- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Va a ser la crisis económica china el catalizador para el colapso del sistema financiero?

(OroyFinanzas.com) – La crisis económica de China se ha convertido en un tema recurrente para todos los analistas. La bolsa china ha caído un 3,3% hoy, y un 20% en lo que va de año. Además los riesgos se han ampliado por los fondos de apoyo e intervención del gobierno chino y los créditos de bancos chinos a inversores institucionales por más de 200.000 millones de dólares en 2015. Si China no consigue controlar su crisis económica podría convertirse en el catalizador de la próxima gran crisis económica mundial.

El Banco Central de China (PBoC) se encuentra con serías dificultades para gestionar el renminbi o yuan [1] por la presión generada por la subida de tipos de interés de la Reserva Federal-Fed (el Banco Central de Estados Unidos) en diciembre 2015, [2] al tener su moneda en paridad con el dólar y haberse revaluado frente a la mayoría de las monedas. Las famosas reservas de divisas chinas, las más grandes del mundo, se han reducido de 4 billones de dólares (4 veces el PIB de España) a 3,3 billones en diciembre 2015, en un intento de apoyar al yuan.

El mercado de yuan offshore

El mercado de yuan offshore (los yuanes que se negocian fuera de China) se cotiza más bajo que el yuan oficial onshore. Esto fomenta la idea de que el PBoC está gestionando el yuan a la baja para igualarse al yuan offshore. La diferencia entre el yuan offshore y onshore podría ser peligrosa porque podría incentivar un mercado negro de dólares de operadores que quieran protegerse ante una posible devaluación de China. Esa devaluación se considera por algunos inversores de Hedge Funds como muy probable y algunos como Mark Hart calculan que el yuan podría devaluarse hasta un 50%.

El mercado offshore de renminbi es todavía muy pequeño con sólo un 3% de cuota de mercado, pero ganando cuota muy rápido después de la decisión del Fondo Monetario Internacional-FMI (International Monetary Fund) [3] en noviembre 2015 de incuir el yuan en la cesta de Derechos Especiales de Giro-DEG (Special Drawing Rights-SDR) junto al dólar, euro, yen y libra esterlina, [4] a partir del 1 de octubre 2016.

Para prevenir los cortos, la venta al descubierto con la expectativa de que caiga el yuan, el PBoC ha aumentado los tipos de interés interbancarios intradía sobre el renminbi hasta un 80%. En el corto plazo, el banco central chino puede defender su posición, pero la reducción progresiva de sus reservas de divisas genera dudas sobre sus posibilidades de ganar una guerra abierta de divisas.

El sistema bancario chino

El riesgo más grande reside en el sistema bancario chino. En la última década el crédito a la economía real china ha aumentado un 10% anual con la deuda corporativa, alcanzando hasta un 147% del PIB chino. El año pasada la economía china creció un 6,9%, un porcentaje modesto para sus estándares, y la deuda oficial con poca probabilidad de pago ha alcanzado los 700.000 millones de dólares. Esto supone un 2,3% de los activos bancarios, minúsculo comparado con Grecia que alcanza el 40% o Italia, con un 16%. Precisamente por ello algunos analistas dudan de la veracidad de estas cifras y piensan que los riesgos ocultos bancarios deben ser mayores, especialmente porque la subida del dólar ha dificultado el pago de deuda denominadas en dólares para muchos operadores.

Otra práctica peligrosa contable en China es la transformación de créditos comunes en inversiones para ayudar a intermediarios no financieros (conocidos como shadow banks o sistema bancario en la sombra) que parece estar creciendo. Esta reclasificación permite a los bancos chinos aumentar sus beneficios al saltarse los estándares regulatorios que se imponen de reservas para deuda de difícil cobro. La falta de reservas adecuadas podría provocar que algunos de estos créditos en la sombra provoquen el caos más rápido de lo que se espera.

Por todas estas razones, la crisis económica en China podría ser la crisis subprime [5] del mundo financiero en 2016 0 2017, y sería aún más profunda que en 2008.

Fuente: OMFIF [6]

© OroyFinanzas.com

[7]