- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Royal Canadian Mint denuncia el robo de dos kilos de oro por valor de $ 110.000

(OroyFinanzas.com) – La Casa de la Moneda canadiense confirma el despido de un empleado tras descubrir que faltan dos piezas de oro de un kilogramo, valoradas en $ 110.000.

El portavoz de la institución, Alison Crawford, ha anunciado que [1]“el mes pasado, como resultado de los rigurosos procesos internos de auditoria, los empleados de Royal Canadian Mint informaron que faltaba una pequeña cantidad de oro en las instalaciones”. En ese momento, la Casa de la Moneda abrió una investigación “y una revisión administrativa”, que concluyó con el despido “de uno de sus empleados y la solicitud a la Policía Montada del Canadá para que investigara lo sucedido”. Crawford, en su comunicación a los medios, también quiso enfatizar que “incidentes de esta naturaleza” son “muy raros”, destancado los grandes volúmenes de oro y otros metales preciosos manejados en las instalaciones de Sussex Drive. “Nuestras enormes medidas de seguridad y protocolos asociados están sujetos a escrutinio y evaluación constantes, y seguimos muy comprometidos con la gestión de riesgos de nuestros productos e instalaciones”.

Hace 15 meses después, la institución también fue noticia por un robo similar. El entonces empleado Leston Lawrence fue sentenciado a 30 meses de prisión por robar unos $ 190,000 en pepitas de oro. El empleado, de 35 años, reconoció haber escondido el oro en discos –de un diámetro similar al de una pelota de golf-, que introducía en su recto una vez finalizado su turno. Aunque este método nunca fue probado, las instituciones se dieron por satisfechos con las explicaciones. Además, en el casillero personal del empleado se descubrieron vaselina y guantes de látex, elementos que reforzaron la confesión de Lawrence.

Sin embargo, el juicio de Lawrence brindó una oportunidad para conocer las medidas de seguridad de la casa de la moneda. Cerca de 1.000 empleados pasan diariamente a través de un detector de metales de alta gama lo suficientemente sofisticado como para detectar mínimas cantidades. Un responsable de seguridad testificó que, en 12 años de carrera, han sido cinco las ocasiones en las cuales los empleados fueron atrapados tratando de salir de la fortaleza con oro. Además, la casa de la moneda está equipada con más de 200 cámaras de seguridad, aunque a Lawrence le favoreción la presencia de “zonas muertas”. De hecho, las sospechas sobre él sólo se abrieron cuando llamó la atención de un empleado la cantidad de cheques que Lawrence estaba ingrendo por ventas de oro.

 

[2]