- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Mario Draghi del BCE: Controlando la inflación negativa o la deflación

(OroyFinanzas.com) – Es sorprendente cómo unas palabras de Mario Draghi, Gobernador del Banco Central Europeo (BCE), pueden condicionar la evolución de los mercados finacieros y los mercados de capitales. Esto no es nuevo. Todos recordamos a Jean Claude Trichet hace una década, enseñoreando el Euribor en los días de vino y rosas, cuando en la rueda de prensa advertía de su posición frente a la inflación, y según dijese “close monitoring” o “very close monitoring”, los mercados de bonos descontaban un diferente tipo de interés a corto plazo. Aparentemente, el Gobernador del BCE puede controlar los mercados como si de un juego se tratase [2].

Mario Draghi vino a decir hace algunas semanas que tomará las medidas que sean necesarias para… ¿para qué, realmente? En los estatutos del BCE está escrito que su misión es el control de la inflación [3]. Y sólo eso. Fantasía o realidad, se culpa de la hiperinflación de 1923 [4] en Alemania al incómodo triunfo electoral de Adolf Hitler en 1933. Siendo el BCE conceptualmente una continuación del alemán Bundesbank, esta misión de control de la inflación se escribió a fuego en sus estatutos. Contrasta con las misiones de la Reserva Federal Americana [5], que son tanto un crecimiento económico que genere máximo empleo, así como también el control de la inflación, además de la supervisión bancaria. El BCE no tiene entre sus competencias velar por el crecimiento económico, en principio.

Inflación negativa
Jesús Huerta de Soto nos advirtió hace algunos días sobre “La Paranoia Antideflacionista [6]”. El catedrático vino a decir que actualmente la deflación no es significativa, que si la hay tampoco es tan mala y que Mario Draghi ha hecho un juego de manos para contentar a los políticos y a la vez mantener bajo control la cantidad de dinero. Y es muy posible que así sea.

Sin embargo, llama poderosamente la atención el discurso oficial del gobernador actual para “evitar la deflación [7]”. O sea, evitar una inflación negativa. En teoría su misión era evitar la hiperinflación [8], la inflación exageradamente positiva. Pero con el argumento de “controlar la inflación” ha extendido el paraguas de sus competencias al terreno negativo: a la deflación, que se produce… cuando hay crisis económica por contracción de la actividad económica.

Con esta pirueta argumental, el BCE debería ahora también evitar la deflación, o lo que es lo mismo: promover el crecimiento económico. Igual que la FED.

Las nuevas atribuciones del BCE
Como decía Huerta de Soto, es posible que este “hacer lo que sea necesario” haya quedado de momento en poca cosa, por habilidad de Draghi o imposición de Merkel. Sin embargo, se ha retorcido un estatuto que limitaba las actuaciones del BCE, impidiéndole animar con liquidez un crecimiento económico que a toda costa desean nuestros políticos, aunque sea ficticio.

De este modo, con otro Gobernador y otros presidentes de los Estados, el BCE podría regar la eurozona con toda la liquidez que considere oportuna, bajo el argumento de evitar la deflación.

El Abenomics [9] ya está inventado, sin demasiado buen resultado. Claro, que a ver quién se atreve a hacer otra cosa…

© OroyFinanzas.com

[10]