- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Qué es el acuerdo monetario internacional Smithsonian Agreement de 1971?

(OroyFinanzas.com) –El 17 y 18 de diciembre 1971, los países del G10 se reunieron en el Smithsonian Institution en Washington DC con la intención de rescatar el Sistema Monetario Internacional de Bretton Woods de 1944 [2] de tipos de cambios fijos. El Smithsonian Agreement es el resultado de esa reunión, pero en 15 meses el sistema de Bretton Woods colapsó definitivamente. En el Smithsonian Agreement se acordó ampliar la fluctuación del dólar frente al oro en bandas de +/- 2.25% y aumentar el precio oficial del oro de 35 dólares a 38 dólares por onza, devaluándolo así un 7,9%, y permitir que las principales divisas se revaluaran frente al dólar. El yen se revalorizó + 16,9%; el marco alemán +13,6 %, el franco francés +8,6 %, la libra esterlina +8,6 %, la lira italiana +7,5%. En términos generales el dólar se devaluó un 10% frente al resto de divisas. Fue el primer acuerdo en el que los tipos de cambio de las divisas se negociaron. Como parte del acuerdo también se tenía previsto estabilizar el sistema monetario utilizando Derechos Especiales de Giro-DEG (Special Drawing Rights-SDR) [3].

El Smithsonian Agreement fue un intento a la desesperada de rescatar el Sistema Monetario Internacional de Bretton Woods después de que Nixon, el presidente de Estados Unidos, cerrara la ventana de convertibilidad de dólares por oro el 15 de agosto 1971 [4], convirtiendo el dólar en una moneda fíat [5]. Hasta esa fecha, los bancos centrales del mundo podían intercambiar sus dólares por oro físico a un precio de 35 dólares por onza. Este acuerdo mantuvo a Bretton Woods en vigor hasta su abandono el 14 de febrero de 1973, cuando las monedas de los países de la Comunidad Económica Europea (European Economic Community-EEC) y de Japón pasaron a fluctuar libremente.

Antecedentes del Smithsonian Agreement

El Sistema Monetario Internacional creado con el acuerdo de Bretton Woods permitía a los bancos centrales del mundo [6] tenedores de dólares intercambiar sus dólares por oro a un tipo de cambio fijo de 35 dólares por onza de oro. La demanda constante de dólares por todos los países del mundo fue peligrando con el paso del tiempo por la alta demanda de dólares en todo el mundo para el comercio mundial que emujaba a aumentar el volumen de dólares en circulación, pero que, al mismo tiempo, emujaba al alza el déficit de cuenta corriente de EE.UU. Hacia 1961, tal como explicamos en nuestro artículo de referencia sobre el dilema de Triffin [7], la cantidad de dólares en circulación empezaba a superar el inventario total de reservas de oro disponibles de Estados Unidos y por tanto cabía la posibilidad que EE.UU. no pudiera cumplir su promesa de cambio de una onza de oro por cada 35 dólares. Para resolver ese problema los EE.UU. podían devaluar el dólar, pero una devaluación crearía un fuerte incentivo para que los otros bancos cambiasen dólares por oro. El dilema para el Banco Central de Estados Unidos (la Reserva Federal-Fed) y el Ministerio de Finanzas de Estados Unidos (US Treasury) era que si no seguía inyectando más dólares en el Sistema Monetario Internacional el sistema no funcionaba, pero si inyectaba más dólares el sistema era inestable.

Después de 1965 la incertidumbre incluso aumentó. La alta inflación en EE.UU. exapandió el déficit de la balanza de pagos y aumentó la circulación de dólares fuera de EE.UU. La inflación aumentó de menos de un 2% a principios de 1965 a un 6% para finales de 1969.

Hacia mediados de 1971, los especuladores vendían dólares por divisas y algunos bancos centrales habían convertido sus reservas de dólares en oro y repatriado a su país. El caso más famoso es el caso de Francia que envió una fragata para recoger su oro en EE.UU. [8]

En agosto 1971, el presidente Nixon de EE.UU. [9] cerró la la ventana de cambio de dólares por oro físico a los bancos centrales extranjeros [4]. Nixon achacó esa decisión a los fallos de diseño del sistema de Bretton Woods, la política monetaria de la Reserva Federal y al déficit de la balanza de pagos por las prácticas comerciales injustas de otros países y la falta de voluntad de compartir los costes de la guerra fría. Nixon quería que las otroas monedas se revalorizaran frente al dólar, pero no quería devaluar el dólar frente al oro.

La decisión de Nixon creó un entorno de crisis y muchas divisas clave se apreciaron frente al dólar, a pesar de intervenciones en los mercados de los bancos centrales. Se empezaron a restringir los flujos financieros y había preocupación entre los banqueros centrales sobre la posibilidad de que las relaciones se pudiera colapsar por la incertidumbre en los tipos de cambio con una seria recesión a la vuelta de la esquina.

En la reunión del Smithsonian se acordó devaluar el dólar frente al oro un 8,5%, al aumentar el precio por onza a 38 dólares. Otros países acordaron revaluar su moneda frente al dólar. El efecto neto fue que el dólar se devaluó un 10,7%.

Como parte de los acuerdos del Smithsonian, los banqueros centrales de los países participantes también acordaron discutir cambios y reformas del Sistema Monetario Internacional para el futuro. Se quería hablar sobre el papel del dólar, una responsabilidad compartida por la estabilidad de los tipos de cambio, el papel futuro del oro y medidas para gestionar los volátiles flujos financieros.

El Smithsonian Agreement no consiguió restablecer la confianza en el sistema de Bretton Woods. Durante 1971, los especuladores empujaron las monedas europeas a los límites máximos de la banda de tipos de cambio acordada en el Smithsonian. Al intervenir los bancos centrales se quedaron con muchos dólares que no querían, aumentando la presión inflacionaria. Alemania y Japón empezaron a controlr los flujos financieros y otros países les siguieron.

El precio del oro aumentó hacia mediados de 1972 hasta los 60 dólares. El 12 de febrero de 1973, cuando los mercados de divisas en Europa y Japón estuvieron cerrados, los Estados Unidos devaluaron el dólar otra vez un 10%, hasta los 42 dólares por onza de oro. Al abrirse los mercados de nuevo aumentó la especulación contra el dólar de forma agresiva y un mes más tarde casi todas las monedas importantes se fijaban a un tipo de cambio libre contra el dólar. Y éste fue el fin del sistema de Bretton Woods.

Curiosamente el Smithsonian Agreement y Bretton Woods, como explica en Twitter Victor The Cleaner, siguen vigentes a día de hoy porque nunca se llegaron a revocar.  Las 8.000 toneladas de las reservas de oro de EE.UU. se deben a los tenedores de dólares a un precio de 42,22 dólares, tal como se fijó en el Smithsonian como parte del sistema de Bretton Woods.

[15]