- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Pueden el euro y el dólar verse afectados ahora por cuestiones políticas antes que las puramente económicas?

(OroyFinanzas.com) – Según el Deutsche Bank, la tradicional concepción de que las divisas de los países más desarrollados sólo se ven afectadas por cuestiones económicas a diferencia de las de entornos menos desarrollados que también sufren por cuestiones políticas podría estar cambiando.

Si nos fijamos en el índice del dólar estadounidense observamos una caída cercana al 11% -comparada contra una cesta de divisas similares- desde la toma de posesión del presidente estadounidense Donald Trump. Actualmente está en su nivel más bajo desde enero de 2015.

Por otro lado, el euro, ha estado subiendo desde abril de 2017, y ahora está en su nivel más alto desde enero de 2015, situándose en un cambio de 1,2 frente al dólar la semana pasada, aunque desde entonces ha bajado esta correlación.

Estas dos circunstancias invitan –según un estudio del Deutsche Bank Asset Management- a poner la atención sobre las fechas y acontecimientos políticos acaecidos en este tiempo para poder así buscar una explicación. Y, de ahí, ver en las elecciones de Estados Unidos y Francia como detonadores de un nuevo devenir en el comportamiento de estas dos monedas. “Estas fechas son importantes porque sugieren, que por una vez, los movimientos de divisas no se basan ni en la economía, ni en el diferencial de los tipos de interés”. El triunfo de Trump en los EE.UU. y Macron en Francia, han podido cambiar la percepción de los inversores sobre el futuro de estas dos divisas, sobre todo la que rige en Europa.

El argumento del equipo del Deutsche Bank viene a desmontar la percepción generalizada de que las monedas de los mercados desarrollados -como el dólar o el euro-, responden exclusivamente a los datos económicos y a las decisiones adoptadas en materia de política monetaria mientras que las monedas de los mercados emergentes suelen ser percibidas por los inversionistas como mucho más susceptibles a padecer eventos políticos. Y además de señalar lo sucedido con el dólar y el euro, también toman como ejemplo lo sucedido con la libra esterlina y los vaivenes padecidos por la moneda británica, Brexit mediante. Es decir, las monedas de los mercados desarrollados parece que ahora también son sensibles a los acontecimientos políticos y que la solvencia en los mercados desarrollados –como solía ser la fortaleza de las instituciones- ya no pueden darse por sentados.

Este nuevo argumento ya se esbozó en un reciente informe titulado “Un punto de vista sobre el aumento de los riesgos políticos” firmado por Moritz Kraemer de S & P Global. En el texto, se puede leer su percepción de que “ya no será posible separar a las economías avanzadas de los mercados emergentes en base a unos sistemas políticos con superiores niveles de estabilidad, eficiencia y previsibilidad de las políticas y de las instituciones políticas”. Así que de confirmarse la posibilidad expuesta, asistiríamos a un cambio monumental en la actual percepción que tenemos de los mercados más desarrollados y por ende, de la fortaleza de sus divisas.

[1]