- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

El próximo auge del precio del oro: La realidad sobre el tapering del QE3

(OroyFinanzas.com) – El Quantitatve Easing es una política monetaria en la cual se estimula la economía a través de una campaña masiva de compra de bonos del tesoro de los Estados Unidos y valores respaldados por hipotecas (MBS-Mortgage Backed Securities –  por sus siglas en inglés) a los bancos comerciales. Normalmente, cuando un inversor privado pretende comprar bonos, debe primero apropiarse del capital necesario para hacerlo (vendiendo algo más tal vez). Sin embargo, éste no es el caso de la Fed, puesto que compran estos bonos con dinero recién impreso e influyen en el precio del oro y otros activos.

El precio del oro, siendo un barómetro casi perfecto para la inflación [2], responde de manera positiva a este tipo de políticas de monetización de deuda, las cuales tienen una presión inflacionaria bastante alta.

Si regresamos a los tiempos pre QE (QE1 fue lanzado en octubre de 2008), el precio del oro era bastante estable y estaba cotizándose alrededor de los 800 dólares la onza. Al final del periodo de QE en abril del 2010, el metal se había revaluado más de un 54% y estaba cotizándose cerca de los 1200 dólares la onza. En noviembre de 2010, un nuevo quantitative easing fue anunciado y al final de éste, el oro estaba cotizando cerca de los 1600 dólares la onza (+30%).

En septiembre de 2011, la Fed anunció la operación Twist. Sin entrar mucho en detalle, el principal objetivo de esta política era tratar de estimular la economía a través de la maduración de la cartera de la Reserva Federal, llegando así a los mismos objetivos que un QE sin necesidad de imprimir dinero e inyectar las presiones que esto conlleva a la economía. El precio del oro cayó un 14% en los siguientes meses.

Al parecer, el mercado del oro estaba respondiendo cada vez más con menos intensidad a las políticas monetarias de la Fed y con la llegada del tercer round de QE en septiembre de 2012, el mercado del oro respondió negativamente devaluándose más de 500 dólares la onza desde su máximo ese mes en 1798,10 dólares la onza.

Podríamos tachar de irracional el impacto actual y la reacción del precio hacia estas políticas monetarias pero la verdad que estaríamos viendo solo la superficie del ciclo. Con cada round de QE viene una impresión fuerte de nuevo dinero, la cual a su vez trae una presión inflacionaria sobre la economía. Los inversionistas saben esto, y además de saberlo lo estudian, por lo cual empiezan a posicionarse dentro del mercado mucho antes que las nuevas medidas sean hechas públicas y esto lo podemos ver aun más con el QE3. Meses antes de su anuncio, el precio del oro ya había subido casi un 10% basándose en pura especulación y después de su anuncio y las pláticas de una suavización “dentro de los próximos meses” hemos visto el vuelco masivo a este metal.

QE siempre ha sido una política alcista para el oro y no podemos catalogar de absurda la situación del mercado actual de este metal, ya que no lo es: el precio simplemente está reaccionando frente a los rumores de la suavización por parte de la Reserva Federal Americana a su política de estímulo; y el cambio de la compra masiva de bonos a la conversión de una parte de las obligaciones de corto plazo a títulos del tesoro a largo plazo (intercambio de bonos del tesoro con una madurez menor de 3 años por obligaciones de entre 6 y 30 años).

La realidad es que el simple hecho de que llevemos meses escuchando los mismos rumores debería ser un indicio que la política de maduración del balance de la Fed toma bastante tiempo y que sin antes poder dárselo, lo único que les queda es seguir imprimiendo, comprando bonos y MBS hasta que puedan cortar esta compra masiva para pasar, poco a poco, a un “QE sin impresión directa”.  QE es un mecanismo que no puede pararse tan fácilmente y cuanto antes los jugadores del mercado se den cuenta, más pronto veremos otro auge en el precio de este metal.

© OroyFinanzas.com

[3]