- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los problemas de la desdolarización en Irán

(OroyFinanzas.com) – Hace poco más de dos semanas, Irán eliminó otra función del dólar estadounidense en su estrategia para reducir la dependencia del dólar aunque expertos, funcionarios y comerciantes discrepan de las consecuencias de la medida.

El 28 de febrero, el Ministerio de Industria, Minas y Comercio iraní anunció por medio de una directiva que todos los comerciantes no podrán registrar sus pedidos de importación en dólares estadounidenses. Una medida dictada por el jefe del Banco Central de Irán (CBI), Valiollah Seif. Para Seif, dado que el sistema bancario de Irán no tiene acceso a las transacciones en dólares, debido a sanciones de varias décadas, usar la moneda en las importaciones no resulta práctico porque se necesita una red de oficinas de cambio para realizar la tarea de los bancos.

Esta es la última de las propuestas de Teherán para romper su relación con el dólar [1]. En esta estrategia ya hay un recorrido previo. Irán está buscando activamente acuerdos bilaterales o multilaterales de intercambio de divisas con sus principales socios comerciales, como Turquía. Sin embargo, el plan diseñado para detener el uso de dólares estadounidenses como la moneda elegida en los informes financieros y de divisas desde el comienzo del actual año iraní (que finaliza el 20 de marzo) se ha pospuesto por el momento porque no se considera factible una ruptura repentina con el dólar.

Puntos de vista opuestos

Desde un punto de vista oficial, el anuncio de la prohibición de las importaciones en dólares, tendría impacto en las importaciones del país y podría realizarse en el futuro.  Mehdi Kasraei-Pour, diputado de CBI para las políticas y regulaciones cambiarias, cree que “los importadores sólo deben pedir a sus contrapartes extranjeras que ofrezcan sus facturas proforma en otras monedas y que usen monedas alternativas como el euro para sus compras” y eso no sería tan complicado. Para Mojtaba Khosrotaj, jefe de la Organización de Promoción Comercial, la directiva “no debería crear ningún problema serio”, considerando el tipo de productos importados y los socios comerciales de Irán.

Sin embargo, gran parte del sector privado -cuyos jugadores soportan el peso de la medida- tiene una opinión diferente.

Farhad Ehteshamzad, jefe de la Asociación de Importadores de Automóviles de Irán, cree que si bien el CBI no tiene problemas para cambiar a otras monedas rápidamente, en el caso del sector privado es diferente. Aquí, las muchas contrapartes extranjeras que buscan exportar sus productos a Irán  todavía usan el dólar estadounidense como base de sus facturas pro forma y no están tan entusiasmados con la idea de tener que emplear otras monedas. “El tipo de cambio del dólar a otras monedas será ahora otro desafío para los importadores y otro factor que contribuye a las fluctuaciones del tipo de cambio”. En su opinión, con la medida los operadores se enfrentarán costes adicionales que repercutirán en sus negocios y pregunta si el gobierno asumirá estos gastos adicionales de cambio de monedas. “Queremos que el gobierno adopte las condiciones reales de la economía y haga que las relaciones internacionales sean más transparentes”. Para eso, “el CBI debería avanzar hacia la liberación de las tipos de cambio”.

Mohammad Lahouti, jefe de la Confederación de Exportaciones de Irán, también ha dicho que la prohibición de importar dólares llevará a mayores costos y más limitaciones para los importadores.

Según la Administración de Aduanas de Irán, durante los primeros 11 meses del año iraní actual se importaron alrededor de $ 47,6 mil millones en bienes . China, los Emiratos Árabes Unidos, Corea del Sur, Turquía e India se contaban entre los principales socios comerciales, mientras que los bienes importados directamente de los Estados Unidos representaban menos del 1%.

Sin embargo, incluso cuando no hay estadísticas oficiales sobre el papel que juega el dólar en las importaciones de Irán, Ehteshamzad opina que “no podemos ignorar la participación del dólar”.

De hecho, existe otra dimensión potencialmente problemática para la prohibición de importar dólares, y esa es la probabilidad de que el ya alto volumen de contrabando continúe aumentando como resultado natural de implementar esta medida. Como apunta Ehteshamzad, “los bienes de contrabando constituyen una porción de más del 50% de las importaciones y poner más restricciones a los puntos oficiales de entrada puede conducir a un mayor contrabando”.

[2]