- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

El oro y el bloqueo al sistema monetario en Irán en el futuro (II)

(OroyFinanzas.com) – Durante un tiempo, Irán logró evitar las sanciones impuestas utilizando sus liras turcas para comprar oro y venderlo por divisas.

En la primera parte del artículo [1] comentábamos el artículo de JP Koning [2], y recordábamos el origen y el contexto de las sanciones económicas impuestas a Irán. En esta última parte veremos el sistema ideado por el comerciante de oro Reza Zarrab para evitar las sanciones con el oro como protagonista.

La imposibilidad de repartriar las divisas extranjeras logradas por la venta de petróleo y gas constituían un serio problema para Irán. Todo ese dinero, compuesto por, yuanes, yenes o rupias no estaba disponible y era más bien un “dinero muerto”. Y las liras turcas también, hasta que los fondos congelados en el banco estatal Halkbank se transfirieron a otras cuentas en la misma entidad sólo que con Zarrab de titular.

Esto técnicamente no era algo ilegal. Si bien las sanciones prohibían a los bancos a ayudar directamente al gobierno iraní en la compra o venta de oro, aún era legal proporcionar estos servicios a particulares. El único requisito es que efectivamente el oro fuera a parar a Irán. Zarrab utilizó estos fondos para la compra de oro y su posterior envió a Irán sólo que una parte del oro viajaba con destino a Dubai. Ahí se vendía dólares que regresaban a Turquía para que Zarrab lo introdujese en sistema bancario a disposición del gobierno iraní. Con este esquema, el gobierno iraní podría sacar partido de sus liras turcas.

Según Reuters, las exportaciones de oro de Turquía a Irán se dispararon de una tonelada en 2011 a 125,8 toneladas en 2012, con un valor en dólares de 6.500 millones. Otros $ 4.600 millones se enviaron a Dubai y de ahí la mayor parte como hemos señalado estaban disponibles para Irán.  Parece evidente que la gran cantidad de oro llegado de Turquía ayudó a Irán a mantenerse.

Sin embargo, a mediados de 2013 las sanciones llegaron también a las ventas antes permitidas a particulares. De esta forma, bancos como Halkbank, ahora podían ser sancionados si continuaban con las mismas practicas. Ahora también estaba prohibido habilitar la compra y venta de oro para entidades iraníes privadas. Los envíos de oro fuera de Turquía se redujeron a cantidades testimoniales.

Zarrab continuó con la exportación –ahora ilegal- de pequeñas cantidades de oro, pero buscó una nueva forma de saltarse las sanciones. Ahora, los fondos iraníes en Turquía se transferían a Dubai con la expedición de facturas falsas de compra de alimentos y medicinas. En 2016, durante una visita familiar a Disney World, Zarrab fue arrestado y acusado de ayudar a Irán a evadir las sanciones de Estados Unidos. A finales de 2017, aceptó un acuerdo de culpabilidad y se convirtió en el testigo clave contra varios empleados de Halkbank y otros funcionarios del gobierno turco. De todos ellos, sólo Mehmet Atilla, ha sido condenado hasta la fecha porque el resto permanece en paradero desconocido.

Para JP Koning, los fondos iraníes bien podrían haber ido destinados a comprar cualquier otra materia prima pero la elección del oro no fue casual. Primero por la relación entre el peso y el valor. En una onza de oro transportas 1.300 dólares pero para representar ese mismo valor en cobre, hay que llevar 6.500 onzas. Y en segundo lugar porque el mercado del oro, comparada con otras materias primas, es muy líquido. Existen mercados de oro en todo el mundo que atrae la participación de una amplia gama de compradores. En este sentido, el cobre es mucho líquido, no han industria joyera de cobre ni los consumidores particulares del cobre tienen comparación con los del oro. Irán necesitaba vender todo lo que compraba a través de Zarrab para transformalo posteriormente en euros o dólares. Por eso el oro era la opción más conveniente.

[3]