- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Evolución e hitos de la Reserva Federal de 1913 a 2008 (II)

(OroyFinanzas.com) – Desde la última gran crisis de 2008, la Reserva Federal-Fed (Federal Reserve en inglés, el Banco Central de Estados Unidos) se ha alineado en la mayoría de los casos de su historia con los prestatarios, poniendo en circulación grandes cantidades de dinero nuevo y reduciendo los tipos de interés a cuotas cercanas a cero [2]. Una situación que ha enfurecido a los acreedores que no cejan en su empeño de que el péndulo gire en la otra dirección. En este artículo finalizaremos con otros capítulos de interés, en la intra-historia de la Fed, que ya expusimos en la primera parte del mismo. [3]

5. El largo camino hacia la “independencia” de la Reserva Federal-Fed de 1950 a 1970

El banco central tenía desde que se acabará con el patrón otro en 1934 la libertad de fomentar el crecimiento mediante la impresión de dinero, y la responsabilidad de no imprimir demasiado. Sin embargo, los políticos con una visión a corto plazo acudieron rápidos a la demanda de dinero y para las siguientes décadas la Fed no tuvo problemas en satisfacer sus deseos.

En 1942, a petición del Departamento del Tesoro, la Reserva Federal acordó mantener bajos los tipos de interés para los bonos del gobierno, para ayudar a financiar el gasto militar de la Segunda Guerra Mundial. Estos tipos bajos se mantuvieron por casi una década, hasta la firma de un acuerdo con el Tesoro fechado en 1951 que confirmaba la autonomía de la Fed para subir los tipos.

En la década de los años 60, Wright Patman, un congresista demócrata de Texas y presidente del comité bancario, lidera iniciativas legislativas contra la Ley de la Reserva Federal de 1913, argumentando, en alusión a la Fed  que “un grupo de hombres controlan uno de las resortes más poderosos de economía y que son no responsables ante nadie “.

Sin embargo, en 1965, el presidente Lyndon B. Johnson, que quería el crédito barato para financiar la guerra de Vietnam y su programa de “Gran Sociedad”, vuelve a cambiar la tendencia. En una reunión en su rancho de Texas con el presidente de la Fed William McChesney Martin, Johnson presionó a Martin para volver a bajar los tipos e imprimir dinero. De esta forma, la inflación [4] siguió subiendo de forma importante hasta principios de 1980.

“Espero que haya hecho examen de conciencia y esté convencido de hacer lo correcto.” – Lady Bird Johnson, (esposa del presidente) al presidente de la Fed, William McChesney  Martin, a su llegada al rancho texano.

6. La regla Volcker: un banco central independiente de Estados Unidos

La recesión a mediados de la década de 1970 había generado unas tasas de desempleo altas, en torno al 9 %, y los demócratas, frustrados ante lo que creían una respuesta inadecuada por parte de la Fed, aprobaron medidas legislativas para establecer lo que se conocía como el doble mandato. La Fed se encargaría de tomar medidas para crear el máximo empleo posible y la estabilidad de los precios. El Congreso finalmente formalizó estas medidas en 1978.

La inflación aumentó en un 11 % al año siguiente, y el presidente Jimmy Carter acordó el nombramiento de un nuevo presidente de la Fed, el independiente Paul A. Volcker. En los siguientes años, el nuevo presidente de la Fed, elevaría los tipos de interés con fuerza, -llevando a la economía a una recesión profunda-, con el objetivo de controlar la inflación. El sucesor de Carter en la presidencia, el republicano Ronald Reagan, mantuvo a Volcker en su puesto, respetando la independencia de la Fed. De esta forma, la Fed había declarado su independencia.

“Cada vez que participaba en una rueda de prensa, se le instaba para que pegara una bofetada a la Reserva Federal, pero nunca lo hizo.” – Paul Volcker, en referencia al presidente Reagan

7. La Fed transita por el camino de la transpariencia

Entre la gran inflación de la década de 1980 y la gran recesión que comenzó en 2008, la Reserva Federal y la economía disfrutaron de más de dos décadas de relativa paz y tranquilidad, un período que los funcionarios de la Fed recuerdan como la Gran Moderación. La inflación mostró una tendencia a la baja y, a excepción de unas pocas recesiones cortas, el desempleo se mantuvo a niveles bajos también. Y desde la Fed veían estas tendencias positivas como un triunfo de su de su recién ganada independencia.

Pero esta nueva situación requería un cambio en la “cultura secreta” de la Fed. Los críticos con la institución argumentaban que independencia iba ligada necesariamente a la transparencia. En 1983, por ejemplo, la Fed se comprometió ante el Congreso en dar a conocer su denominado Libro Beige [5], un resumen de los informes económicos de sus bancos de reserva regionales. Una medida, en el fondo, propuesta como una forma de distraer la atención de los congresistas sobre otros informes más importantes, que se continuaron siendo secretos. Sin embargo, la Fed llegó a la conclusión de que poco a poco, jugar con la transparencia podría aumentar su poder sobre la política monetaria. Así que en 1994, comenzó a realizar cambios en la política llevada hasta el momento al final de cada sesión de toma de decisiones. En 2004, se publicaron las discusiones mantenidas después de cada sesión. Y en 2011, su presidente, Ben S. Bernanke, inauguró las conferencias trimestrales de noticias. La política de comunicación de los bancos centrales se conoce como Forward Guidance [6] u orientación de expectativas en los mercados.

“Desde que soy presidente de la institución, he aprendido a murmurar con gran coherencia. Si os parece demasiado claro lo que digo, es porque ustedes han entendido mal lo que he dicho”. -Alan Greenspan, presidente de la Fed, en 1987, antes de la innovación en las comunicaciones del banco central

“La Reserva Federal, que yo sepa, es el banco central más transparente en el mundo. Hemos dejado claro cómo interpretamos nuestro mandato y nuestros objetivos y proporcionamos amplios comentarios y orientaciones sobre cómo vamos a tomar decisiones de política monetaria “. -Janet L. Yellen, presidenta de la Fed, en 2014, después de la inovación de las comunicaciones.

8. La gran recesión de 2008, y “auditoría de la Fed”

La buena consideración que tenía la Fed volvió a desvanecerse en 2008. Su falta de supervisión del sistema financiero fue una de las razones de la crisis, y fueron incapaces de verla venir de forma oficial. Además, en esta ocasión, la respuesta de la Fed también fue polémica. Se proporcionó un amplio apoyo al sistema financiero, salvando a algunas de las compañías menos populares de Estados Unidos, por no hablar de los bancos extranjeros. Y luego se embarcó en una campaña de estímulo expansivo para reactivar la economía.

Consecuencia de esta crisis, el Congreso se movió rápidamente para reforzar las responsabilidades en el marco regulatorio de la Fed. Por otro lado, se impusieron ciertos límites a la capacidad de la Fed para repetir su rescate del sistema financiero. Pero es la campaña de estímulo que ha llevado a la mayor controversia.

En una inversión de la tendencia histórica, los republicanos del Congreso han criticado a la Fed por imprimir demasiado dinero, previendo una inflación más alta como consecuencia inevitable. Y se han presentado propuestas para restringir el poder del banco central. Un proyecto de ley, conocido como “auditoría de la Fed”, autorizará a la Oficina de Contabilidad General ( Government Accountability Office [7]-GAO) para examinar las decisiones de política monetaria de la Fed. Otra medida, respaldado por el Comité de Servicios Financieros de la Cámara, requerirá a la Fed una articulación pública del conjunto de reglas que va a seguir en la toma de la política monetaria, y luego explicar cualquier desviación.

“El Sistema de la Reserva Federal debe ser cuestionado y en última instancia, debe ser eliminado. El gobierno no puede ni debe otorgar la confianza del monopolio de dinero. Ninguna institución en la sociedad debe tener el poder de este inmenso. “- Del libro “End the Fed”(2009) de Ron Paul

[8]