- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los bancos centrales siguen comprando oro y los inversores menos

(OroyFinanzas.com) – Los bancos centrales añaden en los primeros tres meses de este año, 116,5 toneladas de sus reservas mientras la demanda particular cae en un 15% para situarse en las 254,9 toneladas.

Según el último informe del Consejo Mundial del Oro [1], los bancos centrales continúan con la tónica compradora iniciada hace unos años. En los tres primeros meses de 2018, han adquirido 116,5 toneladas para sus reservas, aproximadamente la misma cantidad promedio por trimestre registrado desde 2010. En la lista de compradores está Rusia que agregó 41,7 toneladas, Turquía 29,8 toneladas, Kazajstán compró 9.1 toneladas este año y sitúa sus reservas totales en las 310,1 toneladas. Estos tres países son responsables de casi la mitad de todas las compras mundiales de metales preciosos por parte de los bancos centrales en los últimos cinco años.

Por otro lado, en estos tres primeros meses del año, la demanda mundial de monedas de oro y lingotes de oro para los consumidores particulares se han reducido en un 15% para contabilizar las 254,9 toneladas.

Las cifras señaladas apuntalan la última tendencia en el mercado del oro. Los bancos centrales, que compran oro desde una perspectiva estratégica o política, siguen agregando metales preciosos a sus reservas este año también [2], mientras que los inversores y ahorradores más conscientes de los precios del oro pierden algo de inercia. En EE.UU. estas ventas particulares han caído significamente.

En países como China e India también se ha registrado una breve caída en este primer trimestre del año, entre un 26 y 13% por ciento respectivamente. Sin embargo, no hay que olvidar que en ese mismo espacio de tiempo del año pasado se registraron notables compras que impulsaron el precio del oro.

En Europa y Estados Unidos también se ha registrado un menor interés entre los particulares por el oro en los últimos meses. En los Estados Unidos, sólo 3,7 toneladas de monedas y lingotes se comercializaron en el primer trimestre de este año, el nivel más bajo desde el comienzo de 2008. La repentina volatilidad en el mercado bursátil estadounidense en febrero no tuvo mucho impacto en la demanda del metal precioso. En el mercado europeo, la demanda cayó un 39% a 39,8 toneladas como resultado de las cifras positivas sobre el crecimiento económico y la fortaleza del euro.

El Consejo Mundial del Oro señala que se han acuñado menos monedas de oro en Europa debido a un creciente suministro de otras monedas de oro de inversión. Por ejemplo, muchas monedas Krugerrand han sido adquiridas por compradores europeos. Pero también hay países donde la demanda del metal precioso aumenta. En Turquía e Irán, los problemas de su divisa ha propiciado el interés por el oro. También hubo más ventas en Tailandia y Vietnam, donde la demanda aumentó un cuatro y cinco por ciento, respectivamente, en el primer trimestre del año.

[3]