.

Por el 1% de PIB que se genera con la burbuja, se crea un 1,3% de ingresos fiscales y no hay nada que genere ese nivel de ingresos, nada. Ni tan siquiera encontrar petróleo. El incentivo perverso es generar burbujas inmobiliarias y las volverán a intentar crear porque es lo único que ha generado 25.000 millones de libras más en Inglaterra.

El problema es que después de lo que hemos vivido y de que el 80% del país ya es propietario, nos va a costar mucho generar otra burbuja inmobiliaria. Entonces la solución no vendrá ni porque se creen burbujas internas ni nada parecido. Ahora se va a crear el AVE Barcelona- París, veremos. Ya no se puede crear una burbuja de obra civil que suponga el 6% del PIB.

Habrá que pensar que jamás se ha ingresado a través de ingresos fiscales más del 41% del PIB y que estructuralmente se gasta un 7% en España lo que supone 75.000 millones todos los años. Eso equivale a que en 2007 la capacidad de gasto era real y que en cinco años es nula. Es una enrome burbuja de deuda y en el proceso de endeudamiento parece que no hay preocupación por ella pero es que esta carrera no es a ver quién gana, sino a ver quién pierde. Eso hay que entenderlo. Los países emergentes son los mismos ahora que hace veinte, cuarenta años. Los emergentes no emergen porque se meten en peleas de deuda y los países que atraen capital, siempre quedan como activo de menor riesgo y ganan con lo que pierden los demás. La carrera es a ver quién pierde primero, es un juego de atracción y de tracción de capital. El mundo es un triángulo con países que pierden capital y países que ganan capital. Nosotros no tenemos capacidad de atraer capital, lo que tenemos que saber es que lo que en el pasado nos generó riqueza que fue el ahorro y el consumo, no el gasto y la deuda. Considerar que la historia es el año 2007 es el error que nos llevará a meternos en algo en lo que nos van a recibir con los brazos abiertos, la carrera de ver quién pierde antes.

Lo que tiene que hacer España ahora es lo que hizo Alemania en 2003, después de cuatro shocks inflacionistas dijo que no quería vivir de nuevo esa espiral de endeudamiento y se puso a exportar y a generar superávit. Ahora critican que Alemania exporta, que no crea demanda interna y dicen qué es injusto. En realidad no lo es para ellos porque no participa en la carrera de ver quién pierde primero, dicen que les falla el esquema. El hecho de que la Unión Europea esté evitando monetizar deuda contra la voluntad de 23 países, hará que la Unión salga fortalecida de este problema. Ahora bien, 10 años de sobreendeudamiento no se solucionan ni en un año ni en dos.

Algunos economistas monetaristas están rabiosos del hecho de que la Unión tenga superávit y Alemania y España exporten con un euro fuerte, para ellos no se puede permitir porque no entra dentro del puzle que quieren construir y se tiene que criticar porque rompe todos los esquemas. Vendemos como modelo social que Japón exporta más pero que tiene que importar más, lo que beneficia a un entorno financiero sobredimensionado. Esto es una fiesta total para el sector financiero, toda esta creación de dinero. En Japón, de toda la masa monetaria que se ha creado, la mitad se ha creado en los últimos cinco años. Japón va camino de crear más masa monetaria entre 2013 y 2020 que en sus 200 años anteriores de historia. Y luego oímos el discurso por ejemplo de Christine Lagarde diciendo que los Bancos Centrales están para salvarnos, es como decir en un hospital que los virus son los salvadores.

Un Banco Central que expande masa monetaria como si cada ciudadano del planeta se sacara 1.500 dólares del bolsillo y crea un 1% de crecimiento, es una monstruosidad. Esto se estudiará y dirán que se volvieron locos, como en la República de Weimar en Alemania. Y dicen que no hay inflación, pero ¿cómo va a haber inflación si le bajas los sueldos a la gente un veintitantos por cien, si el sueldo medio es de 19.000 euros y suben los impuestos? Se está haciendo una política represiva fiscal y dentro de poco el BCE cobrará intereses negativos a los depósitos. Suben los impuestos, bajan los salarios y crean masa monetaria, están haciendo un proceso de deflación de la economía real y la única manera de protegerse de ese entorno es buscar aquellos activos que no están sujetos a los shocks deflacionistas porque ése es el problema que nos tenemos que plantear. No estamos hablando de hiperinflación, habrá hiperinflación porque a ustedes les van a quitar el dinero de los bolsillos, fue distinto cuando se creó hiperinflación confiscando bienes a judíos y a la iglesia para subir los precios.

Pero ahora vamos a vivir un proceso diferente, es un proceso de fagocitación de la economía real por parte de la economía burocrática. Hay que protegerse contra la deflación de la renta disponible, una combinación de activos físicos que protejan de la destrucción de la moneda porque los shocks tanto los de ahora de emoción bursátil, como los de depresión, duran muy poco. El largo plazo para Warren Buffet cuando comenzó su carrera eran 20 años y ahora anda por los 8 años. Los ciclos económicos a los que lleva este proceso de endeudamiento son shocks de euforia más cortos y más rápidos y también los de depresión. Lo que recomiendo a todo el mundo es que no se deje engañar con largos plazos, fundamentales, dividendos… Cosas que cada día se repiten en los medios de comunicación. Son tonterías porque es imposible protegerse con grandes valores de un entorno como éste. Se acordarán de que en 2008 la mejor manera de protegerse era no estar dentro del mercado. Pues eso, no existen activos que te protejan de este tipos de shocks cuando busquen la manera de invertir, lo mejor es la prudencia y no buscar lo que vas a ganar sino saber lo que puedes perder.

© OroyFinanzas.com

 

[1]