- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Turquía flirtea con la alianza militar y de seguridad de China y Rusia – SCO

(OroyFinanzas.com) – Turquía podría convertirse en el próximo miembro de pleno derecho de la Shanghai Cooperation Organization (SCO). Así se discutió en la última cumbre de líderes de la SCO en Tashkent, Uzbekistán, donde la candidatura turca fue apoyada por varios países. Tayyip Erdoğan, el presidente de Turquía, dijo en su última visita a China, el pasado mes de julio, que Turquía podría pasar de ser socio a ser miembro de pleno derecho de la SCO.

Este es uno más de los muchos movimientos geopolíticos que están redefiniendo el mapa de poder mundial y que toma forma tras las acusaciones de algunos analistas de que EE.UU. había apoyado el intento de golpe de estado en Turquía. Así, el controvertido presidente de Turquía se orientaría más hacia Rusia, China y los otros miembros de la SCO a pesar de ser un miembro clave de la OTAN (el organismo de coordinación de defensa de los países occidentales).

¿Qué es la Shanghai Cooperation Organization-SCO o Organización de Cooperación de Shanghai? [2]

La Shanghai Cooperation Organization – SCO (Organización de Cooperación de Shanghai) es una institución internacional fundada el 15 de junio de 2001 con la finalidad de construir un clima de confianza entre las regiones que la componen y profundizar en la cooperación mutua en materia política, de seguridad, relaciones diplomáticas, económicas y comerciales.

En la actualidad está integrada por seis países: China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán. Los estados miembros cubren un área de más de 30 millones de km2, o cerca de tres quintas partes de Eurasia, y cuentan con una población de 1.455 millones, alrededor de un cuarto del total del mundo. Sus idiomas de trabajo son el chino y el ruso.

La Shanghai Cooperation Organization recoge en su carta fundacional que no es una alianza hecha contra otras naciones o regiones y que se adhiere al principio de transparencia. Pero muchos analistas y observadores consideran que uno de sus objetivos fundacionales es servir de contrapeso a la OTAN y los EE.UU. y evitar conflictos bélicos en la región que pudiera servir de excusa para una intervención militar occidental.

[3]