- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Podría el Banco Central de Suiza introducir una tasa sobre el dinero en efectivo?

(OroyFinanzas.com) – Miles Kimball, profesor de economía en la Universidad de Michigan, augura que los tipos de interés negativos vigentes en Suiza darán lugar a un almacenamiento masivo del franco suizo en papel. Para combatir este efecto propone la introducción, por parte del Banco Central de Suiza (SNB), de una tasa sobre el papel moneda y, de esta forma, evitar el almacenamiento de dinero en efectivo. Es una propuesta que nos ha llamado mucho la atención ya que estaría en línea con intenciones no oficiales de otros países, como Suecia, de eliminar el dinero en efectivo [2] al conferir un poder mucho más grande del estado sobre los ciudadanos y empresas.

Sr. Kimball, Thomas Jordan, presidente del Banco Nacional de Suiza (SNB), ha señalado que el tipo de depósito actual en Suiza de -0,75 % podría ser aún más negativo [3]. ¿Hasta dónde pueden llegar las tasas negativas?

El único límite a las bajadas de los tipos de interés es la recuperación económica a gran escala. En esta situación se haría innecesario introducir tipos de interés negativos.

Pero, ¿cómo puede continuar una bajada de los tipos de interés cuando la gente puede obtener un interés cero almacenando el dinero en efectivo?

Las personas no están de acuerdo en eso. Pero con una tasa negativa del 0,75% prolongada en el tiempo, digamos durante cinco años, entonces sí habría almacenamiento masivo de dinero físico. Sin embargo, llevará un tiempo hasta que los modelos de negocio se reestructuren para poder guardar el papel moneda. Si la gente pensara que la situación actual iba a continuar, sí que afectaría a los actuales tipos negativos. Pero si yo fuera a crear una empresa de almacenamiento de papel moneda, tendría miedo de que el Banco Central de Suiza pudiera irrumpir y deshacer mi negocio. Si la gente confía en que el Banco Central de Suiza no va a tomar medidas para impedir las ventajas de almacenar dinero físico, entonces el tipo de los depósitos se vería seriamente comprometido. El Banco Central de Suiza ya ha cruzado el Rubicón y ahora tienen que adoptar medidas adicionales para evitar el almacenamiento masivo de dinero en efectivo.

El año pasado usted asistió a una presentación con el personal Banco Central de Suiza. ¿Qué les aconsejó?

Propuse una tasa sobre el dinero en efectivo. El camino que el Banco Central de Suiza ha recorrido lo hace bastante plausible porque están abiertos a nuevos enfoques. El hecho de bajar a -0.75% confirma esta disponibilidad a probar nuevas políticas. En el contexto actual, es bastante sencillo y sonaría razonable decir: empezamos a ver signos de una acumulación de papel de francos suizos y queremos evitarlo. Vamos a cortar la diferencia que existe entre almacenar dinero en efectivo y los depósitos bancarios -con tipos de interés negativos-, con la introducción de una tasa de incremento gradual sobre depósitos en moneda papel. Si los bancos quieren depositar el papel moneda en el Banco Central de Suiza, tienen que pagar esta tasa. No veo ninguna razón por la que el Banco Central de Suiza no pueda argumentar algo así. Renunciar al tipo de cambio fijo con el euro fue una medida mucho más controvertida. [4]

Entonces, si yo quisiera depositar dinero en efectivo en mi cuenta del banco, éste tendría que cobrarme una tasa porque ellos deben pagar una cuota al Banco Central de Suiza. ¿Es correcto?

Sí, si la tasa de depósito inicial es cero pero se incrementa un 1.25% anual, entonces, incluso a tasas de interés de -1,25 por ciento no existiría la tentación de acumular papel moneda porque no habría forma de beneficiarse almacenando dinero físico. Con esos tipos se tardaría años antes de que el pago no sea más que un mínimo porcentaje. Con una tasa de depósito tan pequeño, la mayoría de los comerciantes aceptarán el dinero en efectivo. Así que el tipo de depósito no debería crear problemas en los hogares que disponen de efectivo para pagar bienes. Y es de esperar que la economía pueda recuperarse antes de que el tipo de depósito tenga que aumentar aún más.

Usted defiende las grandes oscilaciones en los tipos de interés para estabilizar la economía. Para luchar contra una recesión, usted propone tipos que podrían transformarse rápidamente en negativos. ¿Qué tipo de interés hubiera aconsejado para la pasada gran recesión de 2008/2009?

He dejado por escrito que si, en 2009, hubiéramos establecido un tipo del -4% en los EE.UU., a finales de ese mismo año hubiéramos visto una recuperación económica sólida. De hecho, creo que con una tasa de -3% probablemente también habría sido suficiente. Pero para las personas que dudan de que incluso con el -4% no hubiera sido bastante, les respondo que se podrían ir tan bajo como fuera necesario. En algún momento la economía despega a una velocidad muy rápida. Y este hecho provoca una subida en los tipos de interés. Si se toman medidas para evitar el almacenamiento masivo de dinero en efectivo, entonces la única limitación a la bajada de los tipos de interés es la recuperación de la economía.

Usted defiende la imposición de tipos negativos por encima de las medidas de flexibilización cuantitativa (QE) [5]. Estos dos instrumentos, ¿de qué de forma diferente afectan al sistema?

La QE opera con el riesgo y el plazo de las primas. Con tipos de interés negativos ya estás bajando cuatro tipos de interés: el del banco central, el tipo sobre el préstamo, el de la de reservas de los bancos, y la tasa de interés del dinero en efectivo. Las tasas negativas protegen del riesgo de que toda la estructura se venga abajo. Para una prima de riesgo alta, la QE funciona muy bien. Pero hay un problema. Si prolongas el riesgo y el plazo en el tiempo, la consecuencia es que entonces se necesitan cantidades cada vez mayores de QE para que las medidas tengan efecto. Y si, por el contrario, se intenta ajustar la prima de riesgo por debajo de lo que debería ser, probablemente surgirán otros efectos secundarios negativos. Por el contrario, si utiliza las tasas negativas -y evitas que se desmorone toda la estructura-, la economía puede seguir funcionando normalmente. Los bancos operan con márgenes: si pueden prestar a un tipo de interés más alto del que obtienen cuando solicitan préstamos, entonces no hay problema. Pero tampoco quiero mostrarme demasiado negativo con los QE porque, durante la crisis financiera, con primas de riesgo elevadas, fueron medidas útiles para lograr combatirlas y rebajarlas. Pero las QE tienen un límite.

No a todos los sectores de la economía les seducen los tipos de interés bajos. Hay preocupaciones asociadas a tipos de interés negativos. ¿El mercado inmobiliario u otros mercados de activos podrían terminar en una burbuja?

Según la teoría económica estándar, los precios de los activos, en general, son altos cuando las tasas de interés son bajas. Si los precios de bienes raíces son un problema, se podrían establecer impuestos sobre la propiedad. Pero el gran problema no es que los precios de las propiedades se disparen, sino el alto grado de apalancamiento que pueden generar. La política correcta es exigir a los bancos que ofrezcan hasta un 50% de financiación. O que para las hipotecas individuales se solicite sólo el 50% de capital financiado. Así, los bancos estarían presentes en los beneficios o pérdidas de capital cuando se venda la casa. Un alto porcentaje de financiación por parte de los bancos equivale a dejar a los firmantes del préstamo solos ante una caída brusca de precios.

¿Hay otros efectos?

Las tasas de interés se mantendrán bajas en el futuro. El cambio de modelo, desde la producción a los servicios, en muchos países como Alemania y, en el futuro China, son buenas razones para ello. Los tipos de interés futuros podrían ser positivos pero muy bajos. Dicho tipo de interés, en el largo plazo, significa que las predicciones y expectativas de lo que va a suceder en un futuro lejano son mucho más importantes que los precios de  los activos. Y los debates sobre estas expectativas podrían hacer incluso que los precios de los activos fluctuaran más.

¿Por qué en ese futuro lejano los tipos bajos son más influyentes?

Si las tasas de interés son altas, las empresas sólo se preocupan en invertir en proyectos que proporcionan un beneficio rápido porque, de lo contrario, no pueden pagar un interés elevado. Por otro lado, si los tipos de interés son muy bajos, las empresas y las personas realizan inversiones a más largo plazo porque pueden financiarlas gracias a un tipo de interés modesto.

Si puedes esperar mucho tiempo en amortizar la inversión, las ideas de las personas sobre lo que sucederá en los próximos 10 o 20 años serán elementos cruciales para la compra de compañías o inversión en proyectos valiosos. Con una tasa de interés baja, los precios de los activos no sólo subirán sino que fluctuarán más. Así que necesitamos crear estructuras capaces de adecuarse a esta situación. Que los bancos exijan mayor capital para formalizar hipotecas muestra claramente quién está tomando los riesgos. Porque si el hipotecado no puede hacer frente al préstamo entonces será el gobierno y los contribuyentes los que paguen esas pérdidas ocasionadas por la crisis financiera.

¿Exigir mayores requisitos para acceder a los préstamos no afectará al efecto positivo de los tipos negativos?

En realidad existe una subvención implícita a la deuda por parte del gobierno. Así que requisitos de capital más exigentes no hacen sino que reemplazar el subsidio del gobierno para la inversión financiada con deuda. Para compensar esto puede que tengan que bajar más las tasas. Larry Summers ha manifestado que, a medida que la demanda es demasiado baja, puede ser que se necesiten burbujas para aumentarla. Pero los tipos negativos nos permiten defendernos de burbujas, con unos requisitos de capitales más elevados y sin tener que preocuparnos por tener o no demanda agregada. Las tasas negativas son lo suficientemente potentes como para no depender de las burbujas.

También defiende la idea de que Suiza pudiera ofertar un seguro para el mundo a través de los activos de calidad que posee. Pero, ¿cómo puede el país beneficiarse de este seguro?

Suiza debería considerar el establecimiento de un Fondo de Riqueza Soberana, separado del banco central. Esto ahora es normal porque el gobierno suizo tiene más riqueza que deuda. Con tasas de interés negativas se podrían prestar grandes cantidades de dinero, tal vez cuatro o cinco billones de francos suizos que podrían invertirse en fondos cotizados y eludir así a compañías particulares. El negocio sería como el de los bancos: préstamos baratos e inversiones con un mayor retorno. Una de las críticas más señaladas hacía referencia a las grandes reservas de divisas del Banco Nacional Suizo y la baja rentabilidad que aportaban. Por eso creo que una mayor rentabilidad facilitaría una mayor aceptación y, por tanto, la adopción de esta iniciativa.

Fuente: FuW [6]

© OroyFinanzas.com

[7]