- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

China está “evaluando el impacto potencial de una depreciación gradual del yuan”

(OroyFinanzas.com) – La medida de devaluar el yuan estaría englobada entre las posibles represalias ante la amenaza de EE.UU de aumentar todavía más los aranceles de importación

En medio de la guerra comercial que China y EE.UU están protagonizando, van surgiendo nuevas posibilidades que actualmente giran en una espiral ascendente de medidas y contrmedidas. La semana pasada, la Administración Trump amenazó con aumentar los aranceles de importación de China en uno $ 100.000 y poco después ha trascendido desde Bloomberg, citando como fuentes a personas familiarizadas con el asunto [1], que China está “evaluando el impacto potencial de una depreciación gradual del yuan”. Según estas fuentes el gobierno está analizando “dos frentes” en lo que podría actuar el yuan. En uno se analiza el efecto del uso de la moneda como herramienta en las negociaciones comerciales con el Estados Unidos, mientras que otro frente se especula con qué pasaría si China deprecia el yuan para compensar el impacto de cualquier acuerdo comercial que limite las exportaciones.

Sin embargo, devaluar el yuan es una represalia interpretada como “nuclear” y seguramente provocaría una respuesta aún más dura por parte de Estados Unidos. Así que esta medida no podría se adoptada sin la aprobación de los principales líderes chinos. Ironicamente el yuan se ha apreciado alrededor del 9% frente al dólar desde que Trump asumió el cargo y se ha mantenido estable en las últimas semanas a pesar de la escalada de tensiones comerciales.

“¿Les interesa devaluar el yuan?” pregunta Kevin Lai, economista jefe para Asia en Daiwa Capital Markets Hong Kong Ltd y el mismo se responde, “probablemente no sea sensato porque si usan la devaluación como arma, podría dañar a China más que a los Estados Unidos. La estabilidad monetaria ha ayudado a crear una estabilidad macro en el país y si eso se va, podría desestabilizar los mercados, y las cosas volvería nuevamente al año 2015”. Frances Cheung, jefe de estrategia macro de Asia en Westpac Banking Corp. en Singapur cree que “es poco probable que China recurra a una devaluación a menos que agote sus otras herramientas de negociación comercial”. Para Zhou Hao, economista senior de mercados emergentes de Asia en Commerzbank AG “el escenario más probable es que los dos países lleguen a un compromiso y China continue con sus políticas de liberización”. Ken Peng, estratega de inversión en Citi Private Bank en Hong Kong, es de la misma opinón, “hay muchas medidas que pueden tomar antes de recurrir a esta herramienta” y añade que devaluar el yuan “es como sacrificar a 800 soldados para matar a sólo 1.000 enemigos”.

Así que en el peor de los escenarios, esta medida extrema china podría dar a Trump un nuevo argumento, señalando a China como manipulador de divisas, que podría materializase en futuras sanciones. De la misma forma, una devaluación dificultaría a las empresas chinas con sus compromisos de deuda offshore. Por último, expondría a China al riesgo de la volatilidad del mercado financiero local, algo que las autoridades han trabajado duro para someter en los últimos años. Cuando China devaluó inesperadamente el yuan en aproximadamente un 2 por ciento en agosto de 2015, los efectos se dejaron notar en los mercados globales. Así que muchos de los esfuerzos chinos realizados en los últimos años podrían desvanecerse con la medida, de ahí el apelativo de “represalia nuclear” una medida que nadie sabe con certeza qué efectos podría desencadenar.

[2]