- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Obama anuncia la creación de un instrumento para controlar los fondos de pensiones – myRA

(OroyFinanzas.com) – En su discurso en el debate sobre el Estado de la Unión, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha anunciado, entre otras medidas, la creación de un “bono ahorro” (myRA en inglés) como base para construir las carteras de los fondos de pensiones de los pequeños y medianos ahorradores y de aquellos que no tienen acceso a fondos de pensiones proporcionados por las empresas a sus trabajadores conocidos en la jerga como planes 401k.

¿En qué consiste este “bono ahorro”? El mensaje del presidente Obama es muy simple y a su vez profundamente engañoso: mientras los grandes fondos de pensiones controlados por las empresas consiguen rentabilidades sustanciosas en la Bolsa, los pequeños y medianos ahorradores no pueden acceder a esta “élite” y con ello pierden posibilidades de ganarse un buen retiro. En este sentido, el Estado debería encargarse de construir una cartera basada en activos financieros libres de riesgo y permanentes en el tiempo.

El activo financiero “libre de riesgo” –sólo en la definición que damos en los manuales de Economía– por excelencia es la Deuda del Estado. Ése sería el nuevo “bono ahorro” que ofrecería una rentabilidad intervenida a lo largo del tiempo en aras de proporcionar un “retiro digno”. Sin embargo, buscar seguridad en la Deuda del Estado, y más en el entorno financiero actual, es una quimera y un despilfarro de los ahorros que puede llevar al traste a la jubilación.

El proyecto denominado “myRA” comienza con la creación de unas “cuentas corrientes iniciales” en las que se designa qué bono o bonos del Estado conviene al cliente y con qué horizonte de inversión. De esta forma, el Estado pretende dirigir la inversión de las clases media y baja de los Estados Unidos, considerándolos incapaces de dirigir su propio futuro partiendo de la premisa de que “no pueden acceder a la Bolsa” y a los mercados de productos de alta rentabilidad.

Bajo la excusa de falta de conocimientos o supuesta imposibilidad material de acceder a los mercados, el Estado americano quiere convertir el sistema privado de pensiones en un gigantesco sistema público basado en la Deuda Pública. Con ello, el gobierno de Obama está jugando con las expectativas de los ciudadanos e inocula el desprecio a los mercados financieros acusándolos de “falta de seguridad” para los pequeños ahorradores y sustituyendo su papel por el de la Deuda Pública, supuestamente “segura”.

Si hay un terreno delicado en los mercados financieros, ése es el de los fondos de pensiones. Los individuos, en función de su aversión al riesgo, su capacidad de pago, su horizonte de inversión y su preferencia temporal, eligen qué fondos de pensiones recogen mejor en sus carteras dichas preferencias. En un país con unos mercados financieros muy ricos y diversos, el argumento de que “las clases menos favorecidas no pueden acceder a las sustanciosas rentabilidades de la Bolsa” no tiene validez alguna.

Las posibilidades de negocio y el control del patrimonio son acciones reales que deben ser ejercidas por el dueño de los ahorros. El presidente Obama no es quién para diseñar la jubilación de ninguno de sus ciudadanos ni tampoco para decidir qué activo es “seguro” y cuál no. Esto supone un despilfarro de recursos difícil de calcular por su tamaño a lo largo de una vida profesional entre 30 y 40 años.

No es cierto que sólo los “ricos” puedan acceder a la Bolsa. Incluso la Bolsa española siempre se ha caracterizado por el volumen de pequeños y medianos inversores dirigidos por los gestores de las sucursales de banco o las agencias de intermediación. Precisamente en esta vía ha progresado la industria de los fondos de pensiones en España, la cual sigue siendo todavía muy estrecha y cara. Las comisiones de gestión son fundamentales a la hora de decidir qué fondo tener.

No existe un activo de riesgo cero. Por mucho que el presidente Obama quiera engañar a la ciudadanía (y de paso sortear el control del Congreso en lo que queda de legislatura y reconocerlo sin ningún tipo de ambages) la Deuda Pública no puede copar el 100% de una inversión a largo plazo. Que sea de “renta fija” no significa que no pueda quebrar el emisor y los precios fluctúan todos los días. Un buen retiro se construye con una cartera correctamente diversificada donde deben estar presentes el oro, la renta variable y la renta fija.

Fuente: The Wall Street Journal [1]

© OroyFinanzas.com

[2]