- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los Bancos Centrales de Europa anuncian un cuarto acuerdo CBGA sobre reservas de oro

(OroyFinanzas.com) – En la mañana de hoy, los Bancos Centrales de los dieciocho miembros de la Zona del Euro más los Bancos Centrales de Suiza, Suecia y el Banco Central Europeo (BCE) [2] han anunciado la renovación del acuerdo sobre reservas de oro conocido como Central Bank Gold Agreement (Acuerdo de los Bancos Centrales sobre el oro, CBGA por sus siglas en inglés), el cual expiraba el próximo 25 de septiembre.

El nuevo acuerdo que será denominado CBGA4 no ha hecho públicos los detalles más relevantes como la cantidad que han acordado de venta máxima de reservas de oro o el régimen de transacciones y protocolo de actuación ante ventas entre miembros. En la nota de prensa publicada por los miembros del acuerdo, se insiste en la importancia del oro como elemento capital para mantener la estabilidad de las reservas de divisa extranjera y la necesidad de que los movimientos que se hagan con las reservas de oro se hagan de forma coordinada.

El próximo 27 de septiembre entrará en vigor el nuevo acuerdo. Estaremos pendientes en los próximos días de los detalles de un acuerdo que el propio Bundesbank negó que se fuera a firmar de nuevo hace dos meses y de lo cual dio buena cuenta esta casa. Mientras tanto, hagamos un poco de historia y veamos cuál ha sido la evolución de estos acuerdos desde el primero en 1999.

La historia de los Central Bank Gold Agreement

El acuerdo, integrado por los Bancos Centrales de los 15 Estados miembros de la Unión Europea de principios de siglo y firmado en Washington el 26 de septiembre de 1999 bajo el nombre Central Bank Gold Agreement [3], establecía un límite en la venta de 400 toneladas de oro al año en un plazo de cinco años.

El primer acuerdo, bautizado posteriormente como CBGA1 [4] (las siglas del término anterior y el número 1 por ser el primero) se hizo en un entorno muy favorable de poder sobre el mercado del oro. Los Bancos Centrales firmantes guardaban bajo custodia 33.000 toneladas de oro. En este sentido, el acuerdo significó un “alto el fuego” antes la intensa competencia vivida en los años anteriores por alquilar, prestar y vender reservas de oro.

En el año 2004, una vez finalizado el plazo establecido, los Bancos Centrales firmantes del primer acuerdo excepto Reino Unido y Grecia y al cual se sumaron Eslovenia, Chipre y Malta antes de entrar en la Eurozona, volvieron a firmar el acuerdo llamado CBGA2 el 8 de marzo del 2004. En esta ocasión, el límite de venta anual se elevó a 500 toneladas. Con lo cual, en los cinco años siguientes venderían hasta un límite de 2.500 toneladas de oro. También se limitaba a 2.100 toneladas el uso de contratos de futuros y leasing.

Cinco años después, en 2009, se firmó el tercer y último Acuerdo CBGA3 entre los Bancos Centrales del Eurosistema más Suecia y Suiza. Este Acuerdo se encuentra en vigor y finalizará el 27 de septiembre de este año, por lo cual los miembros se están planteando no renovarlo. En esta ocasión, el límite se volvió a establecer el que se puso en 1999: 400 toneladas anuales durante cinco años.

Una de las contingencias ocurridas en este Acuerdo es la venta de reservas de oro por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) [5]. En septiembre de 2009, fecha en la que se firmó el acuerdo CBGA3, el FMI vendió 403,3 toneladas de oro, casi un octavo de sus reservas totales. Desde entonces, el FMI ha vendido entre 15 y 20 toneladas de oro al mes.

¿Qué relevancia tendrá el nuevo acuerdo CBGA sobre los precios del oro?

En términos generales, el acuerdo tendrá poca repercusión en los precios ya que el oro que proveen los Bancos Centrales cada vez es menos relevante en el conjunto tanto de la oferta como de la demanda del mercado. El Acuerdo CBGA4 da oxígeno al sistema de emisión de certificados de oro respaldados en dichas reservas, las cuales están prestadas más de una ocasión cuando sólo deberían servir de colateral para una única operación de leasing o de préstamo ordinario.

Se zanja, por tanto, un riesgo existente de conversión masiva de papeles de oro en físico y, por tanto, la quiebra de los emisores, cosa que es complicada per se dada la evolución favorable de los precios del oro en 2014.

© OroyFinanzas.com

[6]