El oro como centro del “cosmos monetario” – Jelle Zijlstra ex-presidente del Banco Central de los Países Bajos

lingotes de oro

(OroyFinanzas.com) – El oro como centro del “cosmos monetario” fue una expresión acuñada por el economista Jelle Zijlstra que, en su obra, defiende el papel central del oro en el sistema monetario, como único patrón real al que deberían estar sujetas las divisas.

Jelle Zijlstra fue un célebre economista, además de ser uno de los estadistas más finos de Holanda. Ocupó distintos cargos políticos a máximos niveles a lo largo de su vida y su buen hacer le llevó a la presidencia del Banco Central de los Países Bajos, cargo que compatibilizó con la presidencia del Bank for International Settlements (BIS), de Basilea. Desde este cargo, fue testigo del derrumbe de los acuerdos de Bretton Woods y de las negociaciones e intercambio de opiniones en torno al nuevo sistema monetario que se impuso después.

De sus libros, podemos conocer como el subsecretario del Tesoro estadounidenses, Paul Volcker, encabezó una delegación, el 7 de julio de 1971, para instar al gobierno de holandés a cambiar su política monetaria, y dejar de cambiar dólares por oro. Como recuerda Zijlstra, “desde principios de 1971 ya se había convertido casi 600 millones de euros por oro u otro activo en condiciones de igualdad”. Sin embargo, lo más llamativo de esta frase es “activo en condiciones de igualdad” porque para un banco central no existe un equivalente al oro físico. No hay activo comparable y si no se posee, no se tiene. Una explicación la podemos encontrar en los balances de los Bancos Centrales, cuando presentan sus reservas oficiales de oro con la leyenda “derechos en oro y oro”. Para los Gold bugs, el término “derechos en oro” es contradictorio y ha sido fuente de sospechas de que los Bancos Centrales pueden contabilizar unas reservas de oro que no poseen físicamente, sino que no es más que un reclamo fiduciario de una entrega futura de oro.

Zijlstra y Volcker como adversarios monetarios

El encuentro entre los dos hombres, con dos ideas monetarias opuestas, queda muy bien ilustrada en la siguiente anécdota que todavía recuerdan muchos economistas holandeses. Según se cuenta, Volcker, ante la actitud holandesa de cambiar dólares por oro físico, dijo a Zijlstra, “usted está meciendo el barco”, a lo que este respondió: “Si el barco se balanceaba porque cambiamos 250 millones de dólares por oro o en activos de igual consideración, entonces es que el barco ya se ha hundido”. Zijlstra se negó a atender la petición de los Estados Unidos y siguió deshaciéndose de los dólares que tenía el Banco Central de los Países Bajos para cambiarlos por oro. Para el holandés, la tormenta monetaria prevista hace algunos años estaba a punto de desatarse, como finalmente ocurrió el 15 de agosto de 1971. Volcker, por su parte, acabó con el tiempo presidiendo la Federal Reserve-FED (el Banco Central de los EE.UU.)

 Zijlstra: Un hombre de convicciones

De los libros de Zijlstra podemos aprender su visión monetaria. Describe la inflación como “la injusticia social más grave” porque “afecta a los menos afortunados” y cómo al frente de sus responsabilidades predicó con el ejemplo y desarrolló una política fiscal prudente, opuesta a tensiones inflacionarias. Otro dato interesante es que siempre calculaba el valor del florín holandés en términos de oro (“1 florín=0,334987 gramos de oro fino”), también después de la devaluación sufrida por la moneda en 1978 (0.13333 gramos de oro fino). ¿Por qué un banquero central, ex presidente del BIS, calculaba el valor de su moneda en términos de oro cuando se supone que oficialmente ha sido erradicado del sistema monetario?

Zijlstra escribe de forma sincera y describe la función de los Bancos Centrales, defendiendo la necesidad de mantenerse independiente frente a las presiones o injerencias del gobierno. De la misma forma reconoce que el precio del oro se mantiene artificialmente demasiado bajo y explica su visión de que el oro debería ser “el sol en un cosmos monetario”, en el que el resto de divisas deberían orbitar en torno a él como si fueran planetas. Una buena solución para haber hecho frente a la crisis de 1971, “habría sido elevar drásticamente el precio del oro”. De haberse elevado el precio, el contenido de oro en las divisas se habría reducido y, de esta forma, se hubiera permitido la devaluación del dólar, “frente a todas las demás monedas”. Sin embargo, a los estadounidenses no les convenció esta idea, que arrebataría a su moneda el papel central en la escena económica mundial, como moneda de reserva, en favor del oro. Así que no se pudo llegar a ningún acuerdo y la postura estadounidense se impuso de forma unilateral.

Los DEG (Derechos Especiales de Giro) del FMI

En cuanto a la introducción de los DEG-Derecho Especial de Giro (o SDR por su siglas en ingés- ‘Special Drawing Rights’) , a finales de la década de los 60, señala que tuvieron una muy buena acogida, convirtiéndose pronto en “una fantasía para los intelectuales”, que señalaban a la nueva creación como el nuevo sol en el “cosmos monetario.” De hecho, en un principio parecía que los estadounidenses eran partidarios entusiastas de este nuevo instrumento monetario internacional, “pero resultó ser un pretexto”. Con la introducción de los SDR, el oro se desplazaba aún más de su función original y “tan pronto como el oro se retiró como un punto central en el marco monetario internacional, su amor por el SDR desapareció”, y el desinterés generalizado parece extendido hoy en día.

Conclusión sobre la obra de Zijlstra

De la lectura de la obra de Zijlstra sabemos que los Bancos Centrales estaban convirtiendo sus dólares en oro -probablemente lo hicieron desde el principio del acuerdo de Bretton Woods en 1944-, o en activos “en pie de igualdad de oro”. Otro regalo es lo que dejó escrito en la década de 1990: “El precio del oro se mantiene artificialmente demasiado bajo”. Y lo más importante, ha proporcionado toda la información necesaria para concluir que los Bancos Centrales siempre están evaluando su moneda en términos de oro. Para Zijlstra no hay que pensar en el dólar o cualquier otra moneda –como los SDR- como el sol de un “cosmo monetario”. Sólo puede ser el oro. Y parece que últimamente está recobrando prestigio entre las instituciones.

Zijlstra murió en 2001. Su legado y puntos de vista son un alarde de honradez. De su lección perdurable se podría decir que nunca está demás poseer algo de oro físico porque es como el sol, que al final, todos acabamos girando a su alrededor.

Fuente: Marketupdate

© OroyFinanzas.com

Suscríbase al servicio de análisis de los mercados, metales y Bitcoin de los analistas de OroyFinanzas.com con ideas de trading y análisis exclusivos para suscriptores del servicio premium de OroyFinanzas.com. Más información en este enlace.

© OroyFinanzas.com

Sobre el autor

OroyFinanzas.com
El equipo de analistas de OroyFinanzas.com y sus autores invitados para fomentar el entendimiento del dinero.

3 Comentarios en "El oro como centro del “cosmos monetario” – Jelle Zijlstra ex-presidente del Banco Central de los Países Bajos"

  1. Magnifico artículo. Enhorabuena! Seria interesate conocer lo que pensaban otros contemporáneos de Zijstra, y no sólo sobre el oro. Muchas veces, sino siempre, se aprende mas de los clásicos que de lo que nos diga nuestra opinión pública.

  2. Buen Articulo, que me motiva a enunciar nuevamente el Teorema del Dinero: Si Au & Ag son dinero, entonces todo lo demás es crédito y señoreaje, donde Ag y Au son barra en fisico.

  3. Llámese oro, cobre o llámese tierras raras… cualquier activo tangible de valor creciente (por ser finito) debería ser más atractivo que cualquier moneda fiat basada en la fe y la deuda infinita.
    Lo que éste señor sugería era una utopía, pero todos sabemos que hasta que no controlen el 99’9% del metal físico y el sistema económico esté resquebrajado hasta los cimientos no dejarán que éste recupere su puesto predominante en términos de divisa.
    El metal volverá a ser lo que era, e incluso marcará un antes y un después, según mi parecer. Sólo hay que dejar que la economía global se autodestruya, esa es su tendencia, reset y vuelta a empezar. Una economía basada en el crecimiento desmesurado e infinito no es posible.

Comments are closed.

mencionado en: