- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Los iraníes comienzan a invertir en oro, a medida que la crisis cambiaria empeora

(OroyFinanzas.com) – Transcurrida una semana de las medidas aplicadas por el banco central, las previsiones se cumplen y la demanda de oro en Irán repunta

La semana pasada escribíamos sobre la posibilidad de que la demanda de oro en Irán se disparará por las sanciones de EE.UU [1]., sanciones que además vendrían en medio de una crisis monetaria cada vez más profunda. Además, las nuevas medidas adoptadas por el Banco Central de Irán, imponiendo límites más estrictos sobre la cantidad de divisas que los viajeros pueden sacar del país, están empujando el consumo de oro entre los ciudadanos que ven en el oro la mejor opción para los quieran sacar su dinero del país.

Actualmente, con las oficinas de cambio prohibidas [2], la cantidad de divisas que los viajeros pueden sacar del país asciende a un máximo de 5.000 euros ($ 5.980) si salen por avión y a 2.000 euros ($ 2.392) si salen por tierra o mar. Con esta perspectiva, el presidente de la Asociación de Joyería y Oro de Irán, Hossain Pendarvand apunta a la formación de un “nuevo mercado de divisas” [3] donde el oro ha reemplazado al dólar en los mercados locales y que, a pesar de las medidas de protección tomadas por el Banco Central de Irán (CBI), el dinero sigue saliendo del país, pero ahora en forma de oro. “El mercado de los productos de oro sufre actualmente una recesión, mientras que el mercado del oro fundido está floreciendo, lo que indica que, en ausencia del dólar, la gente comienza a comprar más oro y sacarlo de Irán”, ha señalado Pendarvand a la agencia de noticias de los estudiantes de Irán (ISNA) el pasado 15 de mayo.

Sin embargo, otro miembro de la junta de la Asociación de Oro y Joyería, Mohammad Kashti Aray, niega categóricamente que se estén sacando grandes cantidades de oro del país, contradiciendo así los múltiples informes de un mercado cambiario paralelo en oro surgido con la crisis. En declaraciones al diario “Irán”, propiedad del gobierno, Kashti Aray creo que tales historias son “rumores infundados”.

[4]