- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Aceptaría la mitad de un billete de 50 euros como pago a una factura de 25?

(OroyFinanzas.com) – ¿Aceptaría la mitad de un billete de 50 euros como pago a una factura de 25? Aunque la primera impresión que nos puede venir a la mente, leyendo el titular sea un no rotundo, existe una región canadiense donde se está generalizando este uso y los billetes mutilados se aceptan como medio de pago entre los comerciantes.

En la provincia francófona de Gaspé, situada en Quebec (Canadá), se está produciendo esta circunstancia insólita a la par de original. Desde la primavera pasada han empezado a circular ampliamente en esa comarca billetes de 5, 10 y 20 dólares canadienses, partidos por la mitad, y que son conocidos por los lugareños como “demi”. Y son muchos los comerciantes locales que los aceptan con normalidad como pago por sus mercancías.

“Es una moneda que sólo va a circular entre estos usuarios”, señala a la CBC Patrick DuBois, activo participante de esta nueva forma de pago. Entre las razones que esgrimen los defensores de esta nueva moneda se encuentra el hecho de que al no ser aceptada más allá de su propia región, todo ese dinero circulante, se queda en la comarca. Una forma de estimular y alimentar los negocios locales, evitando que ese dinero vaya a otras regiones donde no es aceptado. Por eso no resulta extraño que muchos comerciantes los utilicen gustosos y defiendan su uso.

Una práctica legal

Por extraña que nos pueda parecer esta práctica, en realidad, los usuarios de “demis” no están violando ninguna ley canadiense. Así lo ha manifestado a preguntas de la prensa Josianne Ménard, portavoz del banco central canadiense. Aunque también quiso aclarar que esta forma de actuar no es aconsejable y apeló a los billetes de curso legal –no mutilados- como “símbolo y fuente de orgullo nacional” como argumento. Además, manifestó que siguiendo la política oficial del Banco de Canadá estos billetes “demis” no podrían ser reembolsados por la entidad –por billetes oficiales, sin mutilaciones-, si resulta evidente que han sido cortados por la mitad de manera sistemática y a conciencia.

La original decisión de los pobladores de la región canadiense de Gaspé puede ir en contra una de las funciones básicas de la mayoría de los gobiernos nacionales, en todo el mundo: el monopolio de la expedición y regulación de la moneda. Emitir billetes es una manifestación del poder y las autoridades competentes no suelen ceder de buena gana ese poder, que ejercen en monopolio.

Otros ejemplos

En la crisis que aquejó a Argentina en 2001-2002, ante la falta de liquidez del gobierno central, algunas provincias emitieron bonos que circulaban como monedas paralelas o “cuasimonedas”, con nombres como el “patacón” en Buenos Aires y el “quebracho”, en Chaco. Estas nuevas formas de pago, llegaron a formar parte de los salarios de los empleados estatales en estas provincias. En la región rural de Berkshires, en el estado de Massachussetts, del noreste de Estados Unidos, ha circulado una moneda conocida como “Berkshares”.Y en Ithaca, localidad con alta población universitaria del norte del estado de Nueva York, algunos comercian con “Ithaca hours”, otro ejemplo de “divisa” exclusivamente local.

Sin embargo, en el caso canadiense, no se trata de una nueva moneda, sino de una alteración física a la moneda oficial. De esta forma, se evita que el dinero termine en grandes centros comerciales o que pueda ser eliminado de la circulación, ingresándolo en una cuenta corriente bancaria.

Seguir leyendo en BBC.com [1]

© OroyFinanzas.com

[2]