- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

London Metal Exchange reforma su protocolo de almacenamiento y flexibiliza la custodia

(OroyFinanzas.com) – El mayor mercado (y más antiguo) del mundo de metales físicos, el mercado de metales de Londres –London Metal Exchange, LME – ha puesto en marcha una reforma de sus protocolos de entrega y almacenamiento de metales, con el fin de reducir las colas de clientes y, por otro lado, neutralizar los abusos de poder de mercado que se producen con demasiada frecuencia.

Las quejas por el sistema de entrega y custodia se han acumulado de una forma extraordinaria en los últimos meses. Debido a las presiones regulatorias, la negociación y entregas de metales se retrasa, en muchas ocasiones, hasta un año. La denuncia de estos retrasos está encabezada por grandes compañías industriales como MillerCoors o Novelis, los cuales utilizan los servicios de la LME para proveerse de metales de fabricación de latas de refrescos.

En el pasado mes de julio, los dirigentes de la LME hicieron públicas diversas medidas de reforma de su operativa. Entre las más importantes se encuentra forzar a los custodios a ofrecer los metales con un retraso máximo de 100 días. A partir de este tiempo, se aplicarían penalizaciones. Con el nuevo plan este tiempo de espera se ha reducido a 50 días, siendo de plena aplicación a partir de abril de 2014.

“A pesar de todos los impedimentos legales y regulatorios, seguimos en marcha”, dice el director general del LME, Garry Jones en una conferencia en la City. Estos cambios, como siempre, generan ganadores y perdedores. En este caso parece que los ganadores son más numerosos que los perdedores: “El plan integral parece un paso más que razonable. Pero mucha gente se sentirán decepcionados porque desmantela el modelo de negocio anterior”, señala una fuente de la industria del metal.

Esta reforma de la LME pasa necesariamente por la lucha contra el abuso de poder de mercado de algunos de los custodios. Los operadores del mercado y los legisladores tanto británicos como americanos acusan a  custodios como JPMorgan Chase, HSBC, Goldman Sachs, Glencore-Xstrata o Trafigura de retrasar artificialmente los tiempos de entrega y, por tanto, encarecer la custodia. MillerCoors, en su condición de gran cliente, es uno de los más perjudicados, estimando que estas demoras artificiales han provocado un sobrecoste de 3.000 millones de dólares en un año.

Con estos pasos, la LME parece tomar “el toro por los cuernos” no sólo en aras de mayor fiabilidad y seriedad a la hora de contratar los productos sino también para limitar al máximo posible los manejos que hacen los grandes custodios desviando rentas del resto de operadores de mercado hacia ellos mismos.

Fuente: Reuters [1]

© OroyFinanzas.com

[2]