- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Las crisis financieras por divergencias en los tipos de los bancos centrales de EE.UU. y Europa

(OroyFinanzas.com) – Algunos analistas como Mohamed El-Erian explican que las políticas monetarias de los bancos centrales de EE.UU. (la Reserva Federal-Fed) y de Europa (el Banco Central Europeo-BCE) van a seguir divergiendo en una gran polarización monetaria. Después de un periodo de alineamiento, desde la crisis de Lehman Brothers en Septiembre 2008, podrían divergir de nuevo, explican estos analistas. Vamos a analizar en este artículo las 7 ocasiones en las que los tipos han divergido y cómo en la mitad de esas ocasiones esto llevó a problemas financieros y políticos.

Desde la Segunda Guerra Mundial los tipos de interés de los bancos centrales de EE.UU. y Europa (primero el Bundesbank alemán con el tipo Lombardo y después el BCE con el tipo de interés de referencia [1]) han divergido en 7 ocasiones.

Esos momentos clave de divergencia de los tipos de interés fueron a finales de los años 60, con la disolución del Sistema Monetario de Bretton Woods que había fijado el tipo de cambio del dólar con el precio del oro [2]. También, los problemas económicos de Alemania, a principios de los años 80, por la fortaleza del dólar y la debilidad del marco alemán, la casi defunción del Sistema Monetario Europeo de principios de los 90 (el predecesor del Eurosistema que emite el Euro [3]) y la subida vertiginosa del euro en 2008, que llevó el tipo de cambio hasta 1,60 dólares por euro, dañando severamente la capacidad de exportación de la Eurozona.

Divergencia 1 con crisis: Los 60 y la disolución del Sistema Monetario de Bretton Woods

La primera ocasión de crisis de la posguerra tuvo lugar entre 1966 y 1969 cuando el Bundesbank bajó los tipos de interés desde el 6% al 3,5%, y, en cambio, el US federal fund rate (el tipos de interés de referencia de EE.UU.) [4] subió del 4,4% al 6,3%. Esto reflejaba la debilidad de las economías europeas y un deseo de los EE.UU. de frenar la salida de capital debida al déficit de cuenta corriente estadounidense. Estos desequilibrios provocaron una subida del marco frente al dólar y obligó a la devaluación de la libra en 1967. Esta fue la primera ola que impactó con fuerza para desmoronar más tarde el Sistema Monetario de Bretton Woods de 1971 a 1973 [2].

Divergencia 2 con crisis: Principios de los 80 y la fortaleza del dólar y la debilidad del marco alemán

Entre 1980 y 1982 Paul Volcker, presidente de la Fed, subió los tipos al 19% (en 1981) para bajar la inflación [5] creada, en parte, por las crisis del precio del petróleo en 1979. El Bundesbank se vio forzado entonces a seguir la senda de la Fed, aún después de haber dudado inicialmente. Esto frenó el crecimiento en Alemania y provocó la caída del entonces canciller Helmut Schmidt en 1982.

Divergencia 3 con crisis: Casi muerte del Sistema Monetario Europeo de principios de los 90

Entre 1991-92 el Bundesbank subió los tipos de interés de forma significativa y la Fed mantuvo una política de dinero barato. Alemania decidió subir los tipos por los efectos inflacionarios provocados por la caída del muro de Berlín, en noviembre de 1989 y la posterior reunificación de Alemania en octubre 1990. El resultado fue un considerable impacto en el Sistema Monetario Europeo con la salida del Reino Unido e Italia del sistema, en septiembre de 1992, y fuertes disrupciones en el tipo de cambio del marco alemán y el franco francés entre 1992 y 1993.

Divergencia 4: Subida de tipos de la Fed y bajada del Bundebank

Entre 1993 y 1998 cuando la Fed subió los tipos de interés del 3% al 5,5% el Bundesbank bajó los tipos del 8% al 4,5%. En esta ocasión, el efecto para las economías europeas fue positivo porque necesitaban un tipo de cambio más favorable para potenciar las exportaciones y superar el efecto de la crisis del Sistema Monetario Europeo de principios de los 90 explicado en anterior punto.

Divergencia 5: El euro cae por debajo de 1 dólar

Entre el otoño de 2000 y 2001 el euro cayó por la continua aceleración del dólar que llevaba 8 años mostrando su fortaleza. Los EE.UU. crecían un 4% anual y los europeos, en cambio, no daban señales de crecimiento. El recién creado BCE se vio obligado a subir los tipos y, en cambio, la Fed mantuvo una política monetaria de dinero barato llevando al euro por debajo de 1 dólar.

Divergencias 6 y 7: Crisis financiera de 2008 y 2011

En 2008 y 2011 cuando el BCE subió tipos y la Fed mantuvo el dinero barato. Entonces el euro salió fortalecido en un entorno complicado, cuando Europa ya sufría de problemas competitivos, dañando más todavía el crecimiento de la Eurozona. El BCE rápidamente cambió su política de subidas de tipos (antes de la entrada de Mario Draghi en noviembre de 2011), pero el daño a la Eurozona ya estaba hecho.

Patrones en las divergencias de tipos de la Fed y el BCE

Si observamos las 7 ocasiones de políticas monetarias divergentes de ambos bancos centrales podemos identificar patrones. Los tipos estadounidenses suelen moverse de forma más brusca que en Europa, con movimientos exagerados en ambos sentidos. Los tipos europeos suelen seguir la senda de los estadounidenses con un retraso de varios meses hasta 1 año.

En diciembre de 2015, la Fed subió los tipos por primera vez en 9 años y en diciembre de 2016 podría subirlos de nuevo (por ahora apostamos que no lo harán en septiembre ni en las reuniones posteriores) y el BCE, en cambio, ha creado programas de compra de activos y reducido los tipos a niveles mínimos, para aumentar la inflación e intentar impulsar el crecimiento. Japón parece que podría seguir el camino del dinero barato [6] y el Banco de Inglaterra se ha visto forzado a hacer lo mismo después del Brexit [7]. Cuanto más grandes sean las divergencias entre los principales bancos más importantes podrían ser los efectos disruptivos.

[8]