- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

China e Irán avanzan en su objetivo de evitar el dólar en su comercio bilateral

(OroyFinanzas.com) – Asesores del gobierno chino y funcionarios del banco central de Irán abordan la desdolarización en el comercio en una reciente reunión en Teherán

El vicepresidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, Chen Yuan- principal asesor político del gobierno chino-, y el gobernador del Banco Central de Irán, Valiollah Seif, no ocultan el objetivo de la reunión mantenida esta misma semana en la capital persa. En palabras de este último, “un acuerdo monetario bilateral con nuestras divisas (Rial y Yuan) puede tener un papel significativo en el aumento del volumen del comercio entre los dos países” y por eso están trasladando esta posibilidad al “Banco Central de la República de China”. De hecho, Irán también está tratando de llegar a este mismo tipo de acuerdos con otros pocos países, porque cree que los beneficios de la internacionalización del yuan en todo el mundo, debe utilizarse en beneficio de otras naciones. Aunque, hoy por hoy, estas medidas apuntan en primer lugar a “reducir nuestra dependencia del dólar estadounidense”.

Según Seif el número de bancos que trabajaron con Irán durante las sanciones impulsadas por su programa nuclear “se limitó a 35”, pero después de la implementación del Plan de Acción Integral Conjunto –nombre iraní para el acuerdo nuclear firmado con otros países-, las relaciones bancarias “mejoraron significativamente e Irán tiene actualmente relaciones con 250 bancos en todo el mundo”.

Para Chen Yuan, a pesar de que el volumen del comercio entre los dos países se encuentra actualmente “en un nivel aceptable, todavía hay algunos asuntos que requieren que los esfuerzos de ambos países se resuelvan” y en este sentido ha subrayado la importancia de impulsar las relaciones bancarias, como “prerrequisito para expandir los lazos económicos”. Pero para internacionalizar estos nuevos sistemas “se requiere tiempo, un plan preciso y esfuerzos serios de varios países” aunque sí realizó una crítica del actual sistema de pago internacional que ha calificado de “injusto” por estar “controlado por unos pocos países desarrollados”. Una posible solución sería utilizar la experiencia de la Unión Europea con el euro para constituir “una moneda común entre muchos países, que no está controlada exclusivamente por un solo país. Pero hasta entonces, necesitamos utilizar las capacidades máximas disponibles para expandir nuestras relaciones bancarias”.

[1]